El FG de Mondraker consiste en aumentar la longitud del tubo superior los mismos centímetros en que reducimos el tamaño de la potencia para conservar así la misma posición de conducción pero beneficiarnos de numerosas ventajas.

Texto: Rubén Pérez – Fotos: Archivo Mondraker

A finales de 2012, Mondraker anunciaba que las versiones tope de gama de sus modelos Foxy, Dune, Factor y Summum incorporarían una nueva geometría inédita en bicicletas hasta la fecha. Su nombre era “Forward Geometry”. Por aquella época, en Solo Bici ya teníamos en primicia por nuestra redacción una Foxy XR con esa nueva geometría de estética rompedora. Una bici, que todavía recordamos, causó auténtico furor. En la concepción de este nuevo diseño, Mondraker se inspiró en las motos de MX u en las bicis de BMX en las que se utilizaba una solución técnica similar. Apostaron por adaptarla y trasladarla a las bicis de montaña más convencionales. Empezaron por las trail, all mountain, enduro y descenso, pero hoy en día ha trascendido, (aunque en menor medida) hasta los modelos de XC.

Cambios estructurales y beneficios
Alargar el tubo superior y acortar proporcionalmente la potencia implica inevitablemente cambios estructurales en toda la bici. El primero es el diseño de potencias muy cortas, comprendidas entre los 10 y 30 mm, que compensen la mayor longitud del tubo superior. Esto permite mucho menos movimiento del manillar para conseguir el mismo ángulo de giro en la rueda delantera, lo que mejora la precisión en la dirección y hace que la bicicleta sea muy reactiva, a pesar de tener una mayor distancia entre ejes. Pero también implica otros cambios: el Front Center (la longitud entre el centro del eje del pedalier y el centro del eje de la rueda delantera) crece de igual manera que se incrementa el Reach (la distancia entre el centro del eje del pedalier y el centro de la pipa de la dirección). Todo ello se traduce en marcha en un comportamiento más estable gracias a la mayor distancia de ejes. Al estar el eje delantero más avanzado que en cualquier otra geometría, disminuyen la probabilidades de salir por encima del manillar en tramos de fuerte pendiente. Pero en marcha, los beneficios no se quedan ahí. El mayor reparto de pesos entre la rueda delantera y trasera hace que la delantera no tienda a elevarse en las subidas más pronunciadas.

Todo un referente
En su momento, el Forward Geometry fue una apuesta valiente e innovadora. No estábamos entonces acostumbrados ni a potencias tan cortas ni a que un fabricante de aquí marcara las directrices de un nuevo canon geométrico. Estábamos acostumbrados a que nos las dictaminaran desde fuera. Ahora y con la perspectiva que nos da el paso del tiempo, nadie duda en afirmar que el Forward Geometry es toda un referencia sobre la que se fundamenta la geometría de buena parte de las bicis actuales. Recordemos que, ahora, la mayoría de los fabricantes, cinco años después de aquel 2012, apuestan por geometrías con un tubo superior largo, potencias cortas, manillares anchos y vainas ultra compactas. En Mondraker saben algo de todo ello.

Son estas apuestas tecnológicas valientes como las del Forward Geometry las que han dado un valor intangible que contribuye a asociar a Mondraker a ser una marca de innovadora y de prestigio más allá de nuestras fronteras.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.