Camionero, Pere Joan Roig es un claro ejemplo de que nunca es tarde si la dicha es buena, y es que empezó en el mountain bike a una edad tardía.

El ejercicio le hizo perder 22 kilos en un abrir y cerrar de ojos y esto le armó de valor para competir, y ha sido varias veces campeón del mundo máster.

Como decía Rossi, gallina vieja hace buen caldo.

Todo el día con el camión arriba y abajo, ¿te queda tiempo para entrenar?

Ahora sí que puedo, ya que muchos días acabo a las tres de la tarde de trabajar. Hace tres años, que hacía de 07.00 a 19.00 horas, ya era más complicado. Lo que hago normalmente es comerme un bocadillo antes de llegar a casa y así aprovecho la luz del invierno. Soy de entrenar poco, máximo una hora y media.

¿Cómo te lo haces para entrenar?

No tengo preparador. Al principio era muy complicado, ya que yo no sabía del tiempo que dispondría para entrenar. Y ya llevo tantos años, que yo mismo voy haciendo. Funciono por sensaciones. Sé cómo voy y cuando me pongo, me doy bastante caña. Pero sí que cambié mi forma de entrenar. Busco la intensidad los dos meses previos a una gran competición e igual entreno menos tiempo. Hay muchos días que hago una hora y ya vuelvo para casa. Mis carreras son cortas.

Un sistema que no te va mal, porque has sido campeón del mundo Máster un par de ocasiones

La primera vez fue en 2015, en Máster 45-49, en el primer año que iba al Mundial. En 2017 fui campeón de Máster 50 -54 y el año pasado hice segundo.

Y este año, a Canadá.

Lo intentaré. El año pasado llevaba una buena preparación previa, pero me rompí la clavícula por tres sitios en una carrera a la que fui para coger chispa y pensaba que no llegaría al Mundial.

¿Cómo eres en carrera?

Soy bastante calculador y visualizo mucho las carreras. Sé escuchar mi cuerpo y sé regularme para llegar bien al final. Me conozco bien, ya que son muchos años dedicados a esto. También he corrido en moto, en duatlón y he hecho carreras a pie. Y cuando vi que el Mundial de MTB era en Andorra, no lo podía dejar escapar.

¿Creo que llegaste tarde al mountain bike?

Empecé con 27 o 28 años y lo hacía para perder peso. Cuando empecé no hacía nada de deporte. Me compré una bici. Pesaba 92 kg y perdí 22. Los perdí rápido, 15 kg en medio año. Comencé progresivamente en el MTB. Me apunté a una carrera del pueblo (Pacs del Penedès) y me pasaron por todos lados. Me dije que me sacrificaría más y dejé de fumar. Fumaba dos paquetes de tabaco al día. Yo era un antideportista y rápidamente noté una mejora y lo empecé a hacer bien. Hice alguna carrera del provincial, de la Copa Catalana, hasta que en Máster 30, y gracias al apoyo de una tienda, me apunté al Campeonato de España

Entonces sí que tuviste un entrenador.

Fue a raíz de que un amigo me dijo que me hiciera una prueba de esfuerzo, pero al cabo de medio año lo dejé. Me decía que hiciera series o entrenos de tres horas y yo no podía, pero sí que me sirvió para darme cuenta de cómo era un entrenamiento ordenado.

¿Cambiaste algo de la comida para bajar peso?

No era consciente del peso que perdía. Lo perdía muy rápido y aprendí a comer mejor. No he renunciado a nada. Como de todo, pero sí que me he quitado mucho de los fritos. ¿Cerveza? Bebo más cerveza que agua.

Una carrera la tuya de subidas y bajadas.

En 2000 gané el Campeonato de España Máster 30, después hice un parón. Perdí los alicientes y estuve dos años corriendo en moto, haciendo duatlones, hasta que en Máster 40 me lo volví a tomar en serio.

¿Eres un poco atípico?

Supongo que sí. Por la mañana, antes de una carrera, desayuno pan con tomate, una cerveza y un café, como Dios manda. Hay quien me dice que es un desayuno de camionero y yo les digo que es lo que hago cada día.

¿Qué retos tienes este año?

Este año he ganado el Campeonato de España de Ciclocross en Máster 50, que era uno de mis retos, y en el Mundial de Canadá de MTB intentaré hacer medalla. Me veo con opciones y creo que podré estar delante. Mi intención es hacer medalla, pero no será fácil. Quieras o no, este es mi tercer año de Máster 50 y hay gente que tiene tres años menos que yo y se nota.

Y ¿qué tal la Merida Big Nine que llevas?

Me gusta mucho su geometría. De momento prefiero las rígidas. No me encuentro a gusto con una doble. Igual es porque estoy acostumbrado al ciclocross.

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This