Menudo susto se ha llevado Gary Ryan de 79 años mientras disfrutaba de una jornada en bici con sus amigos, por las carreteras de Adelaida (Australia).

Según ha informado 9News, mientras pedaleaba en subida su e-bike se ha incendiado de repente y hasta sus pantalones han prendido fuego.

Inmediatamente tuvo que tirar la bicicleta y apartarse. Poco después la batería de litio explotó y esto también provocó que los cartuchos de CO2 que llevaba para hinchar las ruedas petaran. Por lo visto se llegaron a formar unas llamas que según el propio Ryan alcanzaron los “tres metros”.

Debido al calor y la hierba seca, el fuego se extendió a los alrededores, alejándose hasta unos 30 metros. Afortunadamente, unos bomberos que andaban por la zona pudieron llegar a tiempo para controlar el incendio y evitar que fuera a más.

Cabe mencionar que Ryan estaba rodando con una Pinarello Dogma F8 que recientemente había sido modificada para equipar un motor eléctrico. Algún fallo en la instalación posiblemente provocó un cortocircuito que pudo ser fatídico.

Ryan fue trasladado al hospital por precaución debido a unas leves quemaduras, pero parece que su bici no tendrá la misma suerte y es que gran parte del cuadro de carbono se ha derretido por el fuego.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.