Ante las dificultades que tiene el usuario a la hora de regular correctamente sus suspensiones, y por consiguiente, conseguir un funcionamiento adecuado, FOX se marcó un claro objetivo para 2013: simplificar y ayudar a todos sus clientes a encontrar los reglajes perfectos. Dicho y hecho. El Fox CTD ofrece tres posiciones muy claras y concretas, y la aplicación IRD se ha convertido en una herramienta de gran ayuda para la personalización de suspensiones. Ahora, todo es mucho más fácil.

Hemos pasado unos años en los que tanto horquillas como amortiguadores, sobre todo de gama alta, ofrecían unas posibilidades de regulación infinitas pero a la vez demasiado técnicas para el usuario medio habitual. Los conceptos comunes en todos los fabricantes que deberíamos tener claros son los de precarga (dureza), rebote y bloqueo. Pero en los casos de estos amortiguadores de gama más alta puede haber otros como: cámara de aire negativa, compresión en baja velocidad, compresión en alta velocidad o rebote en baja velocidad y alta velocidad (estos últimos sobre todo en amortiguadores de descenso y freeride).

Para dominar estas regulaciones hay que tener bien claros los conceptos y cómo afectan a la respuesta de la suspensión. Ya que una suspensión mal regulada hace que el comportamiento de la bici varíe de manera espectacular, haciendo de la mejor bici y sistema de suspensión una que no funcione en absoluto. Con tantas regulaciones, casi se tenía que ser ingeniero para conseguir una regulación idónea; y, seamos realistas, muchos somos los que cogemos la bici y queremos disfrutar del monte sin tener que estudiar ingeniería o probar y probar hasta encontrar el ajuste perfecto de las suspensiones.

El usuario no quiere renunciar a las mejores suspensiones disponibles en el mercado, pero al mismo tiempo ni entiende ni quiere entender de regulaciones, algo que no siempre es compatible a estos niveles de producto. No sólo eso, sino que una vez que se ha puesto en marcha quiere que todo sea simple e intuitivo, quiere diales claros y posiciones diferenciadas para disponer de la máxima efectividad en todo momento.

Precisamente para conseguir parte de estos objetivos, FOX ha decidido ofrecer tres posiciones diferenciadas –por ejemplo RockShox también lo ofrece en algunos de sus modelos– tanto en todas las horquillas como en todos los amortiguadores 2013. Y además, el nombre que dan a cada posición nos hace saber de forma muy simple y clara para qué es cada una: C de Climb, T de Trail y D de Descend. De ahí el nombre de CTD. En definitiva, nos dejan claro para qué es cada posición. Más fácil imposible.

Para acabar de rematar el tema, en la nueva tija telescópica hidráulica D.O.S.S. de la marca también encontramos tres posiciones, correspondientes a lo que sería el CTD de horquilla y amortiguador: la más alta para subir, una intermedia para terrenos de continuo sube-baja y la más baja para afrontar los descensos. Cabe decir que la tija posee mando remoto en el manillar, y que tanto en horquillas como amortiguadores, en función del modelo, podremos contar también con él.

Horquillas CTD

Está claro que la teoría es muy buena, pero en el caso de las decenas de horquillas Float que hemos podido probar durante esta temporada (sobre todo de la gama Performance, que es la que montan la mayoría de las bicis), el funcionamiento del Fox CTD nos deja un poco con un sabor agridulce. Nos explicamos. Para empezar, no esperes un bloqueo total en la posición Climb, porque para nada lo es. De hecho, ya hace unas temporadas que en FOX el teórico bloqueo no actúa como tal, dejando siempre un margen de movimiento en caso de recibir un impacto, cosa que es de agradecer.

En el caso de la posición Climb actúa de la misma manera, aunque con la presión adecuada en la cámara de precarga de aire en función de nuestro peso se hunde demasiado. El movimiento es excesivo. El funcionamiento en la posición Trail es casi idéntico al que ofrece la posición Climb, cuando deberían ser mucho más diferenciadas. El resultado es que una de las dos queda prácticamente anulada por su gran similitud. Sin duda, es la Climb la que debería quedar más dura, ya que peca de blanda.

En el caso de la posición Descend, la diferencia es muy notable respecto a las otras dos por su marcada suavidad inicial, que hace que se hunda mucho en sus primeros centímetros de recorrido, quedando poco controlable (aunque luego cueste sacarle todo el recorrido total a la horquilla por su marcada progresividad final). Será muy difícil tener un buen equilibrio entre las posiciones.

Está claro que la precarga de aire que introduzcamos en la válvula será la que al final determine la dureza que tengamos en las tres diferentes posiciones, pero tendremos que asumir que, o tendremos una horquilla que se nos moverá bastante en la posición Climb y Trail para aprovechar totalmente la Descend, o tendremos una horquilla en la que la posición Descend no será aprovechada del todo, debido a la diferencia tan notable entre Climb y Trail respecto a la Descend.

