Entrevista a Dangerholm: "Por primera vez en años estoy sin proyecto"
PUBLICIDAD

Gustav Gullholm, alias Dangerholm: «Por primera vez en años estoy sin proyecto»

Gustav Gullholm, mejor conocido como Dangerholm, es noticia muy a menudo en el contexto de las mountain bikes por sus impresionantes customizaciones que nos suelen dejar boquiabiertos.

Recientemente ha dado a conocer su última obra: una llamativa Scott Addict Gravel. Bici de la que el propio Dangerholm está muy orgulloso, tal y como nos ha explicado en esta entrevista que le hemos podido hacer a este artista/mecánico sueco.

Una conversación muy interesante con Dangerholm en la que nos desvela cómo trabaja y da vida a sus creaciones tan únicas, además de desvelarnos qué proyectos de futuro tiene entre manos.

¿Cómo te iniciaste en el mundo de la customización de bicicletas? Explícanos tu historia por encima…

Esencialmente siempre me ha encantado el ciclismo y las bicicletas, desde que recibí mi primera bici de pequeño. Recuerdo como repinté una bici vieja cuando tenía 12 años o así, y cuando cumplí los 14 empecé trabajando después del cole en una tienda local de bicicletas. 

A partir de ahí fue a más. Los inviernos son largos y oscuros aquí en Suecia, así que decidí ponerme a customizar una o dos bicis cada invierno y a lo largo de los años fue evolucionando mi trabajo.

¿Dónde sueles customizar tus bicis? ¿Tienes tu propio estudio?

Afortunadamente para mi, la tienda de bicis en la que trabajo tiene un almacén que suele estar vacío gran parte del año y tengo permiso para aprovecharlo y hacer mis proyectos. Así que allí es donde hago la mayoría de mis trabajos, incluido colgar sábanas de plástico del techo cuando pinto (risas). Pero espero tener un pequeño estudio propio el año que viene, ese es mi objetivo.

¿Hay algún tipo de bicicleta que prefieras personalizar: XC, gravel, descenso…?

¡Me encantan todas las bicis! En el pasado hasta hice BMX y bicis de trial. Para mi no es importante el tipo de bici ya que todos los proyectos comparten los mismos «principios» que hacen que sea divertido.

Primero trato de visualizar el diseño en mi cabeza para tener un concepto y asignar objetivos. Después empiezo a hacerme con las piezas, decido la pintura y estudio que modificaciones hacer (suelo pensar en estas cosas cuando debería estar durmiendo (risas)). Lo siguiente es ponerme manos a la obra y terminarlo.

¿Cómo te inspiras para dar vida a estas increíbles customizaciones?

Cuando era joven quería ser un diseñador de coches, así que supongo que siempre he tenido interés en crear. En general, mi inspiración es que las bicis son fantásticas pero pueden ser todavía mejores. Las grandes empresas de bicicletas han de fabricar modelos que sirvan para todo el mundo, pero como yo las hago para mí mismo, puedo llevar más allá factores como el peso o la integración.

A veces la inspiración viene de otras bicis, como por ejemplo mis MTB con cableado interno. Esto es algo en lo que empecé trabajando hace cinco años, inspirado por las BMX sin frenos y las bicis aero de carretera.

En cuanto a la elección del color y el diseño general, me inspiro mucho del mundo del automovilismo. Los coches se suelen ver como una sola unidad, por así decirlo, con todos los paneles de la carrocería pintados del mismo color y casi ningún logotipo de las marcas, mientras que las bicicletas son lo contrario, con muchos logos y colores. Así que de ahí viene mi inspiración para pintar tijas o transmisiones, para que las bicis parezcan más uniformes en lugar de un popurrí de piezas y colores.

¿A veces te resulta difícil elegir los componentes o el material adecuado para una customización, o siempre tienes una idea clara en tu mente de lo que necesitas?

Puede llegar a ser muy difícil. A veces es cuestión de encontrar el equilibrio entre rendimiento, diseño y peso. Otras veces los componentes que necesito no están disponibles, por lo que tengo que fabricarlos yo mismo. Me pasa especialmente en aquellos proyectos con cableado integrado. 

En algunos casos ha sido positivo que mis proyectos tarden en completarse porque durante el proceso se van lanzando nuevos componentes que incluso mejoran mi idea inicial.

¿Qué sucede con las bicicletas que personalizas una vez están terminadas y ya han sido expuestas? ¿Te las quedas? ¿Las vendes?

