Loïc Bruni ha hecho de Cardedeu (localidad próxima a Barcelona) su segunda residencia. Nos pilla cerca, así que no podíamos dejar escapar la oportunidad de quedar con todo un triple campeón del mundo DH élite.

Su padre, Jean-Pierre, fue un gran descender galo y el de Specialized siguió con acierto sus pasos. Solo tiene 25 años y quiere comerse el mundo.

¿Cómo llegaste a Cardedeu?

De casualidad. Junto a mi novia (la corredora de XC Malene Degne) elegimos un bonito apartamento cerca de Barcelona, en esta zona que nos gustó mucho. Cuando fuimos por primera vez a dar un paseo por Cardedeu, vimos que los alrededores estaban repletos de senderos y toda la zona era superguay, y estábamos cerca de muchos buenos corredores. Era perfecto.

¿Qué es lo que más te gusta?

De forma oficial vivo en Andorra, pero paso parte del invierno en Cardedeu, ya que el tiempo es mejor. Malene alquiló el apartamento hace seis meses. Me encanta la vida aquí, sin estrés y con mucha autenticidad. Encontré un gimnasio bueno en Granollers (CrossFit LaNau), donde me recibieron muy bien. Los senderos son divertidos, las carreteras no están llenas y los conductores no están todo el día malhumorados. Además, los locales tienen pistas y circuitos bestiales y son rápidos. La mezcla es perfecta para mí.

Este año defiendes un nuevo Campeonato del Mundo DH, pero te sigue faltando la general de la Copa del Mundo, ¿estás listo para el desafío?

Sí (empezó esta temporada con una victoria en la primera Copa del Mundo), espero mantener mi cabeza en su sitio. Siento que tengo el apoyo y la velocidad para hacerlo bien. Es verdad, no he ganado la Copa del Mundo DH y sigo soñando con ganarla.

¿Cuál de los dos títulos te gusta más?

Ahora, tengo una historia de amor con el Campeonato del Mundo. Es increíble que pudiera ganar tres títulos en élite. La Copa del Mundo no pensaba que la podía ganar hasta el año pasado y quiero hacerlo cuanto antes.

¡Tres títulos de campeón del mundo élite!, supongo que nunca soñaste llegar tan lejos.

Soñaba con ser un piloto de primera clase mundial, como muchos niños, pero nunca creí que pudiera hacerlo tan bien. Tuve la suerte de encontrar a las personas adecuadas en mi camino que me ayudaron a llegar allí.ç

¿Qué recuerdos tienes de esos títulos?

El primero fue una sorpresa. Perseguí una victoria en la Copa del Mundo toda la temporada en 2015 y no pensaba en ganar un Mundial. La segunda llegó después de un comienzo malo de la temporada y tocando fondo con una lesión en la pierna en Leogang (Austria). Luego me centré en Cairns (Australia) y gané el título. Fue un gran orgullo, trabajé por ello y lo conseguí. El tercero sería el de la madurez. Me sentí bien toda la segunda parte de la temporada. Estuve concentrado y fui profesional. Corrí de manera inteligente y obtuve la victoria.

¿Qué importancia tiene la bici que montas en la consecución de tus éxitos y victorias?

Realmente importante. Pasamos mucho tiempo con el equipo y nos concentramos para tener la mejor bicicleta en las competiciones. Después, solo tengo que darle el toque final.

¿Qué es más importante, el piloto o la bici?

Ambos, uno no puede ganar sin el otro. Tal vez en un día de suerte, pero para ser consistente se necesita que el ciclista sea bueno y rápido, en una bici que pueda llegar a estos límites.

¿En qué tipo de circuitos vas más rápido?

El de Mont Saint Anne es el más loco.

¿Bajas al 110% o piensas en la seguridad?

Me gusta tener un poco de margen para poder sentirme en la zona de seguridad y relajarme.

¿Cuántas veces, cuando has completado un descenso, has respirado profundamente?

Durante las finales de la Copa del Mundo casi siempre. La adrenalina es muy alta con los otros corredores, los aficionados y la pista. Es salvaje, así que te vuelves salvaje.

Profesional, profesional, ¿desde cuándo?

Fue en 2012 cuando empecé a saber que podía hacer podios en la Copa del Mundo.

¿Qué cualidades debe tener todo descender?

Velocidad bruta, fluidez y fuerza mental. Hay muchos y muy buenos corredores en el mundo, pero solo unos pocos pueden ganar carreras importantes. La cabeza marca la diferencia.

En el DH seguiste la tradición familiar.

Mi papá (su padre, Jean-Pierre, fue uno de los pioneros en Francia) me introdujo porque a él le encantaba, y yo quería hacer lo mismo que él. Luego fui a las carreras y, naturalmente, me sentía bien cuando estaba luchando contra el reloj. Es la única cosa en la que soy realmente bueno.

¿Comenzaste con el descenso?

Con un poco de todo, BMX, XC y DH, pero el ambiente en las carreras DH era el más genial.

