Sin hacer mucho ruido, Yana Belomoina (CST Sandd American Eagle MTB Racing Team) fue llamando a la puerta del éxito hasta que esta se le abrió.

Alejada un poco de los focos mediáticos de otras corredoras, la ucraniana fue la gran sensación de la pasada temporada después de no bajar del podio en ninguna de las carreras de la Copa del Mundo y de lograr tres victorias. Una suma de resultados que le valió para conquistar la Copa del Mundo en categoría élite, también tiene una como sub-23, en un año en el que se proclamó campeona de su país y de Europa y en el que solo una caída la privó de sellar una campaña enorme.

Photo: Irmo Keizer

Ligera como una pluma, lista como un felino y letal como un escorpión, Yana es una chica menuda y muy delgada (mide 1,64 m y pesa 46 kilogramos), pero mucho, de aquellas que pocos aficionados que no la conozcan dirían quién es, basta ver algunas de sus fotos en Instagram para ver que sí que está muy delgada y que incluso marca abdominales, fruto del gran trabajo que realiza cuando está encima de la bici y cuando se baja, sin duda su gran cualidad.

Además, tiene la virtud de ser la número 1 del ranking con una marca que es un icono dentro del mountain bike. De acuerdo que no es una referencia en ventas, tampoco en conocimiento masivo, pero ninguna otra marca puede decir que fue la primera en ganar la primera edición olímpica del cross country, algo que hizo Bart Brentjens en 1996 en Atlanta (Estados Unidos).

Lista y culta como es, Yana quiere seguir haciendo historia en la marca norteamericana, y por eso ya piensa en volver a ser la mejor y lograr los dos retos que le faltan: Mundial y Juegos Olímpicos. Quedan advertidas sus rivales.

Estamos en plena pretemporada de 2018. ¿Qué balance haces de tu exitosa pasada campaña, en la que sorprendiste a todo el mundo con tu título?

Yo sí que esperaba hacerlo muy bien. Esperaba y soñaba con realizar una buena temporada, aunque quizá que no fuera tan exitosa. ¡Solo podía soñar!

¿Dónde estuvieron las claves de tu buen rendimiento?

El secreto está en los muchos años de trabajo duro y, por supuesto, en creer siempre en ti misma. Estas son para mí las claves.

Lástima que no pudiste redondear la temporada con el Mundial, donde una mala caída marcó tu rendimiento.

Fue muy mala suerte. Tuve una mala caída, con un duro golpe en la cabeza dos días antes del Campeonato del Mundo. Tenía un fuerte dolor y no pude competir. Lo intenté, pero fue imposible.

El secreto de su éxito

Por cierto, ¿eres de las deportistas que encajan bien las decepciones?

¡Yo las olvido con facilidad!, pero cada deportista tiene su método para dejarlas atrás y seguir adelante.

¿Cuál es tu filosofía en la vida y en el deporte?

No soy una filósofa. Es sencillo, amo lo que hago.

La pasada temporada lograste tres victorias en la Copa del Mundo. ¿Satisfecha? ¿Con qué te quedas?

Nunca las olvidaré, sobre todo la conseguida en Albstadt (Alemania) –la primera de las tres que logró–. Fueron una suma de emociones fuertes. Fue la victoria que me hizo ganar más confianza en mí misma y en mis fuerzas. En general, fue un año inolvidable para mí y seguro que volveré a intentar ser la mejor.

Yana Belomoina en la UCI XCO World Cup en Albstadt, Alemania el 28 de Mayo, 2017 // Bartek Wolinski/Red Bull

De hecho, te convertiste en la primera biker de Ucrania en ganar una prueba de la Copa del Mundo. Hiciste historia.

Creía y alcancé lo que anhelaba. Tras ganar en Alemania quería seguir teniendo estas sensaciones en todas las carreras. Son sentimientos que no pueden describirse con palabras, de ahí que llegara a decir tras ganar en Albstadt que ya podía ganar a cualquiera.

Dadas tus características físicas –de pequeña estatura y muy delgada–, ¿qué tipo de circuitos se te dan mejor?

