Se acabó la temporada para él, y no de la forma en que le habría gustado. Esteban Chaves tuvo que cerrar un año que no quedará en su memoria por nada bueno, salvo quizás por haber conseguido por fin debutar en el Tour de Francia y saber cómo funciona realmente la carrera más importante del calendario. Como él mismo dijo después antes de la Vuelta, ahora ha descubierto que tal vez debería “haber ido antes hace unos años”.

Una caída en el Giro Dell’Emilia, antesala de Il Lombardia y una de las clásicas más bonitas y espectaculares del calendario italiano, lo deja en el dique seco. La imagen es realmente impactante: en un descenso, se le va la rueda de delante y pega un fuerte golpe seco en el hombro contra el asfalto. Después da otro con la cabeza y se sale, junto con la bici, fuera de la carretera hacia la cuneta.

Escápula rota

Afortunadamente, poco fue para lo que pudo. Las pruebas confirmaban una fractura de la escápula derecha, pero eliminaban cualquier posibilidad de lesiones craneales. La rotura ni siquiera requiere de cirugía, y el propio Chaves siempre con su optimismo habitual también le quitaba hierro: “Es sólo un hueso y hay cosas mucho más importantes. Ya voy mirando hacia el 2018”.

chaves-esteban-esfuerzo

Chaves, en pleno esfuerzo

Eso sí, no esconde que no ha sido –evidente, por otra parte- la forma idónea para echar el cierre al año: No es así como quería terminar mi temporada 2017, sobre todo sin la oportunidad de regresar a Lombardía después de recuerdos tan especiales el año pasado, pero es lo que hay y ahora nos centramos en la recuperación y la próxima temporada”, expresa el ciclista en un comunicado del equipo Orica-Scott.

Una Vuelta muy larga

Todo parecía haber cambiado cuando, en la primera etapa de montaña de la Vuelta a España con final en Andorra y paso previo por la Rabassa y la Comella, precisamente él fue el único capaz de aguantar el ritmo de un ambicioso Chris Froome. Y siguió así los días siguientes, de forma que el colombiano surgió como la única oposición más o menos real al Sky, con Contador fuera de la general y Nibali perdiendo terreno, poco, pero perdiendo al fin y al cabo en cada llegada en alto.

Se le hizo larga. Eterna. Después del segundo día de descanso, Chaves ya no estaba al nivel de la semana inicial. Finalmente acabó saliendo del Top10 tras perder mucho, demasiado tiempo, en los Machucos y el Angliru. No cabe duda de que dio todo lo que tenía, probando incluso algún ataque de lejos cuando sabía que las fuerzas ya no eran las mismas que en los primeros días de carrera.

Ahora, el Giro Dell’Emilia cierra bruscamente una temporada que ‘Chavito’ esperaba terminar de modo más feliz tratando de revalidar su victoria en Il Lombardia del año pasado. No será posible por desgracia, pero ahora llega el momento para él de parar, recuperarse y hacer borrón y cuenta nueva de un año que ya queda atrás, y que tras un buen nivel en las pruebas de Oceanía se truncó por problemas de rodilla que lo tuvieron fuera de circulación hasta el Dauphiné. No ha sido el mejor año para el sudamericano.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This