¿Quiénes eran tus ídolos cuando eras niño?

Travis Pastrana, Sam Blenkinsop, Nicolas Vouilloz y Fabien Barel.

¿Por qué en Francia surgen grandes corredores de DH con cierta regularidad?

No lo sé, pero tenemos el legado de lo mejor de lo mejor, y creo que ahí está la clave. Nos divertimos, aunque también somos un poco serios. El nivel en Francia es bastante alto, y tenemos buenos clubs y equipos para progresar.

¿Podría ser por el trabajo de formación de la Federación Francesa?

La federación tiene su papel. Es un muy buen entrenador nacional con una buena visión del deporte, pero ayudada por los grandes equipos. La federación solo da cacahuetes para el DH en comparación con otras disciplinas. Suerte tenemos de las marcas que nos apoyan. Los descenders estamos ahí para darlo todo, no necesitamos a las federaciones.

¿Qué es lo que mas te gusta de tu trabajo?

La gente genial que conozco, los lugares a los que me lleva y el espíritu de las carreras.

Por cierto, tu apodo es el de Super Bruni, ¿verdad? ¿De dónde viene?

De un fan en Lourdes 2015 que hizo un gran cartel con mi cara en un Lego de Superman y fue muy divertido. La gente comenzó a llamarme así y lo adopté. Me gusta. Me hace sentir un poco especial, aunque soy un tipo normal.

Un triple campeón del mundo de DH, ¿puede vivir bien de ello, está bien pagado?

Sí, estoy realmente feliz con el dinero que estoy ganando. Llevo una buena vida. Por supuesto que no gano un millón al año como cierto rider que pretendo ganar. Estoy lejos de eso, pero tengo lo que necesito.

Si no te dedicaras al MTB, ¿qué harías?

Sería un buen estudiante.

Define tu trabajo en una palabra.

Montaña rusa.

¿Eres uno de los riders a los que les resulta difícil desconectar de la bici?

No, soy muy feliz también cuando estoy fuera de ella. Me gusta separarme de la bici de vez en cuando. Es bueno para tu cabeza poder disfrutar de otras cosas.

¿Qué no puede fallar en tu equipo?

El compromiso del equipo es muy importante y que las marcas te apoyen. Si tienes a las personas correctas detrás de ti, todo será más fácil.

¿Qué es lo que siempre verificas antes de una carrera, frenos, suspensiones…?

Nada, mi mecánico es el mejor en el negocio.

Llegaste a Specialized proveniente de Lapierre. ¿Por qué el cambio?

Lapierre estaba deteniendo su programa deportivo y tenía un presupuesto para un nuevo piloto. Yo no quería dejar a mi equipo, así que juntos lo hicimos realidad: el mismo equipo con nuevas bicis. Realmente, disfruté cuando cambiamos a Specialized, a una bicicleta hermosa con una reputación muy buena y una imagen mucho más grande que la de Lapierre. Creo que hicimos bien las cosas.

¿Es el dinero importante para ti?

Por supuesto, cuando lo hay. Si no lo coges, otra persona lo va a hacer. Para mí, las relaciones con las personas son lo más importante, así como el producto, pero la marca también tiene que hacer un esfuerzo con el dinero. Tengo claro que hay que ganar todo lo que se pueda mientras tengas éxito, porque el día que no lo tengas, la mayoría de las marcas continuarán sin ti. Es cruel, pero es verdad.

¿Te consideras bien pagado?

Sí, no sé lo que ganan los otros, pero yo soy feliz con lo que gano.

Tienes varios patrocinadores personales, ¿llegan?, ¿los buscas?, ¿tienes un agente?

Hasta ahora nunca he tenido un agente, pero voy a comenzar a trabajar con uno porque últimamente he luchado un poco con los términos del contrato y creo que es bueno empezar a tratar de llegar fuera de las marcas de la industria y ampliar la imagen del descenso.

De tus rivales, ¿cuáles te gustan más?

Me encantan los franceses, como Amaury Pierron, Loris Vergier y los nuevos Thomas Estaque, Hugo Frixtalon y todos los demás. Son geniales. También a Luca Shaw lo veo muy bien. Pero quizás de todos el que más me ha impresionado sea Amaury (ganador de la general de la Copa del Mundo de 2018).

¿Pasas miedo en un descenso? ¿Piensas en caídas o en posibles lesiones?

Pienso en muchas cosas, trato de mantener me concentrado para estar siempre sano y de una pieza para cuando regrese a casa. Tuve tres años difíciles debido a las lesiones, pero es parte del juego. No fui lo suficientemente bueno como para evitar lastimarme. Pero no puedes pensar en estrellarte, de lo contrario chocarás e irás lento.

¿Irás al enduro cuando dejes el DH?

Tal vez, todavía no lo veo como lo más emocionante, veremos cómo evoluciona.

Y el día mañana, con más de 30 años, ¿te ves con la misma tenacidad que ahora?

Sí, soy un competidor nato. Siempre iré gas a fondo, pero ya veremos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This