Antonio Ortiz: "El Mundial captó muy bien la esencia del gravel"

Antonio Ortiz: «El Mundial captó muy bien la esencia del gravel»

Antonio Ortiz fue uno de los participantes españoles en la categoría Élite del primer Mundial de Gravel. El veterano corredor, centrado ahora en MTB  el propio y gravel, nos atendió para comentar su experiencia mundialista desde dentro y dar su propia opinión, tras las críticas recibidas al formato y tipo de recorrido de este mundial pionero. 

PUBLICIDAD Content_1

Por Jorge Padrones

El primer Mundial de Gravel ya es historia. Aunque se ha celebrado con bastantes críticas sobre el formato del recorrido, tanto desde dentro por los propios corredores como desde fuera entre los medios de comunicación y la afición.

Falta de dureza, poca distancia, trazado monótono, elección mayoritaria de bicis de carretera… son algunos de los comentarios frecuentes que se han escuchado o leído en estos últimos días. En busca de respuestas de los propios protagonistas de esta historia, hemos decidido hablar con uno de los ciclistas multidisciplinares (abonado desde hace años al gravel) más experimentados de nuestro país: el malagueño Antonio Ortiz.

Ortiz se ganó su plaza para competir en el Mundial con los mejores en la categoría Élite, acabando el mismo en el puesto 73º a 24 minutos del ganador, el belga Gianni Veermersch. Ya en casa, tras vivir desde dentro la carrera, nos comenta su opinión sobre esta prueba pionera en el calendario profesional.

PUBLICIDAD Content_2

Antonio Ortiz, en el Mundial de Gravel 2022: «Fue una carrera agónica»

entrevista antonio ortiz gravel

Este fue el primer Mundial de Gravel. Pero no ha sido tu primer Campeonato del Mundo. La última vez que te vestiste el maillot de la selección fue hace 18 años en Cross Country. ¿Cómo afrontaste esta nueva gran cita mundialista?

No ha cambiado la emoción desde esos mundiales. Volver a competir en un Campeonato del Mundo, aunque sea en disciplinas diferentes, me sigue llenando como si fuera el primero.

Pudiste haber corrido en tu grupo de edad como Máster. Sin embargo, preferiste competir en Élite, que es la categoría en la que tienes en tu licencia. Aunque no es la primera vez que lo haces codo a codo con la élite mundial. ¿Qué se siente al estar en la línea de salida con estrellas como Van der Poel y por qué esta decisión?

PUBLICIDAD Content_3

En este sentido me aplico el dicho de ‘prefiero ser cola de león que cabeza de ratón’. Pero en tu grupo de edad tampoco es fácil ganar. Pero para mí era un honor, después de tantos años de profesional, volver a sentirme como tal en la línea de salida con los mejores corredores del mundo, tanto de gravel, MTB o carretera.

Me hizo mucha ilusión correr mis primeros mundiales y copas del mundo de Mountain Bike, junto a ídolos como Thomas Frischknecht y el resto de figuras de los años noventa y 2000. Y el pasado domingo, correr junto al resto de corredores del equipo nacional, para mí era algo que no se paga. Y, por mucho que te guste ganar en tu grupo de edad, la sensación de correr en la categoría élite es única e inigualable.

El recorrido pareció muy llano, desde la impresión de verlo en televisión. Y los números hablaban de lo mismo. Tan sólo 800 metros de desnivel en los 190 km. ¿Cuál fue tu impresión del recorrido de este primer Mundial Gravel?

Ha habido muchas críticas, sobre si era un trazado verdaderamente gravel o no. Yo tengo mi opinión al respecto y los números, en este caso, no lo dicen todo. Para mí fue un Mundial agónico. Ya de salida teníamos la primera subida dura de la jornada. Y, posteriormente, todos esos tramos de transición y curvas, arrancadas, cortes, no dejaron tregua ni descanso.

«El recorrido tuvo de todo: cambios constantes de terreno, curvas, cortes… no hubo tregua»

En 194 km que haya 50 km de asfalto intercalados no quiere decir que no fuera gravel. Era una recorrido exigente, que combinaba pistas en mejor estado y en otras en peores condiciones. Era muy importante preocuparse de buscar la mejor trazada, sobre todo en curvas con gravilla que había que buscar bien para no perder la inercia y frenar… En mi caso, la clave era no perder el ritmo de los grupos para no quedarse solo. Porque esto último podía ser un verdadero calvario.

¿Cómo se desarrolló la carrera? ¿Cómo lo viviste?

Lo más importante es que para mí fue una carrera sin incidencias, ni mecánicas ni físicas. Hubo un gran componente táctico y también técnico. Intenté no perder la concentración en ningún momento, porque al mínimo descuido, con la velocidad a la que se rueda, puedes provocar una caída, un pinchazo, llantazo, etc. Lo principal fue cuidar el material y estar concentrado.

