Vimos competir a la iraní Faranak Partoazar en el Mundial 2018 y nos llamó la atención. Su ropa de competición, con burka incluido, no pasó desapercibida.

Pero sirvió para dar a conocer una gran historia de superación y de creer en sí misma, venciendo a la intolerancia y un régimen que castiga a las deportistas por el hecho de ser mujeres.

Partoazar, ¿cuándo empezó a gustarte el ciclismo?

¡Me enamoré del ciclismo incluso antes de empezar! Monté en bici hasta los 7 u 8 años, ya que no estaba permitido que las mujeres lo hicieran a partir de esta edad en Irán. Entonces yo practicaba básicamente los deportes de interior, pero ninguno podía satisfacer mi alma salvaje. Al final obtuve el permiso para montar en bici por las mañanas, muy temprano, cuando no hay mucha gente por la calle y así no podían verme. En 2014 empecé a trabajar con Harry Hendriks como entrenador nacional, quien nos mostró una visión profesional de las carreras. A partir de 2016 comenzamos con Primoz Strancar –ahora team manager de Orbea en España–, y sigue siendo mi entrenador. Él nos mostró el máximo nivel de las carreras y el ciclismo de montaña real.

Y llegaron los primeros éxitos deportivos.

Empecé a montar en bici de forma profesional a finales de 2014. Y en 2018 obtuve la primera medalla de una mujer iraní en los Asian Games. También fui la primera ciclista iraní en ir a los Juegos Asiáticos en 2018 y, junto con otros ciclistas, tengo opciones de participar en el ciclo olímpico 2020 y representar a Irán; sería muy grande.

¿Cuáles son tus principales éxitos deportivos?

He ganado muchas medallas en carreras internacionales, en una carrera por etapas S1 en Turquía y muchas carreras de cross country.

¿Cómo llegaste al Mundial de Lenzerheide 2018?

Caroline y Anita Gehrig –corredoras de Norco– vinieron a Irán a hacer un documental y me invitaron a los Mundiales de Suiza. Viví mi mayor experiencia. La organización, los espectadores, la carrera… Fue un sueño, una recompensa después de las dificultades que he tenido en Irán para perseguir mis sueños.

¡Partoazar eres la primera ciclista iraní con medalla en un gran evento!

No es fácil ser la primera, mientras que eres rechazada, negada y tienes que hacer frente a muchos obstáculos. Estos problemas me hicieron más fuerte, suerte del apoyo de mi familia, amigos y entrenador. Es un honor. Me gusta hacer historia e inspirar a otros y otras.

¿Tienes que competir con el burka o pañuelo como te vimos en Lenzerheide en el Mundial de 2018?

Mientras representemos a Irán y salgamos del país debemos seguir las reglas del código de vestir. Pañuelo y manga larga/pierna y falda. ¡No es una opción!, de -10ºC a + 50ºC. Las niñas tienen que cubrirse desde los 9 años y frente a los hombres, excepto padre, hermano, esposo y algunos parientes cercanos. Es la ley.

¿Puede una joven iraní hacer deporte sin problemas?

Si es en el interior y no en público no hay problema. Las mujeres no tienen las mismas oportunidades que los hombres. Estamos luchando para cambiar y cada vez somos más.

¿Siempre compites en mountain bike?

Me encanta la aventura y la naturaleza. A veces voy a hacer enduro en Irán. El ciclismo de carretera no me gusta mucho porque las carreteras en Irán no son muy seguras y no tenemos carril bici.

Tu ejemplo está creando escuela, ¿no?

El amor por el ciclismo en Irán está creciendo muy rápido. ¡Es una locura! Con el logro que he obtenido estos años recibí muchos mensajes de personas que les encanta andar en bicicleta libremente.

Pero no te vemos regularmente en la Copa del Mundo.

No, pero me gustaría competir en carreras de nivel, pero obtener la Visa es muchas veces un problema. Si quiero tener una mía, es muy cara y no me es posible.

¿Quiénes son tus referentes deportivos?

Muchos atletas me inspiran, pero algunos me tocan más el corazón, como la resistencia y la determinación de Federer y Lindsey Vonn, o mis corredores favoritos, Julien Absalon, Catherine Pendrel o Irina Kalentieva.

Si fuera a Irán a montar en bici, ¿dónde me aconsejas?

Al norte, al oeste y a alguna parte al sur, donde hay diferentes paisajes y senderos.

Partoazar, has demostrado que el ciclismo puede ser el mejor escaparate para defender los derechos de las mujeres.

¡Absolutamente!, cuando la nuestra es una lucha del todo pacífica, además ha servido para dar confianza a las mujeres de creer en sí mismas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This