¿Cómo va?

El GPS Bryton Rider 310H es un ciclocomputador valiente, pues intentar hacerse un hueco en un nicho de mercado monopolizado en clave ciclista por marcas tan potentes como Polar o Garmin es solo porque crees muy firmemente en tus virtudes. ¿La principal? Su excelente relación entre precio y prestaciones.

Para que os hagáis una idea, este Bryton 310h tiene un rendimiento parecido al antiguo Garmin Edge 500, pero prácticamente por la mitad de precio; respecto al nuevo Garmin Edge 520 casi 200 euros y algo menos de 100 euros respecto al Polar v460 (con cinta de frecuencia cardíaca). Existen pequeñas diferencias, claro; entre sus cerca de setenta funciones, no encontramos funciones de navegación, estimaciones de VO2 o cuánto tiempo tardas en recuperarte, que sí lo da el Garmin 520, pero repetimos, es que el Rider 310h cuesta la mitad. Está claro entonces que su precio es supercompetitivo.

En cuanto al rendimiento, en líneas generales nos ha agradado. Para empezar, nos ha sorprendido su longeva autonomía, cerca de 36 horas. Para que os hagáis una idea, prácticamente el doble que un Garmin 520. Tenemos que tener en cuenta que, al no permitir funciones de navegación (solo podemos consultar la ruta que hemos realizado una vez finalizada a través de su aplicación propia o la que prefiramos como Strava o Training Peaks, por ejemplo), le permite tener un consumo de batería muy bajo.

Por si fuera poco, también admite baterías externas móviles que mediante cable permiten cargar incluso durante la grabación. Por otro lado, no hemos tenido excesivos problemas con la señal. En ocasiones les ha costado algo más localizarnos al inicio de la ruta, algo que es muy común en muchos GPS, pero una vez localizado, no se ha trabado en ningún momento y, cuando hemos descargado la actividad, en nuestro caso en Strava, los datos aportados han sido fiables y precisos.

En cuanto a la conectividad, podemos emparejar todos los dispositivos gracias a la tecnología ANT+ (la más extendida entre los gadgets ciclistas), pero también mediante conexión inalámbrica Bluetooth 4.0 se pueden cargar las actividades a través de nuestro smartphone o actualizar el software.

Para los que buscan un ciclocomputador GPS en clave entrenamiento, también resulta interesante, ya que lo podemos emparejar con un potenciómetro, en nuestro caso un Rotor Inpower, y nos facilita los datos de potencia actual, de tres segundos y de 10 segundos, potencia normalizada, factor de intensidad, puntuación de esfuerzo de entrenamiento (TSS) y hasta balance izquierda-derecha.

La pantalla permite hasta siete opciones de personalización de pantalla de manera muy intuitiva. Además, cuando detecta el potenciómetro o la cinta de frecuencia cardíaca (que por cierto es muy cómoda), te aparece automáticamente en la pantalla de datos sin necesidad de reconfigurar los datos que quieres que se muestren en pantalla.

¿Para quién es?

Ideal para los que buscan un ciclocomputador potente, bastante completo y sobre todo con un precio prácticamente inigualable. Además, es el ciclocomputador GPS con más autonomía que hemos probado hasta la fecha, por tanto puede resultar muy interesante para los bikers en clave aventura o que les guste hacer salidas épicas.

¿Qué falta?

La pantalla es algo pequeña, podría ser más grande, y sobre todo con algún tratamiento antirreflectante para ser más visible sin necesidad de recurrir a la retroiluminación. Calidad media y muchas prestaciones a un precio muy popular. No podemos exigirle más de lo que nos brinda.

Características técnicas

Precio: 99,95 o 139,95 euros con sensor de frecuencia cardiaca
Peso: 57 g, sin soportes
Dimensiones: 44,8 x 69,5 x 17,3 mm’
Autonomía: Hasta 36 horas
Conectividad:  ANT+ y Bluetooth 4.0
Pantalla: LCD monocromo de 1.8”
Distribuidor: Merida Bikes SWE, S.A.
Webwww.bryton.es

Fotos: Jesús Andrés Fernández

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.