Me encanta y amo la montaña y en los circuitos que doy lo mejor de mí misma son los que son más físicos, con largas y duras pendientes de subida. Son en los que lo hago mejor.

Y ¿qué cualidades tienes que mejorar de cara a la siguiente temporada?

Probablemente tenga que trabajar un poco más los sprints.

La próxima temporada lucirá el número 1 en tu bicis y serás la referente. Lo que es a la vez un motivo de orgullo y de presión.

Ya te digo que para mí llevar el nº1 no representa ninguna presión. Al contrario, es una motivación extra, y te garantizo que voy a trabajar y a luchar a tope en cada carrera para repetir el éxito el año que viene.

Una enamorada de las 29”

¿Harías algún cambio en tu equipo o preparación para mejorar tu rendimiento en 2018?

Creo que todo me salió bastante bien en 2017. No veo por qué tendría que introducir alguna novedad. El entrenamiento básico será el mismo, tal vez introduzca algún pequeño retoque.

Se te ve muy cómoda sobre la bici de 29”. ¿Has probado las de 27,5”?

Llevo ya muchos años montando en bicis de 29”, pero muchos. El cambio de las 26” a las 29” fue muy diferente, con la 29” todo es más fácil en los puntos más técnicos de los circuitos. Pero no puedo decir nada de las 27,5” porque no las he probado nunca.

¿Qué representa para ti competir con una marca como American Eagle y ser parte de su relanzamiento?

Estoy muy feliz de trabajar con una marca como American Eagle. Cuando yo llegué, la marca ya tenía su historia, pero yo también quiero hacer historia con ellos.

¿Hay algún detalle de tu bici o de las bicis al que prestes más atención que a otros?

Soy de las que piensa que en una bici de competición todos los detalles son importantes. No soy capaz de destacar alguno en concreto.

Yana Belomoina en la UCI XCO World Cup de Mont Sainte Anne, Canadá el 6 de agosto, 2017 // Bartek Wolinski/Red Bull

Y ¿qué es aquello en lo que te fijas primero cuando tu mecánico de confianza te da la bici para competir?

Siempre confío plenamente en los mecánicos de mi equipo. Ellos saben todo de la bici mejor que yo. Yo solo controlo la presión de los neumáticos, ya que cada carrera es diferente y requiere una presión concreta.

Campeona de la Copa del Mundo, el siguiente gran paso sería el de ser campeona del mundo y olímpica, ¿no?

Sin duda, para mí, un gran sueño es llevar el maillot de campeona del mundo, pero aún lo es mucho más grande el de ganar la medalla más importante en los Juegos Olímpicos: el oro.

Para los aficionados que no te conozcan demasiado, creo que llegaste al mountain bike después de probar varias disciplinas del ciclismo, como el ciclismo de pista.

Y no solo de pista. En edad juvenil participé en pruebas de ciclismo de carretera, de pista, de BMX y de mountain bike. Me gustaban todas, pero donde lograba mis mejores resultados era el MTB.

Le encanta viajar y conocer mundo

¿Y las seguirás practicando?

Si tengo tiempo libre y no me influye negativamente en la preparación de mi carrera como biker, sí que seguiré participando en otras modalidades de ciclismo.

¿Cuándo decidiste dar el paso al profesionalismo del MTB?

Profesionalmente, en mi primer año de júnior, después de ganar el título nacional y de viajar por todo el mundo. Recuerdo que tenía 21 años. Era una época en la que tenía muchos referentes en el ciclismo.

Creo que la sed de conocimiento es una de las que más te motiva para ser profesional del ciclismo.

Es que realmente me encanta viajar, aprender todo lo que puedo del mundo que voy conociendo, de las diferentes culturas y costumbres de las personas en los países en los que he estado. Para mí es un sueño poder viajar por todo el mundo.

Y ¿temes al fracaso, a no ser constante en 2018?

Pienso que todo el mundo teme a la derrota, pero el mountain bike no deja de ser un deporte y hay que estar preparada para todo, aunque lo más importante en la vida es ganar.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.