David Valero (27/12/1988, Baza, Granada) nos recibe en compañía de su familia concentrado en el CAR de Sierra Nevada, después de haber hecho historia y sumar su cuarto título de campeón de España, tercero seguido, lo que nadie hasta ahora había sido capaz de hacer.

¿Cuánto tiempo llevas concentrado en el CAR de Sierra Nevada?

Desde el 8 de junio (hablamos antes del Europeo), más o menos. Mi mujer y mi hijo (Marco) suben desde casa, en Baza, para verme.

Qué despistado que soy, no me había dado cuenta ni de que estabas casado.

Sí, sí, hace cinco años que me casé con mi mujer (su novia de toda la vida). Al final te das cuenta de que tienes fecha de caducidad y nunca sabes lo que puede suceder, así que hay que disfrutar.

¿Satisfecho de cómo está yendo la temporada?

Contento. Este año hicimos un inicio de temporada distinto, con más carreras de maratón. Es una disciplina que me ayuda a completar el cross country y después el inicio de la Copa del Mundo ha tenido cosas buenas y malas. La primera carrera fue bien, porque hice de los diez mejores, la segunda mal, porque me resfrié, y ahora hacemos frente a este segundo bloque de carreras. Las he preparado bastante bien y espero pasarlo bien.

¿Te gusta el maratón?

Sí, me lo paso bien. No tengo presión. Me sirve de preparación. Las afronto con otro pensamiento y al final todo hace que lleguen los resultados.

Me sacas unos cuantos centímetros, mide 189, tampoco cuesta, ¿nunca pensaste dedicarte al baloncesto?

No, soy chico para eso. Nunca lo practiqué, sí el atletismo, pero lo mío era la bici.

Recuérdanos, ¿por qué te dedicaste al MTB?

Siempre he hecho bici de montaña. Primero era mi medio de transporte por mi pueblo (Baza, Granada). Después, te vas dedicando, ves que los resultados van acompañando, que los equipos se interesan y, casi sin darme cuenta, he hecho de mi pasión mi trabajo.

¿Cuándo empezaste a competir en serio?

A los 18 años. Primero en el ámbito andaluz, en el que hice algún segundo lugar en algún Open de Andalucía y en el campeonato andaluz.

Hasta que das el salto.

Al final haces lo que te gusta de verdad. Lo vas viendo venir porque los resultados te están acompañando y sabes que puedes pasar a profesional. Me siento un privilegiado porque los diferentes equipos por los que he pasado me hayan permitido ser profesional del mountain bike. Sé que es muy complicado poder dedicarte solo a la bici, que tengas un salario y puedas vivir de esto. Soy un afortunado, ya que ser profesional del mountain bike en España es bastante complicado.

¿Desde cuándo vives del mountain bike?

Desde 2014, con mi primer equipo, Vicma.

Perdona, ¿puede un cuatro veces campeón de España élite vivir bien con lo que gana?

Se vive bien. Ya sabes que no te vas a hacer ni millonario ni rico. Sabes que vas a tener que seguir trabajando, pero es una oportunidad que se te presenta y que tienes que aprovechar, de ser profesional y vivir tu sueño de niño. De estar en un buen equipo y correr junto a los mejores del mundo. Después, cuando llegan los resultados y estás peleando por la victoria, el éxito lo compensa todo. Se trata de ir viviendo y de ver dónde te lleva tu profesión.

Y profesional del MTB, ¿hasta cuándo?

Hasta que pasen los Juegos de Tokio de 2020.

¿Cómo te encuentras en MMR?

Muy bien. Este año ha habido un salto importante de calidad en el equipo. Todos los años vamos mejorando, pero este hemos ido a más.

¿Qué no puede fallar en tu equipo?

Tengo un mecánico de plena confianza (Ángel, Litu). Pido estar tranquilo, que seamos una familia. Es básico para tener resultados, ya que pasas muchos días fuera de casa. El buen ambiente es uno de nuestros secretos.

¿Eres muy quisquilloso con la comida?

Me gusta comer sano. Eliminar todo lo que sean grasas y procesados, comer lo más natural posible y llevar una dieta equilibrada.

¿Tienes muchas manías?

Me gusta todo, el arroz blanco, la pasta y que las salsas vayan aparte. Hay que saber privarse. Los resultados no van a venir por amor al arte.

¿Sueles ganar mucho peso en invierno?

Ahora estoy en dos kilos menos que en pretemporada. Lo que comas te ayuda a recuperar y rendir, pero no por estar más delgado vas a rendir más. Los dos kilos que coges es de todo: retención de líquido, grasas, gimnasio. Cuando se baja peso hay que hacerlo lo más progresivo posible para no perder fuerza.

¿Sabes que eres el primer élite en ganar tres títulos nacionales seguidos? ¿No lo hizo Jose (Hermida)?

Estos tres años he dado un salto de calidad. Estoy siendo bastante consistente y se nota. En España sabemos que somos cuatro que vigilar, que hay mucho nivel y que cualquier cosa te puede dejar fuera del podio. Superar a Jose (ríe) me da un poco más de moral. Es complicado porque es el que tiene más títulos. Su trayectoria es impecable.

Tienes 30 años, ¿estás en tu mejor momento?

Creo que sí. Voy progresando y he ido ganando en veteranía, lo que te da más tranquilidad en las carreras. Siempre intentas dar el máximo y es clave que las lesiones te respeten y que las carreras se desarrollen con normalidad.

¿Qué opinas, tenemos buena cantera?

Hay chavales que lo están haciendo bien: Carlos Canal, Jofre Cullell. Rocío del Alba, Josep Duran, etc. Me gustan los chavales porque tienen las ideas muy claras y saben lo que quieren. Ves su actitud, que es lo importante. Hay que disfrutar al máximo de los buenos resultados, porque los malos ya vienen solos.

Parecías un líder espiritual hablando.

No, no soy ni supersticioso ni religioso.

Igual te iría bien en la Copa del Mundo.

Hay mucho nivel. Los tiempos entre corredores son muy iguales. Todos entrenan mucho y se cuidan. Nino siempre será Nino, sigue siendo el mejor por más que le quieran hacer sombra.

¿Nunca te tentó la carretera?

Corrí un año, pero era difícil de compaginar. Sí que me gustaría probarlo, vivir la experiencia, pero ahora estoy concentrado en el MTB.

¿Qué harías si no fueras biker profesional?

Seguiría trabajando en la tienda de bicis de Baza donde estaba hace años.

¿Se porta bien contigo el mountain bike?

Disfruto en las carreras y me gusta sufrir.

¿Algún referente?

Jose (Hermida) lo era, para mí y para mucha gente. Ha sido uno de los mejores de la historia. Tuve la suerte coincidir y aprender de él.

La altura, 188 cm, ¿te penaliza?

En algunas zonas técnicas un poco, pero en zonas de rodar y subir complicadas, no. Soy regular. Ni un gran escalador ni bajador.

Tuviste ofertas, pero sigues en MMR.

MMR me transmite tranquilidad, las cosas se están haciendo bien. Me han tratado bien. Me acogieron en 2016 y siempre han apostado por mí. Era cuestión de ser agradecido también.

¿No te gustaría retirarte sin?

No me marco ningún objetivo. Me gustaría ganar una Copa del Mundo, un Mundial, pero el nivel es muy alto. Lo que tenga que ser, será.

¿No me digas que te has vuelto conformista?

¡Para nada! Me gusta mejorar y superarme.

Y ¿te cuesta mucho desconectar?

A la semana ya quiero volver a montar en bici y echo de menos el equipo y los amigos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This