«La carrera tuvo un gran componente táctico, pero también técnico»

Sabía que tenía que estar bien colocado para la primera subida, algo que cumplí. Y tras la primera bajada técnica, intenté aguantar y me incorporé a un grupo bastante numeroso. Pero en el llano sopló viento fuerte de costado y me quedé cortado, esperando a otro grupo para poder hacer camino. El resultado (73º) no habla muchas veces del nivel mostrado. Pero había corredores con un grandísimo nivel y tampoco sabía cómo iban a ser las expectativas y el resultado, por lo que estoy satisfecho con mi participación.

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

Bicicleta de gravel, de carretera, bicicleta de carretera con componentes gravel… ¿con qué corriste finalmente?

Hubo un gran número de corredores que eligieron bicicleta de carretera con neumáticos relativamente estrechos, en función del paso de rueda más pequeño de estas bicicletas, de 35 mm. Pero yo tenía claro que iba a utilizar la bicicleta de gravel. En este caso el modelo GravelX Evo Carbon, con una geometría muy acertada y a la que realicé algunas modificaciones, como añadir más perfil a las llantas para adecuarme mejor al alto ritmo de la carrera.

Por otro lado, y como sabía que no habría zonas de pateo, opté por montar pedales de carretera, que me dieron un punto más de comodidad y mejor transferencia de la potencia a la bici. Y, en este sentido, no me equivoqué.

PUBLICIDAD Mobile_Pos9
Antonio Ortiz gravel
Ortiz se ganó su plaza para el Mundial compitiendo en pruebas de las series mundiales como la Ranxo de Lleida.

«Yo tuve claro en todo momento que utilizaría mi bici de gravel»

¿Cuál ha sido entonces tu valoración final sobre este primer Mundial de Gravel?

Había muchas expectativas puestas por parte de todo el mundo, al ser la primera edición. La organización se volcó mucho con el evento a todos los niveles y los tifosi le dieron ese punto de espectáculo y carrera ‘épica’. Ha sido una primera edición muy atractiva, que para mí no deja en entredicho el nivel o la esencia del campeonato.

¿Qué añadirías o quitarías para próximas ediciones? 

PUBLICIDAD Mobile_Pos10

Es difícil decir qué añadiría o quitaría. Para mí el gravel es un tipo de ciclismo en el que hay que adaptarse e improvisar en todo tipo de terrenos y en este Mundial hemos tenido de todo: pistas, senderos rápidos, algo más técnicos, zonas de piedras, pistas más rotas, pistas compactas, gravilla, etc.

La dureza creo que se debería haber repartido un poco más, porque tampoco había grandes montañas por su ubicación. Alguna subida más en la parte intermedia del recorrido hubiera venido muy bien para romper más los grupos y ser una carrera más selectiva. Pero, en líneas generales, me quedo con este formato de Mundial.

PUBLICIDAD Mobile_Pos11

Que empiece a haber un Mundial y pruebas competitivas de gravel significa que acabará habiendo varios tipos de gravel…

Yo el ciclismo de gravel lo defino con dos vertientes diferentes. La vertiente competitiva, que queda claro que ha venido para quedarse, con carreras a nivel internacional y este primer Campeonato del Mundo. Y la vertiente recreativa, más divertida, pensada para viajar, conocer nuevas rutas, etc. Son dos modalidades diferentes dentro de un mismo concepto de ciclismo, cada una con dos tipos de bicicleta definidos.

«La vertiente competitiva del gravel ha venido para quedarse»

¿Hacía dónde derivará más? ¿Dónde ves al gravel dentro de unos años? 

No te sabría decir, pero sí tengo muy claro que tendrá una línea muy clara de competición, con pruebas estándar del estándar UCI como la de este Mundial, con distancias de 150 – 200 km, y de larga como la Traka o la Unbound Gravel, con recorridos de 300 km o superior. También habrá hueco para la ultradistancia o carreras por etapas.

Lo que también tengo claro es que será un tipo de ciclismo que seguirá dando mucho que hablar, porque no deja indiferente a nadie y da mucho espectáculo. Además, para los que nos gusta el ciclismo desde hace muchos años, el gravel nos recuerda a esas carreras clásicas, no tan monótonas y donde siempre suceden cosas.

¿Intentarás volver al año que viene al Mundial? 

Por supuesto. Ha sido muy bonito ser partícipe en estos primeros pasos como modalidad de competición. Y es algo que no me van a contar. E intentaré que no se quede aquí y pueda tener de nuevo la oportunidad de correr la segunda edición, ya sea en mi grupo de edad o como Élite.

Una vez pasado este Mundial de Gravel, ¿qué otros retos o carreras tienes a la vista?

El ciclismo me gusta en todas sus variantes. Tanto gravel, como MTB e incluso Enduro. Tras el Mundial he decidido parar y descansar de la competición, para centrarme ya en idear el calendario 2023. Habrá carreras en las que repita y otras nuevas, en relación a 2022, pero aún no lo tengo completamente conformado.

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.