Factor Q, ¿qué es y por qué es importante para el ciclista?

Factor Q, ¿qué es y por qué es importante para el ciclista?

El factor Q es un concepto que ha cobrado mucha importancia tanto para el ciclista como para los fabricantes de bicicletas. Influye en el rendimiento y la comodidad por un lado. Y determina muchos diseños de bicicleta por otro.

PUBLICIDAD Content_1

A la hora de diseñar y fabricar una bicicleta, se tienen cada vez más en cuenta aspectos biomecánicos avanzados. Uno de los más importantes y que ha cobrado fuerza en los últimos años es el factor Q. Muchos fabricantes de bicicletas lo priorizan a la hora de diseñar sus nuevos modelos. Y en el plano de la biomecánica y el entrenamiento, es un concepto con el que trabajan los preparadores para conseguir el máximo rendimiento de sus corredores.

También puede ser importante para un ciclista ocasional o aficionado. Cada uno tenemos uno propio, que debe coincidir o adaptarse al de la bicicleta. De esta forma, se conseguirá una postura será mucho más cómoda y eficiente, permitiendo incluso ahorrar energía o evitar lesiones.

Factor Q en ciclismo: definición

factor q ciclismo
Factor Q de una bicicleta.

Se define como la distancia que existe entre las dos piernas al pedalear. Se expresa en milímetros y es muy importante a la hora de conseguir un pedaleo más eficiente, generando la mayor potencia posible con el gasto energético justo.

Esta sería la definición más genérica y extendida del concepto, llamado factor Q funcional. Pero hay diferentes tipos o medidas de este factor con el que trabajan fabricantes o expertos biomecánicos. Vemos cada uno de ellos en detalle.

PUBLICIDAD Content_2

Diferentes tipos

factor q ciclista funcional

  • Máximo: el factor Q máximo se corresponde con la distancia o ancho que existe entre el borde exterior de la biela izquierda y el de la derecha, a la altura en la que están los pedales. Es la medida que aparece en las fichas técnicas y características de cada bicicleta y el estándar de referencia en la industria de la bicicleta, para poder comparar entre un modelo u otro.
  • Mínimo: se trata de la distancia que hay entre la cara exterior de la biela y el centro del pedal. O, siendo más prácticos, la separación que hay entre la biela y el pie del ciclista.
  • Total: sumando el mínimo y máximo obtenemos el factor Q total. Se puede definir también como la distancia del centro del pedal izquierdo al derecho y el que hay que comparar con el funcional para dar con la medida adecuada

¿Cómo medir mi factor Q?

No hace falta que visites un estudio biomecánico para conocer este concepto. Aunque siempre viene bien hacerte un ‘chequeo’ de este tipo o consultar con expertos en estos temas, para que te lo puedan calibrar con precisión.

Pero en tu propia casa puedes medir y obtener un valor muy aproximado. En Younext Bike explican que se consigue midiendo la separación de las crestas ilíacas. Éstas se corresponden con los bordes convexos o salientes de la pelvis, que se pueden palpar fácilmente en la cadera.

PUBLICIDAD Content_3

Con esta medida, hay que comprobar si se coincide con la alineación de las rodillas o la distancia entre los centros de los pies. Y, por último, compara estas medidas con el factor Q que posee la bicicleta. Tanto el funcional (distancia entre los pies al pedalear) como el total de la bici (máximo más mínimo) deberían coincidir o aproximarse lo máximo posible, para lograr una adaptación total.

Beneficios de pedalear con el factor Q adecuado

Coincidir tu factor con el de la bici conlleva varias ventajas:

  • Mejora de la postura: caderas, rodillas y pies estarán más alineados, evitando descompensaciones musculares, molestias en las articulaciones (sobre todo la rodilla), y lesiones.
  • Pedaleo más eficiente: mejor alineación de las piernas implica una mejora en el pedaleo. Aprovecharás al máximo la potencia generada por músculos y articulaciones para mover las bielas de forma más eficiente, sin malgastar energía.
  • Ahorro de energía: estos cambios en la postura y pedaleo conllevan un menor gasto energético con el mismo esfuerzo, que desemboca en una mejora palpable del rendimiento.

¿Es posible modificarlo en la bici?

factor q pedales
Muchos modelos de pedales vienen con opciones de eje corto o largo para modificar el factor.

Sí, es posible y se puede hacer por varias vías:

  • Cambiar pedales con un eje más corto o largo (o el propio eje de pedal): es la manera menos compleja, efectiva y barata de variar el factor Q mínimo y, por consiguiente, el total. Se consigue cambiando los pedales por unos con un eje más corto, o más largo, dependiendo de lo que necesites, para adaptar la medida. O cambiar sólo el eje del pedal. Los principales fabricantes ofrecen opciones de pedal (Shimano, Time, Crank Brothers, etc.) de eje corto o largo, precisamente para adaptar el factor Q, así como ejes de repuesto por separado.
  • Sustituir las bielas por unas con diferente grosor: es una solución más costosa que cambiar de pedales, pero puede ser efectiva también. Deberás revisar el grosor del brazo de las nuevas bielas, comparar con las que ya tienes y calcular su estrechamiento o alargamiento.
  • Variar posición de la cala: es un ajuste con limitaciones, aunque gratuito, con el que podemos variar, como mucho, entre 3 y 6 mm el factor Q. Bastará con aflojar la cala de la zapatilla y mover su cuerpo externo a un lado u otro sobre el soporte o doble arandela que aloja los tornillos.

La evolución del factor Q: el caso del MTB

En las eléctricas el trabajo de diseño está muy centrado en reducirlo, para asemejar al pedaleo lo máximo posible al de una bici convencional.

En el MTB es donde más ha variado los estándares de esta medida en los últimos años, a pesar de ser una modalidad donde no es especialmente relevante, por el mayor movimiento o menor tiempo total pedaleando.

Si bien la implantación generalizada del monoplato hizo reducir, en un principio, el tamaño de los juegos de bielas y disminuir el factor, la penetración en los montajes del estándar Boost o el aumento de los pasos de rueda de las vainas para cubiertas más anchas, ha hecho que esta medida cuente con nuevas variantes.

Así, los Q más extendidos en MTB actuales van desde los 158 mm (eje trasero de 142) o 168 mm (eje trasero Boost 158) a los 173 mm del Super Boost Plus. Asimismo, cada modalidad tiene sus propias variaciones y medidas, siendo los más grandes los de las eléctricas. Un segmento donde la gran preocupación actual es integrar las baterías de alta capacidad sin que el factor se dispare. Algo que desnaturalizaría el pedaleo en comparación con una bici convencional.

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

Deja un comentario