En nuestra estancia en Whistler (Canadá) el pasado mes de julio pudimos disfrutar de tres intensas jornadas de mountain bike, con tres bicicletas distintas de tres disciplinas diferentes, cross country, descenso y enduro, con un denominador común: todas ellas equipadas con componentes del grupo SRAM y el nuevo X0 en sus correspondientes versiones. Una prueba inédita, un reto único, en el entorno más exigente y agresivo del mundo: Whistler Bike Park.

No hay duda de que en SRAM están atravesando por un gran momento empresarial. El nivel de crecimiento que está experimentando la empresa hace que su facturación alcance nuevos récords temporada tras temporada y sus marcas (Avid, Rock Shox, Truvativ y la propia SRAM) sean cada vez más populares en el mercado y ganen cuota de mercado; no sólo más adeptos entre los aficionados en cuanto a consumo aftermarket, sino entre las propias firmas de bicicletas de primer nivel, que confían en la propia compañía y en sus productos aún más si cabe que en el pasado.

Más que nunca 2×10

La presentación del grupo SRAM XX en 2010 y la apuesta que desde el verano de 2009 vienen realizando por las transmisiones de doble plato para mountain bike no tiene precedentes, y si bien Shimano ha respondido contundentemente con el XTR este 2011, la continuidad del nuevo XT en 2012 no demuestra que por parte de los japoneses haya tanto convencimiento por los dobles platos como en SRAM, que en 2012 desde el X5 pasando por los X7 y X9 y hasta los X0 y XX de gama alta ofrece una variedad de combinaciones de doble plato sin precedentes.

En SRAM lo tienen muy claro y quieren ser la marca de componentes de mountain bike más “cool”, la más deseada y excitante. Para ello, temporada tras temporada se reinventan a sí mismos y mejoran sus componentes tanto de SRAM en cuanto a transmisiones como en Avid en los frenos, Truvativ en potencias, manillares y tijas, o Rock Shox en suspensiones. Siendo el XX la opción más ligera, un grupo enfocado a la práctica del cross country elitista más profesional (sobre todo con miras a competición), el renovado SRAM X0 ocupa una plaza de privilegio entre los grupos de gama alta.

Gracias a la puesta en escena de la inédita versión X0 DH de 2012 recientemente presentada, así como a las diferentes opciones en transmisiones novedad en 2012, como son las 36×22 y 38×24 (además de los ya existentes 39×26 y 42×28), y los nuevos guiacadenas para uno o dos platos, su espectro de uso abarca todas las modalidades del mountain bike al completo. Por oferta es sin duda el grupo más plural del momento, y dadas las diferentes opciones que ofrece en todos sus apartados, es el grupo de moda en SRAM.

Test en Canadá

Hasta Whistler nos fuimos la semana del Crankworx mediado el mes de julio para probar lo último de SRAM, el nuevo y renovado grupo X0. Una experiencia fantástica en tres jornadas de test (cross country, descenso y enduro) llevadas al extremo por lo mucho que montamos en bici en el que quizás es el entorno más exigente y electrizante del mundo.

Cross Country

Tras un buen desayuno lo suficientemente consistente como para poder soportar el día al que nos íbamos a enfrentar, cada jornada comenzaba por una charla-presentación sobre lo que íbamos a probar. El primer día era el turno del cross country a través de un recorrido de un nivel técnico medio-alto para tratarse de una bicicleta de rally, pero no lo olvidemos, nos encontramos en Whistler, y en este entorno, la mayoría de los senderos son más endureros de lo que podemos entender nosotros como cross country propiamente dicho.

El reto XC En esta ocasión estrenábamos una Trek Superfly 100 de doble suspensión de ruedas de 29 pulgadas, cómo no, equipada de arriba abajo con componentes SRAM: nuevo amortiguador Rock Shox Monarch RT3 high volume detrás, horquilla SID XX WC 29er 15 QR con nuevo Motion Control DNA y sólo 1.582 gramos de peso, grupo completo SRAM X0 versión cross country con pedalier 26×39 y 11-36 con frenos Avid X0 con discos de 160 mm de diámetro, tija de sillín Rock Shox Reverb -imprescindible en una utilización XC en un terreno tan exigente como Whistler- nuevas ruedas DT M1800 29er 2012 y una combinación de neumáticos perfecta con unos Maxxis Ardent 29×2.4” delantero y 2.25” trasero.

