Ghost forma parte del poderoso Acell Group, propietario además de marcas como Lapierre, Haibike o Diamond Back o Raleigh, por poner algunos ejemplos, lo que nos da una idea del potencial global de semejante monstruo y el de Ghost por añadidura. Lógicamente, cada una se gestiona independientemente, pero esto no quiere decir que en algunos casos se compartan tecnologías o desarrollos que requieren fuertes inversiones o se realicen compras conjuntas de determinados componentes para abaratar costes y ser mucho más competitivos.

Un claro ejemplo de esta táctica es el E:i Shock, amortiguador inteligente electrónico desarrollado junto a RockShox. De esta manera, Ghost, Lapierre y Haibike son las tres únicas marcas del mercado en las que podrás encontrar dicho amortiguador, cuyo desarrollo ha sido de cinco años antes de poder aparecer en la gama 2013.

La Cagua aúna dos de las grandes novedades de la temporada:
ruedas 650b con el E:i Shock

Por otro lado, Ghost fue una de las pocas marcas que presentó una bici de enduro con ruedas de 27,5” (650b) hace ya casi un año: la Cagua. Durante la temporada hemos visto la aparición de algunos modelos con características similares, pero ellos ya lo hicieron entonces. Si además de eso, le sumamos a la Cagua el E:i Shock, la prueba prometía ser la bomba, como así ha sido.

Dos novedades en una
Si la Cagua con ruedas de 26” ya era una bici que funcionaba perfectamente, la versión de 27,5” no podía ser menos, ya que el cuadro es una clara adaptación con ruedas de mayores dimensiones. Esto no quiere decir que sea el mismo cuadro adaptado, sino que se han cogido las mismas características del cuadro y la misma base de sistema de suspensión y se ha fabricado uno totalmente nuevo conservando algunas premisas. De esta manera, el cuadro es de aluminio Actinum de doble conificado e hidroformado y se ha mirado de acompañarlo de las mejores tecnologías posibles, como la sorprendente pipa de dirección 1.5” tanto en la parte superior como en la inferior –aunque la horquilla posee tubo tapered y se monta una dirección reductora en la parte superior–, pedalier Press Fit, rodamientos sellados en los puntos de giro, anclaje ISCG 05, desviador anclado directo al cuadro, eje trasero pasante de 142×12 mm, anclaje de freno trasero postmount directo…

Con el E:i Shock puedes olvidarte de ir cambiando posiciones de amortiguador y dedicarte sólo a pedalear

En cuanto al sistema de suspensión, se opta por un conocido multipivote con 4 puntos de giro, uno de los cuales está situado en las vainas junto al eje de la rueda trasera (tipo Horst Link). Y este sistema viene acompañado por el amortiguador RockShox Monarch E:i Shock, de control electrónico y “cerebro inteligente”. Con su sistema de sensores podremos optar por olvidarnos de él por completo y dejar que trabaje sólo, funcionando o bloqueándose cuando toca, o escogiendo la opción que queramos entre bloqueo, intermedio o abierto, hacerlo trabajar a nuestro antojo mediante un control situado en el manillar.

Cómo va
Igual que nos ha pasado con otras bicis que hemos probado del estilo de la Cagua con ruedas 650b, la sensación encima es

de que estás en una bici de 26”, aunque una vez en marcha sí que se siente la diferencia respecto a éstas, por el extra de confianza que dan sin perder maniobrabilidad. Es manejable pero estable y sólo el hecho de contar con un peso elevado hace que se pierda algo de agilidad, pero no por geometría, que es la correcta.

En cuanto a rigidez de cuadro, no hay problema, las dimensiones de los tubos hacen que no haya opción a torsiones no deseadas, y eso también pasa factura al peso final de la bici.

Y en cuanto a absorción, está claro que las posiciones y el funcionamiento del E:i Shock son definitivas para que sea perfecta en cada momento.

Las posibilidades de control del E:i Shock hacen que tengas todas las opciones de control, incluso olvidarte de él. Eso es lo mejor

Lógicamente, podrás seleccionar la posición que tú quieras en todo momento con la comodidad de hacerlo desde el manillar y con la gran ventaja de poder colocar la opción “auto” en cualquiera de sus cinco sensibilidades. Aquí es donde marca la diferencia. Olvida

rse de bloquear y desbloquear y que lo haga por ti hace que en todo momento estés por lo que has de estar; es decir, por pedalear sea por donde sea. Y funciona a la perfección en todo el tramo de sus 155 mm de recorrido trasero. Sólo depende de la sensibilidad que selecciones, en depende de qué tipo de tramos puedes sentir que el amortiguador se mueve en los settings más sensibles. En nuestro caso creemos que la mejor opción es la Auto 1, donde sí se siente un bloqueo real cuando no recibimos impactos, pero se abre perfectamente en el momento que llegan éstos. De todas maneras, eso ya es opcional de cada cual.

Además, si quieres optar por las posiciones no automáticas (bloqueo, intermedio o abierto), todo será mucho más fácil y tendrás efectividad total en cualquier momento.

Cabe destacar que la horquilla absorbe bien, con un tacto muy sensible de principio a fin. Para nuestra personalización, le pusimos algo más de presión de la que correspondía, ya que al contar con unos de los sensores del E:i Shock y realmente tener un hidráulico más sensible que el amortiguador en cualquiera de las tres posiciones del CTD (como pasa con FOX), así nos quedaban más equilibradas en tacto.

En definitiva, una enduro muy capaz, con un sistema de suspensión trasero que absorbe muy bien, y que podremos hacer que actúe según nuestro gusto o de manera inteligente, pudiendo olvidarnos de él.

Y lo mejor es que lo hace de maravilla.

Si quieres saber cómo funciona el E:i Shock, pasa la página 😉

Una Respuesta

  1. Rodrigo

    Me interesa la Ghost 2014 que ahora esta en oferta, sin embargo tengo dudas respecto a la duración de la bateria y si es posible, en caso de quedarse sin ella a media rodada, operar el sistema de forma manual. Saludos desde México y espero seguir leyendo tan buenos review como este! Felicitaciones

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.