Testando la horquilla, cuyo comportamiento es excelente.

Testando la horquilla, cuyo comportamiento es excelente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A finales de la semana pasada, Solo Bici tuvo la oportunidad de probar junto al staff de FOX Racing Shox una horquilla muy especial. Se trata de una unidad integrada dentro de los diversos proyectos del programa RAD (Racing Application Development) bajo el que FOX está constantemente trabajando en crear las mejores soluciones posibles en cuanto a suspensiones para sus corredores de más alto nivel. Pudimos probar durante un día un prototipo, muy avanzado ya, de horquilla con barras de 34 mm y recorrido de 150 mm. La particularidad de esta unidad, que externamente es exactamente igual a una horquilla convencional, es que incorpora algunas modificaciones internas como el tipo de aceite y la configuración del cartucho hidráulico.

FOX nos permitió probar esta horquilla dentro de su trabajo de desarrollo que está llevando a cabo con este proyecto, para lo que tuvimos que dar nuestras opiniones como testers. Respondimos a un cuestionario explicando nuestras sensaciones en las bajadas que hicimos con ella y puntuando el comportamiento de la horquilla en diversos aspectos. Desde FOX nos aseguran que no es del todo seguro que esta tecnología del nuevo hidráulico que contenía esta horquilla llegue al cliente final, todo dependerá de las conclusiones que obtengan al final de todo este proceso.

Enduro y mucho más

El concepto de esta horquilla que de momento está bajo el programa RAD surge en torno a la amplia experiencia que FOX ha obtenido ya tras un año de competición de alto nivel en pruebas de enduro. De este tipo de pruebas ha surgido la inquietud de ofrecer las horquillas con el mejor rendimiento posible para los riders de enduro, en principio para los de alto nivel, pero quien sabe si también para los usuarios finales, como hemos comentado antes.

La horquilla en marcha nos ofreció un tacto simplemente brutal. Tiene la particularidad de mantener una excelente sensibilidad inicial sin reducir por ello su recorrido ni hacer bajar por ello la parte delantera de la bici por la inercia generada en frenadas o por el mismo relieve, como suele ocurrir en horquillas convencionales. Las cotas de fricción son ínfimas, la suavidad, en nuestra opinión, exquisita y el comportamiento muy lineal. Ojalá una horquilla así salga al mercado. De momento y si quieres saber más, en la edición 273 de Solo Bici ofreceremos un amplio artículo sobre nuestra experiencia con este prototipo FOX RAD.

Texto: Miguel Ángel Sáez

Fotos: Jesús Andrés Fernández

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.