La ruta La jornada se dividía en dos fases y se extendería a lo largo de todo el día durante unas 5 horas en total. Guiados por Tyler Morland de SRAM recorrimos algunos de los mejores senderos que serpentean Whistler (Comfortably Numb, Lost Lake Yrails)-, y como todos estos de SRAM son unos “quemados”, el ritmo fue en todo momento bastante elevado, aunque disfrutamos de lo lindo. La bici nos sorprendió muchísimo. Siendo un modelo 29er y un terreno tan sumamente técnico y en muchos casos agresivo y peligroso, por lo escarpadas de algunas de las bajadas y trialeras, contar con una bici 29er supuso una ventaja grandiosa para bajar más seguros entre las rocas y escalones, pudiendo ascender pendientes con una mejor tracción y capacidad superior a una bici XC de 26”.

Probar para creer. Si teníamos alguna duda sobre las posibilidades de las bicis de 29 pulgadas, este test extremo en Whistler -lo más salvaje que hemos hecho en una bici 29er hasta el momento- nos la disipó por completo. Tal prueba nos dio mucho que pensar por tantos y tantos aficionados que en nuestro país aún dudan de las bicis con ruedas grandes. Y sus sólo 100 mm de recorrido que nos parecieron muchos más y que nos convencieron plenamente de la eficacia de este tipo de bicicletas.

La bici En la bici contábamos con una tija ajustable Reverb cuya altura la regulamos mediante el mando remoto X-Loc desde el manillar, un componente que incluso en esta bici XC es algo imprescindible si hablamos de Whistler. Su funcionamiento es tan intuitivo, que enseguida estábamos modificando la altura del sillín según cada tramo del recorrido por encima de modificar cualquier otro parámetro de la bici, ya fuese bloquear la horquilla en el mismo mando al otro lado del manillar o manualmente el amortiguador. El doble plato 26×39 nos dio un juego magnífico y muchas de las ascensiones -incluso las más duras- pudimos subirlas en plato grande y las últimas coronas, 32 ó 36, con una magnífica tracción y sin la mayor interferencia de pedaleo que suele estar presente en la mayoría de los diseños de bicicletas de doble suspensión en plato pequeño.

Los neumáticos Maxxis Ardent en 2.4” delante y 2.25” detrás fueron responsables de que ninguno de nosotros pinchase y pudiésemos enfrentarnos con gran confianza a la peor de las trialeras y bajadas que serpentean la localidad de Whistler con una bici como nuestra 29er Superfly 100 de Trek. Incluso en uno de los escenarios más brutales del mundo, donde la mayoría de los bikers locales entienden como bici XC una de 160 mm de recorrido de suspensiones, nuestra rally de 100 mm de recorrido “SRAM full equipe” y ruedas grandes nos sorprendió de lo lindo.

Frenos X0

Son uno de los componentes más destacados del grupo. Con cuerpo de la maneta y pinza forjados y leva de carbono, ahora ofrecen una mayor fiabilidad, ya que se han cambiado todas las membranas interiores, y una gran potencia. Su peso declarado es de 333 gramos. Es compatible con MatchMaker X.

Cambio trasero X0

Completamente nuevo y rediseñado en 2011, la única novedad en 2012 es el nuevo color plata de esta versión, que acompaña a todas las opciones que SRAM ya daba el año pasado. Está disponible en caja corta, mediana y larga. Tiene un peso de 203 gramos y es compatible con casetes de 36 dientes.

Pedalier SRAM X0

Bielas de carbono, disponible en 170 ó 175 mm de longitud. Lo podemos encontrar en cuatro versiones de dos platos, que es donde SRAM ha puesto más hincapié: 42-28, 39-26, 38-24 y 36-22, y en versión de tres platos (22-33-44 ). Las medidas 36-22 y 38-24 son nuevas este año y esta última está pensada especialmente para bicicletas 29er.

Discos

El diseño del disco es diferente en los nuevos X0. Como es habitual en SRAM, están disponibles en todas las medidas: 140, 160, 185 y 203 mm de diámetro.

Descenso

El segundo día íbamos a dejar de lado la bici de cross country para cambiar totalmente el chip y enfrentarnos de lleno al Bike Park de Whistler. El día había llegado y habiéndose celebrado la víspera la carrera del Open canadiense de descenso con victoria para Steve Smith, la gente de SRAM había previsto que el mismo Steve, además de otros pros patrocinados por la marca, como Brendan Fairclough, Troy Brosnan de Specialized o Andrew Neethling y Danny Hart de Giant, nos acompañasen en algunas de las bajadas. ¿La sensación? Mucha responsabilidad, bajar con esta gente y estar a su altura (aunque ellos se lo tomasen con más calma), mucho respeto a Whistler y muchos nervios. Ah, y ver de lo que el nuevo X0 versión DH era capaz, claro está.

