Creo que es de un puma, dice Christian Levy sobre los excrementos que encontramos al lado de nuestra tienda de campaña.

“Hay muchos en este bosque”, agrega, sobre los pumas y no sobre sus excrementos, porque sin estos no nos daríamos cuenta de que hay pumas.

Me encanta ver animales salvajes, pero esto hace que salir de mi tienda a orinar durante la noche sea un poco menos apetecible. Ser mutilado por un gato de 100 kg de inmediato sube a la cima de mi lista de preocupaciones, justo por encima de ser quemado vivo en un torrente de magma ardiente. Después de todo, la última vez que vivimos la erupción de un volcán por el que circunnavegábamos fue hace menos de dos años.

Comienzo a preguntarme en qué clase de infierno nos hemos metido. Nuestro viaje discurre a través de un sendero de 100 km de longitud, que nadie ha recorrido antes, al menos no de punta a punta. Comenzando entre los flujos de lava del volcán Lanín en la frontera entre Chile y Argentina, termina a tres días de viaje al lado del volcán Villarrica, cerca de Pucón.

Se bordea el volcán Quetrupillan, salta a través de coloridos campos de lava y serpentea a través del denso bambú y la magnífica selva de araucarias. Una travesía de 100 km no es extrema, pero el hecho de que sea desconocida entre los ciclistas de montaña aumenta su atractivo. Muchos preferirían montar algo establecido, pero para no arriesgarme a quemarme en un ardiente infierno de lava, me acompañan Matt Hunter, Rene Wildhaber, el campeón XC chile Ernesto Aranguiz, el cámara Matty Miles y H + I Aventura Euan Wilson.

Delante de nosotros hay un sendero tan salvaje y remoto que, una vez allí, no hay otra salida que terminar con éter o retirarse. No hay cobertura de móvil por ninguna parte, así que tenemos una radio VHF en caso de que los pumas nos acechen o la lava caiga de las montañas hacia nosotros. Llegar a los campamentos nocturnos que Christian habrá establecido exigirá largos días en la bicicleta, y el primero se hará sentir más cuando llegue la lluvia.

La lluvia nos golpea en forma de cortinas a través de la vasta extensión de arena volcánica negra que se extiende a lo lejos. A nuestra izquierda se encuentra a 3747m de altura el Lanin, su pico glacial ahora perdido en la niebla, mientras que en algún lugar en el oscuro vacío se encuentra el punto más alto de la etapa actual de 30 kilómetros. Ya sudorosos y húmedos por haber superado los primeros 500 metros de desnivel, nos ponemos las chaquetas y pedaleamos por este frío y húmedo desierto.

El musgo, de color verde lima, se aferra a la roca dentada y negra; la primera puñalada de vida en colonizar este paisaje descarnado. Montamos en bici todo lo que podemos y desmontamos de ellas para cruzar una docena de jardines rocosos demasiado abultados para dar pedales.

Los shorts mojados y fríos se adhieren a nuestras piernas mientras conducimos nuestras bicis, y nuestros dientes crujen debido a la tiritona. A medida que nos lanzamos en un largo y fluido descenso a través de un bosque envuelto en líquenes, nos damos cuenta de que nos espera un paraje boscoso frío y mojado. Es una perspectiva poco atractiva.

Empujamos el pensamiento de nuestras mentes para serpentear entre árboles cubiertos de musgo y deslizarnos por esquinas arcillosas, chapoteando descuidadamente a través de ríos con las zapatillas completamente húmedas. Y cuando llegamos al campamento, desaliñados pero felices, nos espera una sopa caliente. José, el cocinero del campamento, es un tipo que hace amigos rápidamente.

Sorpresas e incógnitas

Los golpes hipnóticos de lluvia caen sobre nuestras tiendas mientras van disminuyendo progresivamente conforme nos acercamos a la medianoche. A la luz del día, las brumas se disuelven para dejarnos ver el Lanin, que se eleva sobre nosotros, con los flancos blanqueados con nieve fresca. Observamos su forma cónica perfecta, como el dibujo de un volcán de un niño, mientras abrazamos nuestras tazas de café y esperamos los primeros rayos del sol para despertar el necesario entusiasmo por el paseo de cincuenta kilómetros que tenemos por delante.

Gruesos abedules del sur que bordean el angosto camino se agarran a nuestras ruedas para robarnos cualquier posible placer de montar en bici. Seguimos murmurando improperios mientras enormes cóndores se elevan por encima de nosotros mientras los tábanos se pegan a nuestros talones.

Emergiendo del bosque hacia la lava roja, miramos a través de una vasta meseta de hierba antes de comenzar una travesía en una pista negra de ceniza alrededor del volcán Quetrupillan. Las subidas son obstinadamente empinadas y sus descensos duramente ganados se vuelven descuidadamente rápidos. Solo vemos a otra persona durante nuestros tres días completos: un excursionista solitario que parece estar sorprendido de vernos.

