Como introducción a nuestra experiencia y para quien no lo sepa, la Leadville 100 MTB es una de las pruebas más legendarias de ultradistancia de nuestro deporte.

Por su antigüedad, en 2019 se ha celebrado su 25 aniversario, y por el lugar en el que discurre, en plenas montañas rocosas de Colorado, en Estados Unidos.

Por otro lado y con motivo del lanzamiento de su nueva Epic HT, Specialized consideró interesante brindar, solo a unos pocos medios internacionales, la oportunidad de participar en esta mítica prueba sobre sus recién presentadas hardtails.

La propuesta no podía ser más atractiva. Probar una montura tan radical como la Epic HT, con un cuadro de tan solo 790 g, en una competición muy pistera, de 167 km y 3.500 m de desnivel. Evidentemente no nos pudimos negar y tomamos un avión con destino Denver, Colorado.

Nuestra experiencia en Estados Unidos comenzó con un par de días en Boulder, la localidad considerada el Silicon Valley del ciclismo actual.

Además de ser uno de los lugares predilectos para muchos ateltas profesionales para entrenar en altitud, allí se encuentran varias compañías tecnológicas de ciclismo. Es el caso de Stages Cycling o Peaksware/Trainingpeaks, entre otras. Pero también de Rëtul, el reconocido sistema de posicionamiento y biomecánica que hace unos años fue adquirido precisamente, por Specialized.

De hecho, nuestra primera parada fue en el Specialized Boulder Experience Center. un lugar en el que, además de poder ver toda las gama de la S rasgada, se organizan clínics, salidas en bici, hay cafetería y, cómo no, puedes hacerte un fitting con los mejores especialistas y la más avanzada tecnología de Rëtul y Body Geometry de Specialized.

Allí nos recibió nada menos que Todd Carver, cofundador de Rëtul y uno de los fitters más reconocidos de Estados Unidos.

Nuestras Epic, a punto

En el Specialized Boulder Experience Center es donde estaban preparadas nuestras bicis. Las Epic HT con las que íbamos a poder participar, dos días después en la 25 edición de la Leadville 100 MTB.

Las bicis eran estrictamente de serie, aunque tratándose de la versión S-Works, la verdad, no se les podía pedir absolutamente nada más.

Las bicis venían equipadas con el grupo SRAM AXS con plato de 32 dientes, neumáticos Renegade Ground Control, bastante más fiables y adecuados para el montaje de serie que la opción ultraligera S-Works, horquilla RockShox SID Ultimate con tecnología Brain e, incluso con potenciómetro SRAM Quarq.

Bicis de calle, pero configuradas para correr una Copa del Mundo o, en su defecto, la Leadville 100. Estaba claro que en nuestra aventura, la bici no iba a ser a priori una limitación.

Precisión Rëtul/Body Geometry

Una vez con las bicis en nuestro poder, la visita acabó con un estudio biomecánico completo utilizando la tecnología Rëtul y el concepto Body Geometry exclusivo de Specialized.

No tanto para corregir posibles posiciones claramente erróneas que tuviéramos ne nuestras medidas habituales a la hora de montar en bici.

Es evidente que dos días antes de una prueba de más de 160 km de MTB no es el mejor momento para hacer cambios radicales en posición; el objetivo era chequearla sobre las nuevas bicis, comprobar que en términos generales todo fuera correcto y hacer pequeños ajustes si se consideraba necesario.

Además de crearnos un perfil en el sistema con nuestras medidas, algo que nos sirve para revisiones futuras y un mejor seguimiento en nuestro prosicionamiento sobre la bici, con el paso de los años. Todo estaba a punto, las bicis y nuestra posición y confort sobre ellas.

Toma de contacto

Tras haber configurado nuestras Epic HT a nuestras necesidades y preferencias; medidas, presiones y demás, nos dirigimos a la zona de Seven Hills, muy cerca de Boulder, para realizar el primer rodaje de familiarización con las bicis.

El lugar era espectacular, con senderos naturales extremadamente cuidados, algo habitual en Estados Unidos y donde pudimos comprobar ya el carácter racing de la nueva Epic HT.

Una esencia muy deportiva, como no puede ser de otra manera, aunque con esa cierta sensación de «smoothness» que dicen los anglosajones de suavidad que confiere el nuevo cuadro de la HT. Un mejor filtrado de las vibraciones producto de un diseño estructural optimizado, además del uso de llantas más anchas y neumáticos de 2,35″.