El reto DH Como en SRAM no hacen las cosas a medias, la montura de descenso que estrenábamos –que no sólo utilizamos esta jornada, sino algún día más del resto de la semana que pasamos en Whistler– fue una Devinci Wilson muy especial y pintada de un llamativo color amarillo en exclusiva para nosotros. Amortiguador Vivid en medida extralarga de 267×90 con un muelle de sólo 250 libras, BoXXer World Cup, frenos X0 con discos de 203 mm, cambio trasero, guiacadenas y pedalier X0 DH con plato de 36 dientes, coronas 11-26, comodísimo manillar Truvativ Boobar de 780 mm, ruedas DT EX1750 y neumáticos Maxxis Minion DH 2.50” Supertacky. Habiendo ganado Steve Smith la carrera de descenso el día anterior sobre esta misma bici, no teníamos excusas para no bajar con el resto de pros y estar a su altura.

La ruta Una vez en el bike park y protegidos convenientemente, nos dividimos en varios grupos. La primera bajada del día la íbamos a realizar con el afable Andrew Neethling y el sorprendente Danny Hart (hoy nuevo campeón del mundo), quienes se tomaron las cosas con calma, y, sin dar un pedal, fuimos volando de meseta en meseta recorriendo algunas de las míticas bajadas de Whistler para finalizar en el tramo llamado Heart of Darkness con un par de mesetas iniciales y una sucesión de curvas enlazadas posteriores (de lo mejorcito en Whistler) hasta llegar de vuelta al bike park.

Chequeo de las bicis, un cambio de muelle del amortiguador a uno de mayor dureza (de 250 de serie a 275, Steve Smith en esta misma bici lleva 325), reajustes en la horquilla, ya que nos habíamos cansado muchísimo de brazos en esta primera toma de contacto, y vuelta para arriba en el remonte por el carril VIP de acceso más rápido con el resto de los pros que estuvieron presentes durante toda la semana del Crankworx en Whistler. Tres o cuatro bajadas más durante la mañana junto a Neethling, Hart, Fairclough, Brosnan o Smith, otras con Strait, Zink y otros pros de SRAM, parón para comer todos juntos un bocadillo en el hospitality de SRAM y mismo esquema por la tarde hasta que el cuerpo aguantase.

La bici La Devinci Wilson es una de las mejores bicicletas de descenso del momento. El rediseñado modelo 2011 ha causado un gran impacto en mercados como el local canadiense y su popularidad ha crecido muchos enteros. Siendo un modelo que no habíamos probado y con un montaje 2012 especial para la ocasión, más expectantes estábamos sobre lo que nos podíamos encontrar. La ligereza no es su mejor virtud, pero sobre su comportamiento no podemos poner pega alguna.

La Wilson nos encantó, con un equilibrio de pesos muy centrado, una bici muy dócil en los saltos, estable a alta velocidad y con un paso por curva ciertamente muy bueno. Es baja, larga y lanzada con 64 ó 64,7° de dirección ajustable: geometría World Cup. Su absorción con 216 mm detrás es tremenda y en los baches y frenadas fuertes sorprende su sistema Split Pivot, muy activo y eficaz. Es, sin duda, demasiado para Whistler, donde la mayoría de las bajadas no requieren una bici tan sofisticada como ésta, pero cuando nos quedamos cortos en un salto o a la hora de enfrentarnos por primera vez a uno de los rediseñados y enormes step-ups de Dirt Merchant o subimos hasta Garbanzo para bajar Joyride con Andreu Lacondeguy, David Acedo y Álex y Pol Marín agradecimos tener esta bici de descenso por lo que pudiera pasar.

En cuanto a suspensiones, la nueva BoXXer WC se fue soltando y mejorando con el paso de las bajadas, pero en Whistler es más recomendable la BoXXer de muelle R2C2, con un funcionamiento más sensible y tragón, ya que físicamente es menos exigente que el modelo de aire. El nuevo guiacadenas X0 recibió algún golpe importante con alguna roca, pero como si nada. Las bielas de carbono, rígidas y perfectas, y los frenos X0 con discos de 203 mm de diámetro, potentes y dosificables. Una pena no haber podido disfrutar más días de esta bici en el mejor y más completo bike park del mundo en el que gozamos de lo lindo, pero el próximo año ¡volveremos!

