Es sobre todo la atracción magnética de poder montar en singletracks ganados con el sudor de nuestras frentes lo que nos trae aquí. Es verdad que también existe el factor de ser los primeros en montar en bici en la zona, aunque la zona atrae a unos 100 turistas de trekking al año gracias a que permanece fuera de la zona de influencia talibán.

Pero a pesar de venir a montar en bici, la belleza de los paisajes que nos rodean no pasa desapercibida y le dedicamos tiempo para apreciarla. Cargando nuestras bicicletas a la espalda en multitud de pasos de 500 metros de desnivel, las duras montañas nos ofrecen momentos de distracción de la tarea de ir moldeando pequeños escalones a base de patadas en el terreno arenoso y polvoriento. Se establece una rutina de escalar, descender y repetir desde el primer día. Al final de las 11 horas de nuestro primer día, hemos escalado dos pasos de montaña y cruzado dos ríos helados antes de rendirnos en nuestro campamento.

Descendemos por senderos inclinados, estrechos y colgados por encima de rugientes ríos de color marrón alimentados por el deshielo. El terreno no es fácil, pero tener a Matt Hunter es como una lección de conducción en directo. Evidentemente me deja atrás rápidamente en los descensos, y es que aquí cada uno lleva su ritmo.
Afganistan
Donde se igualan los ritmos es a la hora de atravesar gélidas corrientes. Cada vez que hay que cruzar un río nos reagrupamos y definimos de forma colectiva un plan de ataque. Cada río es una corriente poderosa de agua de deshielo, fría y oscura. Cargar con las bici sobre nuestras espaldas mientras nuestros pies descalzos e insensibles intentan afianzarse sobre las piedras que la corriente pule y desplaza agresivamente no es fácil. Y una vez conseguido nuestro objetivo, aún hay que conseguir hacer atravesar a los burros con la carga del campamento.
Y es que, sinceramente, no iríamos muy lejos ni duraríamos demasiado sin la ayuda y soporte de los locales y de las mulas para cargar con nuestro equipo de camping.

Permanecemos la mayoría de nuestro viaje por encima de 4.000 metros de altura

En esta olvidada tierra, somos una valiosa fuente de ingresos para los seis locales que nos acompañan, incluyendo nuestro cocinero Amin Bek, su ayudante Amin Ali y Yaar Mahammad, nuestro intérprete. El inglés de Yaar es muy básico, pero sin él estaríamos perdidos, en este rincón de la tierra donde encontrar alguien que hable inglés es prácticamente imposible.

Los ánimos están altos y la camaradería nos ayuda, pero los retos mentales y físicos cada vez son mayores

Cada vez que llegamos a nuestro campamento, la localización de éste viene señalada por la existencia de agua y por el estado de los animales de carga. Las distancias no son largas pero los desniveles sí lo son, y permanecemos la mayoría de nuestro viaje por encima de los 4.000 metros. El tiempo es la única forma de aclimatar.

Durante los primeros tres días, avanzamos por las laderas colindantes del río Wakhan, cruzando sus afluentes y aprovechando cada vez que alcanzamos una zona de buen sendero. Llegamos a las ondulantes colinas del Pequeño Pamir y seguimos un solitario sendero de caballo que navega entre valles colindantes arriba y abajo. Los ánimos están altos y la camaradería nos ayuda, pero los retos mentales y físicos son cada vez mayores. Cada uno de nosotros sufrirá al menos un bajón durante el viaje, en los que la moral y la energía desaparecen.
Afganistan
A mí me toca durante el día 8, en una etapa de 40 km que empieza pronto por la mañana con un bello descenso en singletrack pero que navega entre gélidos valles con un viento de cara venido directamente de una tormenta de nieve. Cuando paramos para reagruparnos, me cuestiono la validez de nuestro viaje y nuestra cordura. El grupo está en silencio. Noto que el resto de los componentes tienen las mismas dudas que yo, pero nadie quiere decir nada para no aguar la fiesta.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest