Teniendo nosotros a Alejandro Valverde, lo cierto es que ya no debería sorprendernos nada. Pero poca gente pensaría al principio de esta París-Roubaix que el ganador en el Velódromo iba a ser un corredor que ronda ya los 37 años de edad. Sin embargo, Philippe Gilbert ha alzado el Adoquín en una carrera realmente agónica donde todo el mundo ha llegado a meta completamente muerto.

El viento -por muchos tramos favorable y en otros des costado- ha avivado mucho la velocidad de los corredores y eso ha sido determinante para que la carrera nunca se pare. No hemos visto esa típica fuga-bidón que coge 10-12-15 minutos y luego es barrida sin piedad por el pelotón. Aquí, lo más parecido a una escapada ha sido un grupo de 23 ciclistas que nunca ha llegado a tener más de 50 segundos de renta.

Hasta que en el tramo de Arenberg, donde tradicionalmente se efectúa la primera gran selección, hemos visto precisamente eso: una gran selección. Pero la definitiva ha sido después, cuando un grupo de siete se ha ido justo antes del sector de Mons-en-Pèvele, todavía con más de 50 kilómetros por delante.

Sagan, Vanmarcke, Wout Van Aert -tras una avería, una caída, ir a más de un minuto del pelotón y volver a entrar solo-, Lampaert, Politt, Gilbert e Iván García Cortina se han marchado solos… pero el joven asturiano ha acabado pinchando y ahí se le ha ido la carrera. Por desgracia.

De este grupo, Van Aert ha echado abajo un intento de Sagan, secundado por Gilbert y Politt, para romper el grupo. El ex campeón del mundo, no obstante, tampoco ha sido hoy el que era. Ha entrado completamente fundido en meta, sin disputar siquiera el cuarto puesto a Vanmarcke, que era lo único que tenía en juego para entonces. También Van Aert ha reventado, incluso antes que Sagan. De hecho, lo ha pasado el grupo de perseguidores y ha llegado el 22º a meta.

Gilbert y Politt sí han hecho camino en el Carrefour de L’Arbre, entendiéndose bien primero y recelando después uno del otro, pero sólo una vez entraron al velódromo. En la última recta, el belga ha atacado y vencido al alemán, de quien después ha dicho que ha «merecido esta victoria» tanto como él mismo. Tercero ha sido Lampaert. Deceuninck-QuickStep se lleva el último premio gordo de la campaña de adoquines. Y Gilbert alcanza 75 victorias como profesional. Un ciclista Monumental.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This