FOCUSED (Concentrados)

En Focus ya hace tiempo que están centrando muy bien sus objetivos. Primero, en carretera, donde han conseguido una enorme notoriedad (este año equipan el Katusha de Purito Rodríguez), y ahora, en montaña. Si el pasado año fue la creación de la Raven, ahora es el turno de la nueva y espectacular FSL, que hará las delicias de los aficionados al rally y al maratón.

Aunque ya vimos unas primeras fotos y prototipos en la pasada edición de Eurobike, no ha sido hasta este mismo mes de abril cuando los ingenieros responsables de producto y marketing de la firma alemana nos han mostrado, dejado tocar, probar y hasta torturar la nueva FSL (First Super Light) 2011. Una máquina, destinada a los amantes del rally y el maratón, que encontrarán en ella una perfecta aliada para sus carreras o aventuras, gracias a sus altas prestaciones y bajo peso.

En realidad, la bicicleta llega con algo de retraso sobre el plan previsto, ya que no estamos hablando de un modelo 2012, sino de uno 2011 que en pocas semanas podrás encontrar en los principales concesionarios oficiales.La finalización del proyecto ha llevado más de 18 meses de intenso trabajo, pero al tratarse de un cuadro totalmente nuevo, los ingenieros no han querido dar el visto bueno definitivo hasta que la bicicleta ha pasado sobradamente todas las pruebas de esfuerzo a las que ha sido sometida en la factoría situada en Cloppenburg, Alemania. Para que os hagáis una idea, un prototipo FSL es sometido a unas 350 horas de test en pista y 800 horas sobre el banco de pruebas al máximo nivel de exigencia, pues se le aplican torsiones a las que difícilmente llegará en un uso normal.

Totalmente nueva

Aunque externamente se pueda parecer al ya conocido modelo First de 120 mm de recorrido, en realidad estamos hablando de una bicicleta totalmente nueva, ya que de su hermana tan sólo hereda el sistema de suspensión denominado Full Integrated Rear Suspension Technology. En realidad, la FSL toma más tecnología del cuadro rígido de la Raven que de los modelos de suspensión integral, ya que en este caso se ha buscado reducir el peso al máximo y utilizar las más avanzadas tecnologías.

Antes de plasmar los primeros diseños, los ingenieros tenían que tener muy claro el objetivo a conquistar, que no era otro que ofrecer al usuario una bicicleta que hasta ahora no figuraba en la gama Focus; es decir, una doble de 100 mm de recorrido capaz de enfrentarse con todas las garantías a una prueba de cross country o un exigente maratón (dependiendo del equipamiento), y que se ubicase por debajo de la First de 120 mm, la Thunder de 130 mm o la Project de 150 mm. Debería ser, además, una bicicleta muy ligera y muy rígida, equipada con las últimas tecnologías de la marca y con un triángulo principal limpio y clásico que dejase espacio para dos bidones de agua a partir de la talla M y permitiese cargarla al hombro.

Tras los pasos de la Raven

Cuando los técnicos eligieron el diseño definitivo empezaron a trabajar en el cuadro con toda la experiencia acumulada en la exitosa Raven, aunque con

ciertas variaciones, pues en este caso, aunque todo el cableado también va por el interior, no se utilizan los clásicos “canutos” internos de carbono, que a la vez hacían de refuerzo del cuadro en la Raven. En este caso se prescinde de ellos para ahorrar bastante más peso y al mismo tiempo darle una mayor absorción a un cuadro que por sus características estructurales lo necesita.

Aunque el sistema de suspensión ya estaba probado en las First, se ha partido de cero para recalcular la cinemática de todo el cuadro, que es de carbono de alto módulo, y añadirle todas las nuevas tecnologías. De este modo encontramos una pipa de dirección conificada (1”1/8 y 1,5”) de muy generosas dimensiones o una caja de pedalier con sistema Press Fit 30 que permite ahorrar peso, utilizar rodamientos más grandes a la par que un eje de 30 m (Shimano emplea uno de 24).

El resultado es una parte central de generosas dimensiones que es la encargada de ofrecer esa sensación de robustez que da en marcha. En los anclajes de desviador y freno trasero también encontramos lo ultimo de lo último. El primero va fijado directamente al basculante y el freno en la vaina, donde se aplica otro tipo de resina mucho más resistente al calor para que el calor acumulado en la frenada no lo pueda dañar. El anclaje, en realidad, es doble, ya que ofrece la posibilidad de utilizar medidas de 160 o 180 mm, según quiera el consumidor.

Por último, hay que resaltar que la bieleta del sistema FIRST también está realizada totalmente en carbono. Sin duda, otro toque de calidad.

En cuanto a montajes, la FSL 1.0 apuesta por un SRAM XX al completo, amortiguador FOX y horquilla Rock Shox Sid XX, mientras que la FSL 2.0 se decanta por un grupo Shimano XTR y horquilla y amortiguador DT Swiss. Sin duda, es algo sorprendente o chocante ver cómo hay marcas que ponen por delante un XX de un XTR, cuando en principio están igualados. Lo mismo ocurre con la FSL 3.0, que apuesta por un SRAM X.9, y la FSL 4.0, que lo hace por un Shimano XT al completo.

Tortura francesa

Aunque será con la llegada de la versión definitiva cuando os ofreceremos un ensayo a fondo, os vamos a dar una pequeña pincelada de lo que pudimos saborear con la FSL 1.0 en las duras, pedregosas y embarradas pista de Aix en Provence, un lugar muy recomendable para pasar unos días de vacaciones.

Lo primero que se nota al montar en ella es que, con mucho acierto, los técnicos germanos han apostado por una bici polivalente, alejada de radicalismos, algo que combinado con la linealidad del sistema FIRST nos hace sentir como si rodásemos en una all mountain más que en una bici de rally, ya que la suspensión trasera parece tener más recorrido que los 105 mm que anuncian los técnicos.

Eso ocurre bajando, pero subiendo su comportamiento es el de una auténtica bici de rally, especialmente por la ligereza y rigidez que transmite todo el conjunto y la sensación de aprovechamiento de nuestras fuerzas en el momento de dar la máxima fuerza.

Un punto que queremos destacar es la perfecta tracción que muestra esta bicicleta en todo momento, en parte gracias al comportamiento del sistema y en al buen hacer de FOX, y eso que los neumáticos Continental Mountain King de 2.4 no mostraron ni confianza ni agarre.

Galería

zp8497586rq