Guiacadenas Truvativ X0 DH

Fabricado por MRP, es otro de los componentes más exclusivos del grupo, compatible con todo tipo de cuadros y anclajes de pedalier en color negro o blanco. Está disponible en dos medidas, 36-40 o 32-36, y en blanco o en negro.

Pedalier X0 DH

SRAM ha creado el primer pedalier de descenso que emplea bielas de carbono de serie. Está disponible en medidas de 165 ó 170 mm de largo y en 34, 36 ó 38 dientes tanto para nueve como para diez velocidades.

Cambio SRAM X0 DH

Novedad en 2012, el nuevo cambio en versión DH (203 gramos) es exclusivo y diferente a la versión tradicional del X0, ya que es de caja extra corta (50 mm). Este desviador trabaja con casetes con un máximo de 28 dientes.

Eje de pedalier

La versión Giga X Pipe de la imagen ha mejorado su durabilidad muchos enteros gracias a una mayor estanqueidad y una menor fricción. La oferta de ejes está disponible para todas las opciones de cuadros del mercado.

Enduro

Aún no nos habíamos recuperado de las dos primeras jornadas, pero nos arrastramos como pudimos para salir de la cama y desayunar porque llegaba el turno del enduro. Presentación matutina inicial en la que nos presentaron las nuevas opciones de desarrollos específicos más compactos (38×24 y 36×22) y breve introducción de la bici, las tecnologías y las suspensiones que íbamos a estrenar esta vez. El destino: Pemberton, una localidad a unos 25 minutos en coche al norte de Whistler, famosa por contar con algunos de los mejores senderos y los recorridos enduro más brutales de todo el entorno.

El reto enduro La montura elegida en esta ocasión fue una Slayer con 160 mm de recorrido de suspensiones, a la postre la bici que menos nos gustó en general a todos nosotros. Delante montaba una horquilla 2012 Lyrik con el cambio de recorrido Dual Position Air (160-130 mm) estrenado en 2011 que funciona de maravilla y nos encantó; detrás, un nuevo Monarch Plus con depósito en nuevo color blanco de 2012, triple regulación de compresión y una absorción fantástica muy superior al Monarch tradicional.

Nuevo guiacadenas X-Guide para doble plato sin apenas fricción ni molestos ruidos de sus dos roldanas que hacen de guía inferior, pedalier 36×22 y 10 coronas 11-36 detrás. Frenos Avid con discos de 185 mm de diámetro, manillar Boobar de 780 mm, potencia de 70 mm, ruedas DT Swiss E2000 con neumáticos Maxxis Minion 2.50” Supertacky. Lo normal en una bici enduro en Pemberton, que, por cierto, ya fuera lugar escogido hace tres años con motivo de la presentación del Hammerschmidt.

La ruta Como el primer día, la jornada se subdividiría en dos recorridos con una pausa y descanso intermedio para comer. El primero de los dos senderos al que nos íbamos a enfrentar sería el denominado PHD, que básicamente es un brutal singletrack eminentemente de bajada, repleto de todo tipo de trialeras inimaginables, descensos de roca lisa de gran pendiente, piedras y cortados más o menos accesibles.

Tras algo más de media hora interminable de subida por una pista de plato pequeño 22 y últimas coronas (quizás para comprobar que efectivamente los nuevos pedalieres de desarrollos compactos tienen mucho sentido), llegamos al comienzo del sendero que nos llevaría de vuelta al punto de partida. Espectacular el PHD de bajada. Por la tarde realizaríamos una ruta de tres horas y media que puso a prueba no sólo los límites de la Rocky Mountain, sino los nuestros físicos propiamente dichos, con lo que terminamos la jornada verdaderamente extenuados, muy cansados, pero plenamente satisfechos de haber podido finalizar esta prueba extrema de tres días de duración.

La bici La Slayer presenta un sistema de suspensión rediseñado en 2010 que la convierte en una bici algo vertical de dirección, un poco corta de tubo superior, ligeramente alta de pedalier y corta entre ejes. En los recorridos endureros por excelencia de Pemberton tuvimos nuestros más y nuestros menos con la Slayer, pero salimos airosos al final de la jornada. La polivalencia de uso que aportan las suspensiones Rock Shox es fantástica.

A diferencia de lo que sucedía en el pasado o en otras marcas, el nuevo Dual Position Air no ofrece una mayor fricción de funcionamiento al pasar al recorrido corto (de 160 a 130 mm) y la Lyrik nos gustó mucho por su capacidad de absorción y ligereza. Sus barras de 35 mm de diámetro y eje Maxle Lite de 20 mm son ideales. Detrás, el Monarch Plus es un verdadero amortiguador enduro. Ofrece una combinación de la efectividad del Monarch RT3 con la mayor capacidad de absorción del Vivid Air. Su comportamiento es muy dulce y cuenta con triple posición de compresión (suave, media y firme) para obtener el mejor partido de la suspensión trasera en cualquier circunstancia.

