Se esperaba mucho de esta etapa y lo cierto es que se han visto cosas. Era un día propicio para una gran fuga y tras más de media hora larga de pelea finalmente se formó la aventura definitiva con 28 corredores. Una jornada donde Chris Froome ha tenido que salvar una situación bastante comprometida, por sufrir un pinchazo cuando la carrera ya estaba lanzada y AG2R estaba endureciendo muchísimo la entrada al punto decisivo del día: el Col de Peyre Tallade (1ª), que se coronaba a 31 de meta. Sky ha solventado bien la papeleta parando escalonadamente a sus gregarios –Kwiatkowski le dio su rueda trasera- hasta que el anglokeniata ha entrado de nuevo en el grupo precisamente de la mano de Mikel Landa.

El otro ganador del día ha sido Bauke Mollema. Al final Trek-Segafredo va a conseguir ‘mojar’ en este Tour, pero no va a ser por Alberto Contador. El neerlandés ha conseguido una victoria agónica, como suele ser él, sufriendo hasta el punto de que llega a cansar incluso verlo por la tele. Ese pedaleo ligeramente desgarbado, con las piernas ligeramente abiertas, que parece que está a punto de parar definitivamente y decir “hasta aquí”. Pero luego sigue. En cualquier caso, resolver una fuga de tanta calidad con gente como Barguil, Gallopin, Ulissi, Roglic o Pinot siempre es meritorio. Y si encima acaba con victoria, mejor que mejor.

Arañazo de Dan Martin

Por lo demás, entre los favoritos ha habido un beneficiado y un perjudicado. La cara amable del día ha sido para Daniel Martin, que ha logrado arañar unos segundos al resto de favoritos y se coloca quinto en la general, justo por delante de Landa. El irlandés ha atacado bajando la cota final de cuarta categoría y se ha marchado hasta meta. Ya cerca de la llegada ha encontrado a un grupo que había cedido de la numerosa fuga y donde De Gendt le ha hecho de amigo: “Landa estaba con Chris, vi que si atacaba en el descenso y podía abrir un poco de hueco sería capaz de mantenerlo hasta meta. Para lo que queda de semana, me lo tomo día a día. Hay que ver si las piernas acompañan. Las diferencias se van a hacer esta semana”, ha explicado Martin.

bauke-mollema-clasica-san-sebastian-donostia-klasikoa-tony-gallopin-alejandro-valverde

Ahora se encuentra a 1’12” de Froome, y es que hay seis corredores en poco más de un minuto. Mañana llegará el segundo día de descanso, pero falta una semana final de aúpa con dos etapas en los Alpes y la contrarreloj final. El martes, día para fuga o sprint camino de Romans sur Isére. La general sigue en un pañuelo y cualquier fallo puede ser letal, porque empieza a no haber tiempo para reaccionar.

La sombra de Nairo Quintana

Una de las cosas más tristes en el ciclismo es ver a un gran escalador sin chispa, incapaz de seguir los movimientos del resto de hombres importantes de la general. Sucedió con Contador en el Mont du Chat y ha vuelto a suceder hoy con Nairo Quintana. El colombiano simplemente no está al nivel para pelear por el Tour, por mucho que a base de casta se metiera en la fuga de la cortísima etapa del viernes. Esta es la realidad y Movistar va a tener que acostumbrarse a ella. El que está corriendo el Tour no es Nairo. Si acaso, su sombra.

Hoy, Nairo ha perdido 3’56” con el resto de los favoritos y se sale incluso del Top10 general de la carrera. Tanto Meintjes como Contador –que hoy sí ha estado con los mejores- lo han adelantado y desde luego a 6’16” de Froome ya no es ni mucho menos una amenaza. Tampoco el madrileño, a quien no obstante se le empieza a ver mejor y eso da pie a pensar que en los Alpes dará guerra y amenizará las tardes de muchos millones de personas. El Tour entra, ya sí, en su última semana y ya empieza a no haber excusas. Si Bardet, Martin, Urán y Aru no pueden con Froome, éste los rematará el sábado en la crono de Marsella. El tiempo se agota.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This