Con Kashima Coat

En el caso de la gama alta de horquillas, la Factory con Kashima Coat, dado que su sensibilidad es mayor que el resto por el tratamiento de las barras, todo esto todavía se ve más afectado. En las horquillas nos encontramos con un adhesivo en la pletina que marca Tune M o F, que hace referencia al tacto de la dureza del hidráulico, precarga de aire aparte. En el caso de la M (Medium), el funcionamiento es tal como hemos explicado anteriormente; mientras que en la F (Firm), la posición Climb ofrece más resistencia a moverse y la diferencia con la posición Trail es algo más notable.

En la gama Factory, tanto en horquillas como amortiguadores, tendremos un dial negro que nos ofrecerá tres diferentes tactos en la posición Trail, por lo que podremos ajustarla algo mejor para diferenciarla de la Climb, sin ser tres posiciones demasiado diferenciadas entre ellas cuando vamos en marcha.

Dicho todo esto, en FOX ya se han dado cuenta de esta poca diferencia entre posiciones Climb y Trail, y en breve se podrá realizar un pequeño reajuste en el interior de la horquilla que endurecerá la posición Climb de la horquilla. De esta manera, la diferencia entre posiciones se verá más marcada en el caso que lo deseemos.

También diremos que, según hemos podido experimentar, la versión Evolution, que es la más económica de las tres gamas que existen de horquillas FOX, tiene mejor escalonadas las tres posiciones del CTD. Curioso, pero así es.

Y en el caso de los modelos Talas, en los que internamente el hidráulico es diferente, también curiosamente da mejor resultado, ya que ofrece más resistencia, por lo que la posición Climb (y Trail) es más dura, mientras que la Descend queda suficientemente bien en cuanto a sensibilidad.

Amortiguadores CTD

En el caso de los amortiguadores, nos pasa exactamente lo mismo que con las horquillas, aunque aquí el diseño de la suspensión trasera nos afectará directamente al funcionamiento, y esto es muy importante, ya que en función de la progresividad o de la linealidad del sistema el tacto será muy diferente. Además de esto, los amortiguadores poseen un mayor número de settings de serie como la diferente dureza de BoostValve, rebote y compresión. Por esto, su comportamiento puede variar bastante en función del tarado inicial que posea.

Es importante decir que este setting del amortiguador que se monta en una bici ha sido pensado para el óptimo funcionamiento que se le ha querido conferir al modelo concreto –lo normal es que antes de poner a la venta la bici tanto la marca correspondiente de bicis como FOX prueben diferentes settings hasta encontrar el adecuado–.

De todas maneras, ya sea con un tacto u otro, las posiciones de Climb y Trail son muy parecidas también entre ellas, mientras que la Descend queda demasiado diferenciada. Como en la horquilla, tendremos que sacrificar en efectividad a la hora de subir o a la hora de bajar. Tendremos que ser muy finos para encontrar nuestro gusto, sabiendo las limitaciones que nos supone todo esto, y también, el funcionamiento del sistema de suspensión de la bici. En el caso de los de la gama Factory con Kashima Coat se notan menos las diferencias entre posiciones, mientras que en los Evolution se percibe mejor la diferencia.

Es importante decir que todos los amortiguadores montan un nuevo hardware en los puntos de anclaje con el cuadro de la bici que minimizará la fricción para conseguir un funcionamiento general más suave.

Tija D.O.S.S.

Otro de los componentes que forman parte del nuevo concepto de integración del CTD de FOX es la tija telescópica D.O.S.S. La idea es que sus tres posiciones sean las que corresponden a sus homónimas en amortiguador y en horquilla. La más alta sería la Climb, para subir; la intermedia la Trail, para zonas mixtas, y la más baja, la Descend, justamente para bajar.

Para regular estas posiciones tendremos un mando remoto en el manillar (por cierto, bastante voluminoso) con dos levas: una negra más corta y una plateada más larga. En caso de apretar la plateada pasaremos de un extremo al otro de las tres posiciones, mientras que si apretamos la negra se posicionará en el punto Trail intermedio. En caso de que la quieras adquirir suelta, tendrás opción de dos diámetros diferentes (30,9 y 31,6 mm) y dos alturas diferenciadas (100 ó 125 mm), con la posición intermedia en ambos casos 40 mm por debajo de la más extendida.

IRD

Intelligent Ride Dynamics es una aplicación para smartphones, Iphone y Ipad con la que podremos regular horquilla y amortiguador en función de nuestro peso. Tanto horquillas como amortiguadores de 2013 poseen una etiqueta con un identificador, y eso será la base para empezar a seguir los pasos que nos vaya requiriendo la aplicación. La importancia de esta etiqueta es básica, ya que está en la base de datos de FOX y se tiene en cuenta en qué modelo de bici están montadas las suspensiones –siempre que no adquieras horquilla o amortiguador aftermarket–. De esta manera, se tendrá en cuenta el sag que necesitaremos en función de si es de cross country, trail…

El resultado fue muy positivo, y la verdad es que a nosotros nos dio unas presiones muy acertadas, realmente, las que serían correctas. Ésta es la referencia, aunque lógicamente si te conoces y sabes qué estilo de conducción quieres, podrás acabar de personalizar más a tu gusto, como fue nuestro caso, que preferimos dejarlas un punto más blandas. Sin duda, es de una gran ayuda y sirve perfectamente para optimizar el funcionamiento de las suspensiones.

 

Si quieres ver más imágenes del sistema CTF de Fox, pincha en este enlace

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.