Con la colaboración de Alejo Casla, estudiante de Ingeniería de la Universidad de Navarra, Giant matricula la primera E-Bike. La Quick-E es una bicicleta de pedaleo asistido diseñada para todo aquel que quiera desplazarse de una manera rápida y sencilla por el centro urbano.

Con una velocidad máxima de asistencia de 45 Km/h, te permitirá reducir el tiempo en tus desplazamientos diarios por la ciudad. ¡Los atascos y el aparcamiento serán cosa del pasado!

Sin embargo, para poder circular por la carretera legalmente y dado que es considerado un ciclomotor eléctrico en todos sus efectos, requiere de una placa de matrícula y, por tanto, una documentación.

Aunque en un principio parecía tedioso, Alejo nos cuenta que ha resultado bastante simple: pidiendo cita previa para los trámites, el proceso se resume en una mañana de recados con los que obtendrás los papeles de tu Quick.

De acuerdo a la normativa europea (EN 15194:2009), las bicicletas eléctricas tienen la consideración de bicicletas convencionales, a efectos de circulación, siempre que:

1) La asistencia del motor se realice únicamente cuando se pedalea.

2) La asistencia de pedaleo quede limitada a 25km/h.

3) La potencia nominal proporcionada por la asistencia (motor) sea de 250W como máximo.

Al resto de bicicletas con motor se las considera ciclomotores eléctricos, y por tanto requieren licencia, seguro y matriculación.

La Quick-E es una bicicleta de pedaleo asistido diseñada para todo aquel que quiera desplazarse de una manera rápida y sencilla por el centro urbano. Con una velocidad máxima de asistencia de 45 Km/h, te permitirá reducir el tiempo en tus desplazamientos diarios por la ciudad, y los atascos y el aparcamiento ya no serán ningún problema. Sin embargo, para poder circular por la carretera legalmente y dado que es considerado un ciclomotor eléctrico en todos sus efectos, requiere de una placa de matrícula y, por tanto, una documentación.

Para obtenerla, hay que cumplir con 5 sencillos pasos: 

  1. Al ser un vehículo nuevo, hay que pasar por la ITV (Inspección técnica de vehículos), para hacer la primera revisión y obtener la ficha técnica. Allí, debemos presentar el vehículo junto con al certificado de conformidad de este. Como con cualquier otro vehículo, es necesario tener cita previa para la revisión.
  1. A continuación, una vez nos han entregado la ficha técnica oficial, pasaremos por recaudación (Ayuntamiento) para pagar el impuesto de circulación anual. Es importante especificar que el ciclomotor está a nombre del conductor habitual (cliente final).
  1. Haremos una visita rápida a la agencia tributaria (Hacienda) para obtener el 565 (Impuesto especial sobre determinados medios de transporte), que rellenaremos para presentar, posteriormente, en tráfico. En Hacienda, no tenemos que hacer ningún pago porque el impuesto va incluido en el precio del ciclomotor (IVA). No obstante, debemos presentar: La factura junto con un pedido, el DNI del titular del vehículo y la ficha técnica.
  1. Por último iremos a Tráfico. Allí, entregaremos los siguientes documentos:
  1. La factura y el pedido
  2. La ficha técnica
  3. DNI del titular
  4. El justificante del Impuesto de matriculación (565 de Hacienda)
  5. Justificante de pago del Impuesto de circulación.
  6. La solicitud en impreso oficial (disponible www.dgt.es)
  1. En este punto, ya disponen de lo necesario para recoger el permiso de circulación. Una vez recogido en Tráfico, solo quedaría ir una tienda para hacer la placa de matrícula, que colocarás en la parte trasera de tu Quick-E. En la tienda, tan solo tendrás que presentar los documentos recogidos en Tráfico.

Como indicación, todos los gastos de matriculación rondan tan solo los 100€.

Por último, recordar que el seguro de circulación es obligatorio.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.