Existen muchas maneras de disfrutar de la bici y, en nuestro caso, siempre son las opciones más endureras. Por eso, cuando nos propusieron www.mtbgalaxy.com y nos preguntaron qué tipo de disciplina practicábamos, nos prepararon un tour a medida.

En este artículo narramos la experiencia del tour de MTB para disfrutar del all mountain y enduro organizado por la agencia de Eslovenia MTB Galaxy.

El viaje fue programado a la perfección, al combinar remontes (con shuttle) para maximizar los kilómetros de descensos y poder conocer en cinco días los mejores valles del noroeste, norte y centro de este bonito país. Ya desde casa os podemos decir que es muy recomendable viajar a Eslovenia, un país del que seguro que pocas referencias tendréis la mayoría.

Día 1

Después de un merecido descanso por el largo día de viaje, los chicos de Eslovenia MTB Galaxy nos sorprenden en la ciudad de Kranjska Gora, en el noroeste del país, con un buen desayuno para coger fuerzas, ya que el día de hoy será duro.

Abordaremos tres zonas de descensos y empezaremos con el Flow Trail Robe Twist. Allí se encuentra este trail que simplemente es brutal. 700 metros de desnivel de puro flow. Es tan divertida que la hacemos ¡dos veces! Y porque tenemos que movernos para seguir la ruta del día…

La segunda zona es el Mount Peč (1.509 m), donde nos remontan a tan solo veinte minutos de la cima. El trail, conocido como Three points border, comienza en la parte alta de las pistas de esquí de Arnoldstein (Austria), donde las vistas de Austria, Italia y Eslovenia son geniales. Desde allí hay muchos tipos de bajada. Elegimos la que cuenta con mayor dificultad, que no nos deja ni un segundo de descanso, repleta de raíces y con curvas tremendamente cerradas, casi imposibles.

El descenso tiene tracks de diferentes dificultades, así que se puede abordar desde todos los niveles. Vrsic Pass, de 1.611 m de altura, será donde hagamos la tercera bajada del día, de 800 metros de desnivel. Es una bajada sencilla, que nos permite terminar el día bien, sin necesidad de apurar nuestras fuerzas después de las bajadas anteriores. Es muy recomendable por las vistas.

El día lo terminamos con 55 km, 300 m de desnivel positivo y 2.900 metros de desnivel negativo.

Día 2

Hoy abordamos dos zonas diferentes. Empezamos con el Monte Matajur (1.545 m). El shuttle nos sube hasta lo máximo que se puede, ascendiendo por el pueblo de Livek. A partir de ahí, continuamos el ascenso por un bosque de hayas precioso, con gran contraste por las rocas blancas, hayas verdes y el manto de hojas caídas. Después, la parte alta hasta el pico requiere cargar la bici al hombro.

Todo el descenso va por el camino hacia San Pietro al Natisone, pasando por Italia, ya que estamos en zona fronteriza. El descenso es de 1.400 metros verticales y 12 kilómetros de singletrack infinito. La parte alta es un descenso técnico típico de alta montaña, con piedras y caminos por prado.

A partir de la entrada al bosque, el trail es de puro enduro, donde es realmente importante visualizar qué viene para no perder inercias. Además tenemos que estar atentos, ya que está húmedo debido a las lluvias de la pasada tarde.

En resumen, un descenso completísimo. Al llegar abajo, a San Pietro al Natisone, es obligatorio reponer fuerzas con un helado artesanal y un latte macchiato mientras esperamos de nuevo al remonte que nos sube a Kolovrat.

También es zona fronteriza con Italia y donde comienza el track llamado Sendero de la paz. Durante la primera mitad del track se rueda cerca de trincheras de la Primera Guerra Mundial. Es un sendero bastante “endurero” al principio (con sube baja, lleno de piedras que pertenecían a las trincheras), con mucha piedra pequeña suelta en la zona media y con un espectacular tramo final dentro del bosque, donde el flow entra en acción, y terminamos con una sonrisa grabada en la boca.

