Mezcla de conceptos

La nueva Sensor 2.0 hace una apuesta por una mayor versatilidad de uso mediante un mix de componentes en su equipamiento, en la búsqueda de la bicicleta trail de GT más completa.

Cuadro

Fabricado en aluminio 6061-T6, el cuadro Sensor es ya todo un clásico dentro de la categoría. Su sistema de suspensión lleva más de una década vigente, y lo hemos visto en todos y cada uno de los segmentos de bicicletas de doble suspensión de la marca californiana. Técnicamente es uno de los más sencillos, ya que el sistema i-Drive emplea sólo dos puntos de giro (uno dependiente del otro) con el basculante fabricado en una sola pieza, con lo que se consigue una estupenda rigidez. Los tubos son de sección circular, sin la exclusividad de otros modelos más espectaculares o dotados de hidroformados más trabajados, con pedalier estándar y pipa de dirección 1-1/8”.

Este modelo 2012 emplea un amortiguador FOX Float RL cuyo comportamiento es sumamente firme, lo que otorga a la GT un comportamiento más próximo al xc-maratón que al trail polivalente propiamente dicho. Cuenta con regulación de rebote y bloqueo total, que no es necesario utilizar para obtener el mejor rendimiento pedaleando. El color negro de la bici hace que quizás pase algo más desapercibida que el resto, pero su línea es bonita, aunque bastante clásica.

Equipamiento

En la parte frontal de la GT encontramos la única horquilla Marzocchi de todo el comparativo, en concreto un modelo 44 RLO. Con un funcionamiento muy suave y lineal, cuenta con una capacidad de absorción muy buena y un tacto dulce y aprovechable. Al igual que el amortiguador trasero, cuenta con regulación de rebote y bloqueo total. Siguiendo con el listado de exclusividades, la GT es la única que monta un pedalier SRAM S1000 de doble plato 39×26. Sí, es la única.Con el 39 podemos utilizar todo el abanico de coronas trasero, y el plato de 26, al ser más grande que el 22 ó 24, implica un mejor comportamiento pedaleando en combinación con un sistema como este i-Drive.

Los frenos son unos Avid Elixir 3 con disco delantero de 180 mm y 160 mm detrás, con otros dos elementos exclusivos como son la elevada potencia Syncros de 70 mm y el manillar Crankbrothers Cobalt 2 con una anchura de 700 mm y que nos ha encantado, al igual que los puños lock-on de GT. En las ruedas destacamos los neumáticos Maxxis Aspen; aunque salieron al mercado la pasada temporada, es la primera vez que comprobamos que una marca apuesta por ellos en su equipamiento de serie en un modelo de este nivel de precio, y es algo que ciertamente agradecemos.

Cómo va

Las primeras sensaciones en marcha demuestran claramente que nos encontramos ante la GT Sensor mejor adaptada a pedalear hasta la fecha. Su comportamiento de suspensión trasera es muy firme -más de lo que nos esperábamos-, lo que permite un perfecto aprovechamiento de nuestras fuerzas en cualquier desarrollo. Sorprende la apuesta de GT por un amortiguador de estas características, tan firme, teniendo en cuenta otros componentes como la horquilla Marzocchi 44 tan absorbente y tan suave de funcionamiento, o incluso su posición de pedaleo, que nos coloca en una postura erguida bastante relajada, con el manillar bastante alto.

Los neumáticos Aspen (2,25” el delantero y 2,1” el trasero) cuentan con un gran comportamiento, transmiten confianza, traccionan y agarran bien en curva. Un hecho significativo es que poseen la menor resistencia a la rodadura entre los 11 modelos de cubiertas presentes en las 16 bicis, lo que colabora a hacer de la GT una de las bicis más rápidas y de pedaleo más ágil.

La posición de bloqueo total del Float RL la seleccionamos para comprobar que la suspensión efectivamente se bloquea del todo, pero en marcha ni siquiera la llegamos a emplear en mantenidas subidas de asfalto que daban pie al circuito de pruebas donde probamos cada bici. Va tan firme la suspensión en abierto, que no es necesario este bloqueo total. El iDrive ha vuelto a demostrar que cuenta con un buen rendimiento pedaleando, y la novedad del empleo de la única transmisión de doble plato entre todas las bicicletas aquí reunidas ha resultado ser un acierto.

La Sensor 2.0 está muy posicionada del lado del xc-maratón, con una postura de conducción muy cómoda y caracterizada por una gran manejabilidad. Sin embargo, esta elevada firmeza que decanta tanto su carácter implica una importante disminución de la absorción trasera, aunque se echa de menos una mayor sensibilidad y capacidad bruta de absorción. No podemos tenerlo todo.

Galería

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.