Persiguiendo el sol por el cielo, dirigimos nuestras ruedas a través de este paisaje marciano, excavando en nuestras reservas de energía a medida que cada nueva escalada se vislumbra. Finalmente caemos en el último descenso en espiral del día que nos acerca a diez metros del campamento y solo diez minutos antes del anochecer. Christian nos entrega cervezas, confesando que estaba un poco preocupado.

Hunter ya lo cataloga como uno de los mejores senderos que ha montado, pero no me deja olvidar ese momento. “Creo que era más o menos a la mitad”, dice Matt. Recuerdo que habíamos completado la tercera parte de la escalada del día cuando alcanzamos la primera cima después de salvar 400 m de desnivel. Mi estimación había sido drásticamente errónea y los cincuenta kilómetros de camino del día nos hizo acumular hasta casi 2.400 m de subida y ocuparon once de las trece horas de luz diurna.

Nuestra travesía de tres días por estos volcanes está llena de cálculos: ese es el costo de ser pioneros. Uno puede hacerse con todos los datos de Wikiloc que encuentre, pero en rutas pioneras y desconocidas siempre habrá muchas incógnitas.

Mañana tenemos otros 35 kilómetros y, para ser honesto, no tengo idea de la cantidad de ascenso y descenso que tenemos por delante. Bebo mi cerveza en silencio. En este momento, el precio de nuestros esfuerzos está haciendo mella. Los pies tienen ampollas, la piel está quemada por el sol, nuestra ropa apesta, las llantas agujereadas, pero ninguno de nosotros cambiaría esta experiencia por nada del mundo.

Nos ponemos de pie y partimos para un día más de viaje. “Te veré al otro lado del volcán”, dice Christian. No es una frase que escuchas muy a menudo en la vida. Dos horas después, estamos perdidos. La erupción de 2015 enterró la sección de camino que estamos tratando de seguir y ahora en el lado del volcán Villarrica, que es activo, está claro que hemos perdido nuestro rastro.

Caminamos de aquí para allá, mientras cruje la grava volcánica bajo nuestros pies. Es como estar sentado al lado de alguien que come copos de maíz ruidosamente. Finalmente, vemos el sendero que serpentea entre dos flujos de lava irregulares a lo lejos, y partimos en un curso de freeride para volver a unirnos. Veo a Matt y René caer por la ladera suelta con facilidad, pero nos encontramos en unos segundos. “¡Libera el freno delantero!”. Me maldigo a mí mismo. Esta ladera remota no es un lugar para tener que probar la radio VHF.

Briznas de humo se elevan desde el cráter distante del volcán, mientras la roca negra que nos rodea irradia el calor del sol de verano de Chile. Es difícil de creer que solo dos días antes estuviéramos tomando el desayuno con los tazones cubiertos de escarcha.

Aprovechamos la oportunidad para llenar nuestros bidones de la primera agua clara que encontramos, siguiendo su curso con la vista hacia arriba y hacia su fuente glacial. Estamos seguros de que pocos animales pueden llamar a este paisaje hostil hogar.

Discurrimos entre columnas de roca de obsidiana vítrea, mientras nuestro rastro nos guía por los anchos hombros del volcán. Incontables precipicios cortan profundos barrancos por el lado del volcán, pero la posibilidad de pasar por allí solo para tener que caminar por el otro lado se desvanece a medida que el agotamiento se instala. El final de nuestro camino es ahora cercano, con él entrando y saliendo de nuestra visión a medida que atravesamos la ladera ondulada de la montaña: todavía tenemos algunos kilómetros de incógnitas por conquistar.

Terminaremos e intercambiaremos polvorientos chocolates en la oscuridad acompañados de sonrisas arenosas, pero por el momento, con el sol poniéndose detrás de las crestas doradas, intento simplemente impregnarme del momento. Ahora mismo no puedo apreciarlo debido a mi agotamiento, pero todo ello queda almacenado en cuanto tenga la suficiente energía para recordarlo.

Así que hago un postrero esfuerzo sobre mi bicicleta y pedaleo hacia delante a través de los últimos giros y vueltas de un camino muy salvaje. Estoy en el cielo y me alegro de que los pumas y la lava fundida no lo hayan convertido en un infierno. Cómo y cuándo, igual que con la mayoría de las rutas pioneras, nadie guía los trayectos en este sendero de 100 km (aún). Pero, afortunadamente, H + I Adventure guía otras épicas rutas de senderos, en la misma e impresionante zona del volcán, aunque sin tantas incomodidades. Usan el mismo equipo de apoyo de Christian para mantenerte en movimiento, y guiado por el campeón chileno Ernesto Aranguiz.

Visite www.mountainbikeworldwide.com para obtener detalles de sus viajes a Chile.

Galería

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotos y texto: Dan Milner

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.