Hay casualidades de la vida que se buscan y otras que aparecen, como la que un día quiso que Guillermo Janeiro (Vigo, 1976) se encontrara con el concejal de deportes de Vigo.

Este, conocedor del boom del mountain bike, le propuso, como aquel que no quiere la cosa, que mirara de traer un Gran Premio Coronas.

Para los que todavía no se afeitan, esta carrera fue en su momento la gallina de los huevos de oro del MTB en España.

Guillermo, después de frotarse los ojos, se lo comentó a su madre Marta Alfageme, que tenía una empresa de comunicación y marketing, y esta, viendo la pasión que su hijo Guillermo y su hija Violeta –una de las mejores descenders que tuvimos– sentían por el mountain bike se puso en contacto con Guillermo de Portugal y en 1999 Vigo acogía el primer Coronas.

El sueño del joven Guillermo –un apasionado de las gestas de Perico en el Tour y que en 3º de BUP se compró una bici de montaña de segunda mano en la tienda Insane Sports, antes de crear un club de ciclismo con los amigos en 1998– se hacía realidad.

Sin saberlo, Guillermo estaba poniendo los pilares de una gran aventura, que le llevó a tener en Vigo tres años seguidos la Copa del Mundo de DH y 4X (2005, 2006 y 2007), la Maxxis Cup, un potente equipo de MTB y una web que fue un referente, por más que estuviera echa con cuatro cañas.

Hoy, la realidad y la voracidad de la vida le ha dejado solo su empresa de comunicación, diseño y marketing y el espectacular Vigo Bike Contest. Suficiente.

Los que lucimos canas recordamos el ambientazo de aquellas carreras, de la famosa losa dada su dificultad, “es que aquí no teníamos ni la dificultad ni la inclinación para hacer una Copa del Mundo, pero aun así el primer año metimos más de 10.000 personas en el Monte Coruxo. Casi morimos de éxito”, recuerda este hombre de voz sibilina y que luce bigote old school.

Asegura que los montes que rodean Vigo son ideales para el enduro, disciplina que él considera que se está perdiendo. “Recuerdo el primer enduro que corrí en Maçanet de Cabrenys. Fuimos con la furgo, y aquello era una aventura. Una vuelta de 30 km por la montaña, no repetías ni un metro y el espíritu era muy chulo. Ahora es distinto«.

Hoy sería imposible que pudiera tener el equipo de MTB que tuvo, Kastle-Caixa Galicia, por el que pasó gente como Pasqual Canals, Miriam Blas, Bernat Guàrdia, Jorge Aguín, su hermana Violeta –hoy comisaria de exposiciones de arte– o la francesa Nolvenn Le Caër, que en su momento causó furor.

Le invade, me invade la nostalgia. Recordamos el lanzamiento de su web, pionera en el MTB, solomountainbike. Duró cinco o seis años.

No la pensaron como un negocio. Sacaban las noticias de páginas americanas y de foros, lo que por entonces no se hacía, y eso “sorprendió, la gente no sabía de dónde sacábamos las noticias.

Pruebo teclear el dominio, pero Google me dice “Uf. Tenemos problemas para encontrar ese sitio”, y me pierdo en el ciberespacio.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This