¡Siempre creo las bicicletas para mi! Normalmente invierto tanto dinero en ellas que tarde o temprano las tengo que vender, ni que sea para financiar el próximo proyecto. Pero mi objetivo estos días es poder quedarme con mis customizaciones más especiales. Ya que paso tanto tiempo con mis proyectos quiero tenerlos por mucho tiempo.

¿Cuál es tu relación con Scott dado que sueles customizar sus modelos?

He trabajado en distribuidores de Scott toda mi vida, así que siempre han estado cerca. Me compré mi primera Scott en 2006. Cuando lanzaron los modelos 2017 de la Spark y la Scale, me parecieron perfectas por sus características y bajo peso. Por lo que me compré los cuadros y construí las 29ers más ligeras del mundo. De ahí en adelante me pareció lo más natural seguir con Scott.

De hecho, este año me he convertido en embajador de Scott, algo que agradezco mucho ya que me permitirá customizar todavía más. También considero un gran gesto por parte de Scott que me apoyen e inciten en mis proyectos. No todas las marcas verían con buenos ojos las modificaciones que hago. Pero realmente hay muchos entusiastas del ciclismo trabajando en Scott, son «nerds» de las bicis como yo (risas).

¿Alguna vez has sido consultado por Scott u otras marcas para aportar ideas o sugerencias sobre el diseño de nuevos modelos?

Todavía no, pero espero involucrarme un poco más en este tipo de cosas. No soy ingeniero ni tengo un grado en diseño industrial, pero considerando mis trabajos suelo tener muchas ideas novedosas.

Cuando preparas una bici, ¿priorizas el diseño por encima del rendimiento o viceversa?

El requisito principal es que las bici sean ideales para mi, para rodar y competir. Si construyo una bici ligera siempre tiene que ser apta para competir. Si quiero llevar el diseño al límite, me aseguro de que siempre sea una bici completamente funcional.

Aunque últimamente me resulta muy divertido pintar y pensar en los diseños. Es muy difícil, pero me encanta el lado creativo del proceso.

Al final del día, ¿te sientes más como un artista o un mecánico?

¡Muy buena pregunta! No creo que pueda elegir uno. Al final del día simplemente me siento como un entusiasta. Siempre he sido un «nerd» de las bicis y siempre lo seré. Y creo que una gran parte del porqué muchos somos tan apasionados por las bicis es debido a esa combinación que las hace tanto arte como deporte.

¿Cuál ha sido tu personalización favorita hasta ahora?

Me gusta mucho mi Scott Addict Gravel. Quizás sea porque es la más nueva (risas) o porque es la primera que hago con manillar ‘drop bar’, pero en cualquier caso ha sido una gran combinación entre ligereza, diseño y rendimiento. También adoro mi Scott Gambler (la 29″ más ligera del mundo), porque es una locura montar en ella.

¿Y cuál ha sido la más desafiante para ti?

La Hyper Spark de calle, con el cableado interno, etc. Me topé con tantos retrasos y obstáculos que tardé dos años y medio en terminarla.

¿Alguna vez has probado de customizar una e-bike?

Todavía lo tengo pendiente, pero lo haré 100%. Son fantásticas para entrenar ya que hacen que sea más divertido salir a rodar para recuperarte cuando estás cansado, son perfectas para el descenso si no tienes como ascender y también son perfectas para ir con amigos que no son tan rápidos.

Conseguir que la Scott Spark pesase menos de 8kg fue impresionante. ¿Intentarás rebajar de peso el nuevo modelo de la Spark?

No creo que la enseñen hasta finales de 2022 pero he empezado a planificar otra Spark superligera. El objetivo no será que pese menos de 8 kg, pero espero que esté entre los 8,5 kg – 9 kg pero sin dejar de lado componentes del MTB moderno como las llantas de 30 mm, neumáticos de 2,4″, tija telescópica, etc.

Para terminar Dangerholm, ¿nos puedes decir cuál es tu próximo proyecto?

Sinceramente no lo tengo claro. ¡Por primera vez en años estoy sin proyecto! Pero en otoño arrancaré con dos Spark, una RC y una 900. Todavía no se que enfoque darle a la RC, pero la 900 se centrará en la integración y en tener un diseño precioso. Espero que todos los cables queden completamente ocultos, manteniendo el mando TwinLoc para las suspensiones. Así que podéis esperar muchas modificaciones geniales para esa bici.

Fotos: Andreas Timfält

Te recomendamos

Mussara

Te recomendamos

Mussara

Deja un comentario