CUÁNDO

Los estiramientos pueden hacerse antes del ejercicio o después. Para un deporte como el mountain bike, probablemente tenga más sentido hacerlos después, para relajar la musculatura y ayudar a devolver a nuestros músculos su tono o nivel de tensión original.

Pueden incluirse también en la fase de calentamiento, pero con la precaución siempre de que no sean demasiado intensos o con movimientos de rebote, lo que podría provocar un exceso de tensión muscular contraproducente para el óptimo rendimiento muscular.

CÓMO

Si los haces antes de salir a entrenar o de una competición, debes estirar con suma suavidad. Sin notar nunca dolor, sino una ligera tensión muscular. Lo más razonable, para la mayoría de los usuarios que montan en bicicleta, es no realizar estiramientos con rebote, sino con un movimiento, estático, constante y controlado.

Si estiras después de pedalear, intenta hacerlo unos minutos después, no justo al acabar. Especialmente si el entrenamiento o la competición ha sido muy exigente y la musculatura está muy fatigada. Después de la ducha es un buen momento. Los estiramientos en ese caso también deben ser suaves, sin rebotes y mantenidos. A poder ser, en un ambiente templado y tranquilo, para potenciar el efecto de relajación muscular.

POR QUÉ

La mayoría de estos consejos van orientados a atenuar el efecto del reflejo miotático. Un reflejo que si bien es necesario, puede manifestar una respuesta excesiva si no controlamos la intensidad de nuestros estiramientos. Actúa con cautela y obtendremos una respuesta moderada.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This