Gran día. Pernoctamos en Kobarid tras haber realizado 55 km, con 500 m de desnivel positivo acumulado y 2.700 m de desnivel negativo acumulado.

Día 3

Después de un copioso desayuno, el shuttle nos lleva por una carretera asfaltada a los pintorescos pueblos de Otlica, disfrutando de excelentes vistas sobre el valle de Vipava. Una vez en la cima, contemplamos la vista que es realmente impresionante.

El descenso de regreso a Ajdovscina, desde donde hemos empezado, tiene muchísimo flow y simplemente ¡te alegras de que el track nunca termine! Repetimos el ascenso tantas veces como la lluvia nos deja y vamos descubriendo nuevos tracks, aunque en mojado y repleto de raíces, por lo que tienes que dar lo mejor de ti para mantenerte encima de la bici.

Después de un obligado descanso, llegamos a un área donde los bikers locales suelen entrenar técnica de enduro y no podemos evitar probar los peraltes, mesetas y pequeños drops para cerrar otro día increíble de puro MTB en Eslovenia.

Hoy, disfrutamos de una bien merecida cena con las mejores especialidades locales y vino. Después de todo, estamos en la principal zona vinícola del país. El resumen del día de hoy es de 40 km, 100 m de desnivel positivo acumulado y 2.000 m de desnivel negativo acumulado.

Día 4

Por la mañana nos desplazamos a la zona norte de Eslovenia, donde pasamos el día en el complejo de Krvavec. Allí podemos disfrutar de innumerables bajadas en el Bike Park de Krvavec y sus alrededores, con remontes en telecabina.

Las bajadas llegan a tener alrededor de 600 metros de desnivel vertical acumulado. Durante las bajadas se disfruta de increíbles tracks y vistas de Sorsko Polje: campos de cultivo, pueblos y muchas montañas. Muchas.

Los senderos son espectaculares. Esto es un trail bike park (no un bike park), así que es perfecto para las bicis de enduro. Las diferentes bajadas van desde el puro flow hasta lo más técnico entre raíces y piedras. El día es sencillamente brutal, acaba con un total de 40 km, 100 m de desnivel positivo acumulado y 3.000 m de negativo.

Día 5

Último día, por desgracia… Después del desayuno, descendemos de Krvavec (cogiendo alguno de los trails de Bike Park Krvavec) y tomamos el transporte a Ljubljana. Es la capital de Eslovenia y está rodeada por un anillo de colinas que están repletas de singletracks muy rápidos.

Los senderos, que comienzan a poca distancia del centro de la ciudad, se pueden combinar para llevar a cabo kilómetros y kilómetros de ruta siempre con fantásticas vistas de la ciudad y de los Alpes. La exuberante vegetación de los alrededores te hace creer que estás en una auténtica selva.

Los trails construidos por Golovec trails (#BestTrailsInTown) son una auténtica locura de flow y saltos. Pura diversión. Como traca final, nos desplazamos al sur de Ljubljana para conocer una última área impresionante: Slivnica Lake es un valle rodeado por montañas que cuentan con muchas cuevas que almacenan agua, de modo que unas 3 o 4 veces al año todo el valle pasa de ser un prado de pastos a un enorme lago. Terminamos el día con 38 km, 400 m de desnivel positivo acumulado y 1.200 m acumulados en negativo.

Volvemos a Ljubljana, donde disfrutamos de una tarde cultural y gastronómica. Es obligatorio un paseo nocturno por el casco antiguo (recorriendo el río), lleno de bares y restaurantes, muy cool para despedir este impresionante viaje.

Siendo esta nuestra experiencia, también os diremos que existen cantidad de opciones de tours para realizar con tu bici en Eslovenia; desde el MTB más clásico por pistas forestarles hasta el más gravity y exigente para ciclistas de all mountain y enduro, como fue nuestro caso. Y seguro que será una experiencia inolvidable.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.