Luis Ángel Maté: "Este ciclismo de estrellas precoces está dejando fuera a muchos otros jóvenes"
PUBLICIDAD

Luis Ángel Maté: «Este ciclismo de estrellas precoces está dejando fuera a muchos otros jóvenes»

Luis Ángel Maté es sinónimo de ataque, fuga y batalla. El veterano corredor de Marbella, enrolado ahora en las filas del Euskaltel-Euskadi, será uno de los animadores de la próxima Vuelta a España, la 10ª en la que tomará parte este simpático y querido ciclista dentro del pelotón nacional. Hablamos con él sobre su preparación, la Vuelta a España y el estado del ciclismo actual. 

Texto: Jorge Padrones || Fotos: Antonio Ortiz y PHOTOGOMEZSPORT2020

Hemos tenido el privilegio de compartir un día de entrenamiento con Luis Ángel Maté (Marbella, 1984), del equipo Euskaltel-Euskadi, mientras estaba concentrado en altura en Sierra Nevada, para preparar la próxima Vuelta Ciclista a España 2021, que comienza el próximo sábado 14 de agosto en Burgos.

Has elegido Sierra Nevada para preparar la Vuelta 2021. ¿En qué consiste esta preparación y cómo te ayuda una concentración en altura para preparar una gran ronda? 

Sierra Nevada un sitio muy cómodo para mí. Está cerca de mi casa y tiene todo lo necesario para una preparación específica de una gran vuelta: su orografía, carreteras, el entorno, el clima. La verdad es que me siento muy a gusto, llevo muchos años viniendo, por lo que tengo creado mi grupo de amigos e incluso he echado ciertas raíces allí.

La concentración en altura consiste en básicamente en entrenar, comer, descansar y dormir y repetir este patrón día tras día. Mientras, el cuerpo se adapta a la menor cantidad de oxígeno que hay en la alta montaña de Sierra Nevada.

Esta va a ser tu decimosexta gran ronda, terminándolas todas por cierto, y será la décima Vuelta a España que corras. ¿Cuál es tu objetivo en la ronda española?

Maté es un habitual de las escapadas en la Vuelta a España.

Si, ya poco a poco voy siendo un veterano (sonríe). En esta vuelta buscaré ser de alguna manera protagonista, intentado aprovechar el buen trabajo que estamos haciendo el equipo entrenando. Somos conscientes de que es una carrera con un nivel altísimo, donde la competencia es tremenda y cualquier oportunidad de brillar se vende muy cara. No obstante, intentaremos luchar por alguna etapa, ayudaremos al compañero que mejor situado esté en la general. Y, por qué no, luchar por una clasificación como la de la montaña.

¿Qué diferencias hay entre el Luis Ángel Mate que comenzó aquella vuelta a España de 2011 y el de estos días?

La principal diferencia es que tengo unos cuantos años más encima (ríe). Hay muchos cambios. En mi primera vuelta tenía muchas dudas, no conocía la carrera. Tampoco me conocía tan bien como me conozco ahora. La veteranía te hace ver mejor la carrera, a ti mismo y a los rivales. Y eso es muy importante y da un punto extra de tranquilidad.

Creo que el Luis Ángel Maté de ahora tiene bastantes más opciones que aquel joven, pero tiene en común la ilusión, algo que mantengo año tras año. Esta Vuelta es especial a mí por muchas razones y la verdad es que, aunque hayan pasado algunos años, tengo la ilusión intacta.

Más allá de lo personal, ¿qué grandes diferencias encuentras, en general, entre el ciclismo de aquella primera Vuelta y el de ahora?

Maté (izda) junto a Valverde y Rojas, durante la Vuelta 2020.

En el ciclismo podemos encontrar un poco los mismos cambios que han ocurrido en estos últimos años en la sociedad, siendo un reflejo de ésta. Vivimos en una sociedad en la que todo va mucho más rápido, premia la inmediatez y todo esto se ve reflejado en el propio ciclismo. Las categorías de formación ya no lo son y hay veces que son casi más de “deformación”, ya que se entrena mucho y se están dando pasos demasiado rápidos.