El nuevo guiacadenas X-Guide nos sorprendió porque su presencia pasa completamente inadvertida. No así su objetivo, ya que a ninguno de nosotros se nos salió la cadena en la completa jornada endurera. El doble plato 36×22 es una gran opción tanto para bicis enduro potentes, freeride, como para 29ers de largo recorrido. Y si crees que el 36 es insuficiente, siempre puedes apostar por el siguiente 38×24, que en combinación con el 11-36 detrás no habrá subida que se nos resista. Y si existe un componente de moda que no podemos dejar de alabar, éste es la tija Reverb.

Si el día de XC en Whistler ya nos pareció imprescindible, imaginad en el terreno más agresivo y escarpado de todo el entorno de British Columbia. Los 125 mm de desplazamiento total de la Reverb fueron la salvación frente alguna trialera vertical, polvorienta, resbaladiza llena de piedras y raíces que parecen colocadas a mala leche; gracias a poder bajar el sillín desde el manillar con el mínimo esfuerzo, salimos indemnes y airosos de los peores de los retos a los que nos enfrentamos.

Pulsadores X0 Trigger

En cualquier modalidad, los pulsadores X0 se han convertido en una de las mejores elecciones posibles, y temporada tras temporada crece su popularidad en el mercado.

Protector externo

En ciertas combinaciones de platos se equipa un protector externo que estéticamente no es muy bonito pero mantiene el plato grande bien protegido frente a las piedras, raíces, etc. Un extra de protección que siempre se agradece.

Desviadores exclusivos

La aparición de nuevas combinaciones de platos más pequeñas, como las 38×24 y 36×22, y las nuevas tendencias del mercado en la fabricación de cuadros han desembocado en la creación de nuevos desviadores compatibles con cualquier tipo de cuadro, como este direct mount.

Guiacadenas Truvativ X-Guide

Para el empleo con doble plato, el nuevo guiacadenas cuenta con una doble roldana inferior que hace de guía con protector frontal para proteger el plato grande frente a posibles golpes con las piedras.

Un grupo global en 2012

Multicolor

Renovado completamente en 2011, el grupo X0 ofrece un óptimo compromiso entre el mejor y más fiable comportamiento, como así ha venido demostrando la pasada década al ser la referencia en la propia marca. La relación prestaciones-peso-precio dentro de la oferta de SRAM es imbatible. A las diferentes opciones de colores del renovado X0 presentado en 2011 se suma un atractivo color negro-plata novedad en 2012 que ya os presentamos en nuestro reportaje del Sea Otter la pasada primavera. Idénticos acabados con un nuevo look que lo hace elegante y diferente.

X0 DH

La creación de una variante del grupo X0 con el apellido DH y componentes exclusivos, como su característico pedalier de un solo plato con bielas de carbono inéditas en la especialidad, un cambio trasero más compacto igualmente específico para descenso, guiacadenas X0, etc., abre las puertas y amplía al máximo las posibilidades de uso del renovado SRAM X0 en 2012. Si a ello unimos las nuevas combinaciones de doble plato más pequeñas (con desviadores específicos para 38×24 y 36×22 también nuevos), así como el guiacadenas X-Guide para doble plato con numerosas versiones para poder utilizarlo en cualquier tipo de bici o combinación de desarrollos, SRAM cierra el círculo ofreciendo componentes tanto para cross country (ya existentes en 2011) como para descenso con el nuevo X0 DH y ahora también enduro gracias a los nuevos pedalieres con platos más pequeños, así como el nuevo guiacadenas X-Guide.

Más desarrollos

Al igual que sucede con el resto de los grupos X5, X7 y X9, en el X0 de 2012 también se incorporan las nuevas combinaciones de doble plato 38×24 y 36×22, perfectamente aptas para una utilización enduro o bien en bicicletas 29er, sobre todo las de última generación y mayores recorridos, como hemos comprobado en el reciente salón Eurobike. Parece que los 140 mm en bicicletas 29er es una tendencia que viene pegando fuerte y en SRAM ya se han adelantando con combinaciones de plato más pequeñas, además de las ya presentes y populares 26×39 y 28×42.

 

Galería de fotos

Fotos: S. Romero

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.