Steve Peat, Peaty para la mayoría, es un mito. Nadie lo negará. Ha sido y sigue siendo un ejemplo para todos en el mundo del DH.

Se retiró en la Copa del Mundo de Andorra en 2016, con 41 años. Después de cuatro medallas de plata, consiguió subirse a lo más alto del podio de los Mundiales en 2009 en Canberra, Australia, al superar a su compañero de equipo Greg Minnaar por 0,05 segundos.

El deporte fue justo con Peaty, pues aunque seguramente hubiera merecido alguno más, ese oro lo coronó como el mejor del mundo.

Después de su retirada, si vas a una Copa del Mundo, lo vas a ver seguro. Sigue siendo una pieza clave en el paddock del Santa Cruz Syndicate, al que sigue muy ligado y aporta todo lo que sabe…

¿Cómo va la vida, Steve?

Bien, muy bien. Disfrutando todo lo que puedo de esta vida y siempre con una bici entre las piernas. Después de más de veinte años compitiendo, todavía me estoy adaptando a esta nueva vida, aunque ya hace dos temporadas que no compito. Ahora estoy disfrutando más de la familia, que es algo que me encanta.

Pero sigues en el mundillo, claro está.

Sí, sí, la bici es mi vida y, aunque no compita, sigo pedaleando. Disfruto de pedalear de otra manera, viajando, grabando vídeos, haciendo bajadas de relax… estos dos años retirados del DH he hecho algunas carreras nacionales y de enduro, pero este ya no va a ser así. Ha sido como una adaptación a mi nueva vida.

Y en el Syndicate…

Somos como una familia, después de tantos años es como estar en casa. Llevo más de diez años y ahora, lógicamemte, mi rol ha cambiado. Hasta 2016 era corredor oficial y ayudaba a evolucionar las bicis, discutiendo las mejoras con los ingenieros y demás. Aunque ahora sigo opinando, ya no es con tanta intensidad como antes. Ahora estoy muy centrado en ayudar a los corredores, ya sea psicológica o técnicamente. De alguna manera es explotar todos mis conocimientos para el bien del equipo. Antes estaba más centrado en mí, ahora en el conjunto del equipo. Hago las funciones de race support, y en ocasiones de team manager si Kathy Sessler no puede.

¿Y sigues disfrutando?

Por supuesto. Cuando estás en este mundo y lo disfrutas, quieres estar cerca. Piensa que si he estado más de veinte años compitiendo, ha sido por pasión. No es para ganar dinero. Lógicamente que debes ganar dinero para mantener a la familia, tener una casa… pero si estoy en esto, es porque me gusta. Viajar, conocer gente, compartir cervezas con los amigos… Aquí tengo mis mejores amigos y he pasado mis mejores momento, también los peores. Si no fuese así, me dedicaría a otra cosa. Por eso estoy y estaré en el paddock de las Copas del Mundo de DH mientras esté disfrutando. Espero que sea durante mucho tiempo.

¿Y de lo que más disfrutas?

De todo, pero te diría que quizás de lo que más disfruto es de estar con los chicos (Loris Vergier, Greg Minnaar y Luca Shaw) bajando por el circuito y analizando las diferentes trazadas, ver las líneas más rápidas.

Siempre te has interesado por ayudar a los jóvenes…

Sí, hay que tener en cuenta que son el futuro de nuestro deporte. Además de ayudar a los componentes de mis equipos, siempre he querido ayudar en Inglaterra en las escuelas y con equipos de jóvenes talentos. Para mí es un honor haber visto subir y ayudar desde muy pequeños a ser los mejores corredores, como Josh Bryceland o Brendan Fairclough, y muchos otros. Verlos disfrutar haciendo lo que les gusta es muy bonito.

Y a muchos que se quedan en el camino también, supongo. ¿Y el caso de Josh Bryceland?

El caso de Josh es típico, por desgracia, aunque el estuvo muy arriba y llegó a ser campeón de la Copa del Mundo y casi campeón del mundo el mismo año si no se llega a romper el pie en la recepción de un salto. La presión pudo con él y veía que no disfrutaba como lo tenía que hacer. Has de ser muy fuerte mentalmente para estar arriba durante tiempo. Prefirió pasar a disfrutar de e el estuvo muy arriba y llegó a ser campeón de la Copa del Mundo y casi campeón del mundo el mismo año si no se llega a romper el pie en la recepción de un salto. La presión pudo con él y veía que no disfrutaba como lo tenía que hacer. Has de ser muy fuerte mentalmente para estar arriba durante tiempo. Prefirió pasar a disfrutar de la bici de otra manera, y ahí está, compitiendo en enduro, haciendo vídeos, reportajes… pedaleando cada día por lugares más naturales, que es como disfruta. Como digo siempre, hay que disfrutar de lo que haces, y ahora él lo está haciendo.

Tú que eres de los que ha vivido toda la evolución del deporte, ¿con qué época te quedas?

La verdad es que en todas las épocas he disfrutado mucho. Es difícil quedarse con un único momento. La evolución del deporte ha venido de la mano de la evolución de las bicis, cascos, ropa… y de los corredores, cada vez más entrenados y pensando más en ser los mejores. Pero al final, son los corredores con el mismo tipo de material, cuesta abajo. El que gana es el mejor, nada más.

¿Y el mejor momento personal?

Obviamente, ganar el Campeonato del Mundo. Después de tantísimos años en la élite internacional, ganar el maillot arcoíris fue la mejor victoria. Fue la culminación de una larga historia dedicada al descenso, pero ha habido muchos otros grandes momentos. Fort Williams, por ejemplo, siempre ha sido increíble, con muchísima gente apoyando a todos los corredores, correr en casa… Muchísimos buenos recuerdos de todas las épocas.

Actualmente, ¿cómo ves el mundillo del descenso?

Ahora mismo lo veo muy sano. Los chicos tienen buenos contratos, sobre todo los que están arriba, igual como ocurría en épocas anteriores. Hubo una época de contratos estratosféricos, que ahora no son así ya, pero están muy bien. Hay un buen seguimiento de las carreras en TV, patrocinadores que ponen dinero para los equipos, buenas audiencias… Al final esto es lo que hace que el deporte esté sano. Es un buen momento, definitivamente.

Por otro lado, en el plano personal, tienes tus propias marcas y tus propios productos.

Sí, es una parte que siempre me ha interesado desarrollar y en la que también disfruto mucho. Tengo la marca Royal Racing, como de otro tipo con el nombre de Peaty’s. Cuento con gente de confianza que me ayuda con todo ello.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.