A veces, esta velocidad trae cosas buenas como Pogacar o Evenepoel. Pero, a cambio, hay muchos chavales que se están quedando por el camino, al no darles tiempo a que maduren antes de exigirles un rendimiento completo. Todo tiene que llevar su tiempo y en esas categorías inferiores deberían hacer el énfasis en la formación, más que en los resultados. No es bueno adelantar pasos ni en lo físico ni en lo psicológico. Para todo hay un momento.

Este año has cambiado de equipo uniéndote a Euskaltel, después de 10 temporadas en Cofidis. ¿Qué tal el cambio y tu nuevo equipo?

Maté ha preparado la Vuelta concentrándose en altura en Sierra Nevada.

Es un gran cambio, después de muchos años en Cofidis. Y la verdad es que estoy encantado. Estoy cada vez más convencido de que ha sido la decisión correcta. He encontrado lo que pensaba que iba a encontrar. Un equipo joven, con ganas. Un proyecto a medio y largo plazo súper interesante y sobre todo un bloque con muchísima ilusión. Y esto para mi es muy importante. El estar a gusto dentro de un grupo y ser partícipe de esas ilusiones no está pagado. Eso es lo que tengo aquí y hace que cada día lo disfrute más.

¿Cuál es tu papel dentro de Euskaltel-Euskadi?

Al final soy el más veterano, el que más experiencia tiene y más carreras internacionales ha corrido y se trata de eso, de poner a disposición del equipo toda la experiencia que acumulo. Dentro del equipo, cada uno tenemos nuestras experiencias y nuestros conocimientos. Y se intenta que todos aportemos algo, desde el más veterano hasta el más joven que se acaba de incorporar a la categoría.

¿Con qué momento de una gran vuelta te sueles quedar?

Maté aporta veteranía a un bloque de Euskaltel con muchos ciclistas jóvenes.

Por ejemplo, cuando acaba (risas). Cuando llegas a la final de la última etapa en Madrid, que este año cambia y será en Santiago. Hay muy buenos momentos como los que compartes con el equipo, en las cenas, en los desplazamientos en el bus del equipo.

Son instantes en los que compartimos cómo nos ha ido la carrera, las anécdotas y los comentarios sobre las etapas. Evidentemente, los mejores son cuando consigues algún triunfo o logras subir al podio. También los hay malos, pero los buenos hacen olvidarlos. La propia resiliencia que tiene el ciclista hace que te agarres a los buenos momentos y te olvides rápidamente de los malos. Si no, no seríamos ciclistas.

Últimamente te vemos en las redes sacando tu perfil más aventurero, con rutas de gravel y bikepacking. ¿Qué te aporta ese otro ciclismo ciclismo alejado de la alta competición? ¿Tienes alguna nueva aventura a la vista?

Últimamente me gusta mucho hacer otras disciplinas como el gravel o el bikepacking. Me aporta otro punto de vista sobre el ciclismo, diferente al profesionalismo, donde todo está invadido por los números, la gran exigencia y un altísimo nivel de perfeccionismo, hay veces que cuesta ver la esencia y los orígenes del ciclismo. Creo que es muy importante reivindicarlos porque son la base de nuestro deporte y creo que los profesionales también debemos reivindicarlos. Estas disciplinas me aportan mucho, me dan tranquilidad, serenidad, me rejuvenece la mente y me la oxigena. Siempre que pueda compaginarlo seguiré haciéndolo. En este sentido, cuento con apoyo del equipo que me da libertad para hacer estas cosas.

Este próximo noviembre, por ejemplo, estaré en la TransGranCanaria Bike. 3 días de Mountain Bike por Gran Canaria y tengo unas ganas enormes de vivirla. Creo que el ciclista ha pasado de ser aquel corredor puro de carretera que no se quedaba de pie para que no se le hinchasen las piernas, a ser un deportista mucho más multidisciplinar.

Tengo muchos proyectos, la cabeza va muy rápido. Lo que no tengo es mucho tiempo para ponerlos en marcha, pero espero que poco a poco vaya teniendo el tiempo para materializarlos.

Te recomendamos

Mussara

Te recomendamos

Mussara

Deja un comentario