Fundación Euskadi no estará en la Vuelta

La marea naranja tendrá que esperar. El ciclismo vasco y su afición no contarán con equipo en la próxima Vuelta a España. La organización entregó las invitaciones a dos de los tres conjuntos españoles de categoría ProTeam: Burgos-BH y Caja Rural-Seguros RGA. Se queda fuera la Fundación Euskadi, que no estará el 20 de octubre en la salida de Irún.

La escuadra que preside Mikel Landa dio el salto de tercera a segunda división y reforzó una plantilla de la tierra con varios ciclistas experimentados con el objetivo de competir en las mejores carreras del calendario nacional. La pandemia ha frenado sus deseos: sin Volta a Catalunya, Itzulia ni Klasikoa hasta 2021, el portazo de la Vuelta es un nuevo mazazo para el proyecto.

El ascenso de categoría y un nuevo acuerdo con Euskaltel, patrocinador principal que lució en sus años de gloria, no han sido suficientes para la Fundación Euskadi. Tampoco un inicio de temporada esperanzador y con buenos resultados en Mallorca, Comunitat Valenciana, Murcia, Almería y Andalucía.

El rompecabezas de las invitaciones

La organización de la Vuelta tenía que decidir entre dos de los tres españoles. El ascenso de Cofidis al World Tour y el derecho adquirido por el Total Direct Energie como mejor ProTeam 2019 limitaron las invitaciones. Corrió el rumor de una excepción ante la crisis del coronavirus: las grandes vueltas podrían acoger hasta 25 equipos de siete ciclistas, pero la UCI no cambió las reglas del juego.

Burgos-BH se ganó su sitio en la Vuelta por la victoria de Madrazo en Javalambre el año pasado y porque la provincia acogerá el inicio de la carrera en 2021. “Es una oportunidad única correr por tercer año consecutivo. Contaremos con nuestros mejores ciclistas, intentaremos dar espectáculo y mostrar la combatividad y la entrega que nos caracteriza”, declaró el mánager Julio Andrés Izquierdo.

Con una década de experiencia en segunda división y ocho ediciones consecutivas de la ronda española a sus espaldas, Caja Rural-Seguros RGA ya forma parte del paisaje en la Vuelta. “Es la mejor noticia que podíamos recibir. El objetivo es claro: conseguir una victoria de etapa. El nivel será altísimo, trabajaremos duro y sé que tenemos los mimbres para conseguirla”, avisó el mánager Juanma Hernández.

Como la Fundación Euskadi, se han quedado sin hueco el Arkéa-Samsic francés de Nairo Quintana, que ganó la Vuelta en 2016 y que había participado en seis de las últimas ocho ocasiones, y el Alpecin-Fenix belga de Mathieu van der Poel, que había mostrado interés por debutar en una grande.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.