En los revirados de singletracks de los alrededores de Boulder pudimos además, experimentar las mejoras geométricas de esta nueva rígida, que enlaza mejor las curvas y aporta algo más de confianza en los descensos más verticales, gracias a un sensiblemente mayor lanzamiento de la dirección.

El hándicap de la altitud

En los apenas 20 km que rodamos alrededor de Boulder ya experimentamos los rigores de la altitud. En los algo más de 2.000 m sobre el nivel del mar que se encontraban estas colinas ya notamos una cierta sensación de asfixia en las zonas más exigente del recorrido.

No nos queríamos imaginar que pasaría en la Leadville 100 MTB, prueba que partía desde los 3.100 m de altitud (Leadville es la segunda población a más altitud de todo Estados Unidos) y con una cuota máxima en la prueba de 3.800 metros en las famosas minas de Columbine.

Tras tres jornadas en Colorado con nuestras flamantes Specialized Epic HT, el día D la hora H fueron el 10 de agosto a las 06.30h de la mañana. En ese preciso momento y con una temperatura solo ligeramente superior a los 0ºC, tomamos la salida. Fue junto a 1.600 bikers y en un recorrido de ida y vuelta entre algunos de los  parajes más impresionantes para la práctica del MTB.

Un cohete inteligente

Aunque ya rodamos un par de sesiones previas a la prueba, no fue hasta la Leadville 100 cuando pudimos valorar en toda su dimensión el rendimiento de una bici como la nueva HT.

Lo cierto es que si valoras solo su suavidad al pasar sobre zonas rizadas (que no pedregosas, pues estamos hablando al fin y al cabo de una hardtail), no impresiona. Hay otras bicis parecidas.

El mérito es obtener ese comportamiento, con la activación inteligente de la horquilla y su tecnología Brain, con esa rigidez y además es peso extremo. De hecho, nuestra unidad en talla L apenas superaba los 8.650 g. Disponer de una bici tan ligera y rápida de reacciones, con ese feeling tan especial que aporta su nueva geometría, simplemente, no tiene precio.

Especialmente en una prueba como esta, en la que llega a acumular tanta fatiga, pues llegamos a meta con casi nueve horas de pedaleo.

A pesar de la mayor absorción de este nuevo cuadro, comparado con el anterior y conscientes de la duración de la Leadville, salimos con una presión de neumáticos de 1,5 bares y apenas 90 psi en la horquilla RockShox SID, para unos 84 kg de peso.

La bici ganadora

Aún con todos los ajustes tendiendo a bajas presiones, es cierto que con fatiga extrema, en la parte final de la prueba, una doble nos habría facilitado un poco más las cosas.

Sin embargo, la ligereza y explosividad de esta bici nos ayudó, y de qué manera, a volar por las pistas de Colorado durante al menos los primeros 80 km del trazado. Así que como siempre, el dilema está servido y cada uno deberá discernir cuáles son sus necesidades y preferencias.

Es evidente que una hardtail es más exigente y, para sacarle partido, debes tener una buena preparación física (no solo desde el punto de vista cardiovascular). De hecho, el vencedor fe esta edición de la Leadville 100 MTB fue el norteamericano Howard Rotts, con una Epica HT idéntica a la nuestra, bueno, dos tallas más pequeña.

Lo que demuestra lo rápido que se puede ir con estas bicis si el terreno reúnes un mínimo de condiciones, como es el caso de las pistas rodadoras, aun con desnivel, de la Leadville 100.

Una experiencia inborrable

Haber participado en la Leadville 100 MTB nos ha permitido conocer de cerca una prueba que desde hace ya un tiempo es un hito.

Un evento que surgió de la necesidad de reactivar la economía de una zona de Colorado deprimida tras el cese de la actividad minera de estas montañas. En ella hemos descubierto paisajes indescriptibles, gente hospitalaria, una auténtico estilo de vida en torno al deprote y al MTB… y, cómo no, una bici que ha amplificado hasta límites insospechados nuestro espíritu racing en este paraje de ensueño.

Tanto la Leadville 100 como la Epic HT cumplen sobradamente con las expectativas de quienes ansían participar en la primera, poseer la segundo o, como es lógico, aspirar a ambas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This