Entrevista: Ramón Espelt, el ciclista que ha terminado todas las Titan Desert
PUBLICIDAD

Entrevista: Ramón Espelt, el ciclista que ha terminado todas las Titan Desert

Solo hay dos personas en el mundo que pueden presumir de haber terminado todas las ediciones de la Titan Desert y una de ellas es Ramón Espelt, un ‘titán’ de la regularidad que está a las puertas de hacer historia, convertirse en el primer Titan Legend Diamond. Ésta es su historia.

Fotos Christian Casal

Antes de comenzar la Titan Desert 2021, 80 eran los corredores con el honor de pertenecer al selecto club de los Titan Legend. Un estatus que pertenece a aquellos participantes que han acumulado 3.500 kilómetros en la Titan Desert o en alguna de las Titan Series (Cuba y Arabia).

El siguiente nivel lo forman los Titan Legend Platinum, un selecto grupo que se reduce a 30 miembros, aquellos capaces de alcanzar la cifra de 5.000 kilómetros. Nadie ha sido capaz hasta la fecha de llegar a la máxima distinción, Titan Legend Diamond, reservada para quienes sumen 10.000 kilómetros. Sin embargo, hay dos participantes, Ramón Espelt y Ramón Aranda, que comenzaban esta edición de la Titan Desert con 9.096 km y, si consiguen finalizarla, se van a quedar a las puertas de llegar a la cifra soñada. Hablamos con el primero de los ‘ramones’ para conocer su historia, cómo ha conseguido lograr esta hazaña y su perspectiva a futuro de esta aventura en Mountain Bike por el desierto.

Eres uno de los dos únicos ciclistas capaces de completar todas las Titan Desert.

Así es, Ramón Aranda y yo. Hemos hecho todas las Titan Desert, más la primera edición de la Titan Tropic (2016) y la Titan Series Arabia. Todas menos la segunda Titan en Cuba, y la casualidad es que tampoco la hicimos los dos, así que estamos igualados.

La pregunta es obligatoria, ¿de dónde saca la motivación un ciclista para acudir a todas las Titan Desert?

Se tienen que dar una serie de circunstancias. La primera vez venimos porque nos lo recomendó Juan Porcar, con la idea de hacer una carrera de MTB emulando el Dakar. Éramos los dos únicos granadinos y me enamoré de la prueba. Al año siguiente, convencí a cinco hermanos y dos cuñados y la hicimos en equipo, todos juntos. A partir de ahí me atrajo mucho la aventura y Marruecos, coincidíamos con los amigos y decidimos ir siempre Paco Barranco, mi hermano Alfredo y yo. Año tras año se convirtió en una cita obligada, una especie de rito anual, no me imaginaba que llegase mayo y no estar en la Titan Desert. 

¿Compites en otras pruebas en las que mantengas otra regularidad como ésta?

De bici no. Vivo en Madrid y hago alguna cicloturista o pruebas de Mountain Bike de un día. Hago mucho gravel y bikepacking. He hecho la Ruta Austral en Chile, el doble cruce de los Andes entre Argentina y Chile llevando el equipaje. Una aventura por etapas distinta, sin la presión de una competición.

En etapas de Maratón que implican navegación tienes amplia experiencia por lo tanto.

Sí, pero en las pruebas de bikepacking tengo el track y es más difícil perderse, salvo en la quinta etapa que es la única que no está señalizada.

¿Cómo has conseguido mantener la regularidad para estar todos estos años físicamente disponible para completar la Titan Desert?

Hay algo de suerte. Este año es el que más riesgo he tenido de no venir, porque tuve un accidente fuerte con la bici hace poco más de dos meses y me rompí dos costillas, el metacarpiano y dos tendones del hombro. Pero yo tenía que hacerla como fuese. Me infiltraron y trabajé físicamente. Por lo demás, yo me organizaba mi trabajo sabiendo que la Titan Desert era intocable. Además me ha servido para mantenerme siempre en forma, nunca podía dejar de montar en bici pensando que tenía que venir en forma, porque si no vienes en la forma adecuada esto es un suplicio.

Primero Titan Legend, después Platinum, y ahora a las puertas del Legen Diamond. ¿Qué sentimientos te transmiten la sola idea de llegar a esa cifra?

La verdad es que los niveles de Titan Legend es un tema curioso porque te motiva. Estás en un grupito selecto, nos volvemos a ver cada año y es un aliciente saber que estoy arriba en la clasificación y puedo llegar a ser el primer Titan Legend Diamond. También es una liberación de presión porque cuando lo consiga volveré, pero a la que me apetezca, sin la presión de saber que tengo que llegar. Me hace ilusión.

¿Cuáles son los beneficios de llegar a este nivel?

Lo he leído pero no lo recuerdo bien. Tengo una inscripción gratuita, un vuelo en helicóptero y un libro personalizado.

Por lo tanto, en poco más de un mes, ¿vas a por ello en Skoda Titan Series Almería?

Si termino esta, que espero que sí, por supuesto que lo intentaré en Almería.

¿Qué te parece la idea de internacionaliza el concepto Titan Series y llevarlo a los cinco continentes?

Me encanta y, de hecho, es uno de mis alicientes. Me apetecería mucho hacer la Baja California, repetir Arabia Saudí… Recorrer el mundo con este mismo formato es muy atractivo.

Con toda la experiencia acumulada durante todos estos años, ¿cuál es el momento que recuerdas con especial cariño?

Te voy a contar una anécdota curiosa. Después de la primera Titan yo volví tan enamorado de la carrera, el desierto, la navegación, que convencí a cinco hermanos y dos cuñados para repetir. El último día del año siguiente, mi hermana Silvia, la pequeña, en la cena de despedida en el hotel Xaluca, nos dijo: «os tengo que decir una cosa, he corrido embarazada». Con lo cual, tenemos un sobrino que también ha corrido la Titan (ríe). Se lo voy a decir para que le cuenten los kilómetros.

Para terminar, ¿qué consejo de darías a un ciclista que aún no se ha atrevido a hacer la Titan Desert y necesita un empujón?

Yo le diría que lo intente, que se puede, no es una carrera para súper hombres. Hay muchos que somos normales. Sí es cierto que tienes que entrenar, no puedes venir aquí muy poco entrenado, y lo he visto, porque lo vas a pasar mal y vas a abandonar. Tienes que entrenar y prepararte con entrenamientos en varios días seguidos, no vale con salir solo los fines de semana. También es una prueba muy mental, hay que saber sufrir y saber regular. Hay gente que viene pensando que está en forma, sale a tope los dos primeros días y luego se viene abajo. Y Obviamente hay que tener la suerte de no ponerte malo, aunque es un tema que ha mejorado mucho. Al principio no había tanto control con el agua y había mucha gastroenteritis, ahora mismo eso ha bajado y si tienes un poco de cuidado no te pasa.

Te recomendamos

Mussara

Te recomendamos

Mussara

Deja un comentario