Es una de las figuras más reconocidas del MTB femenino de Estados Unidos -fue incluida en el Salón de la Fama del MTB en 2013- y también es una de las bikers estrella que ha pasado por las filas del Clif Pro Team, en el que sigue ejerciendo labores de relaciones públicas y social media. Es Marla Streb, toda una leyenda del ciclismo y también empresaria de éxito gracias a un nuevo concepto de local que fusiona la restauración con las bicicletas: el HandleBar Cafe, el primer y único bici-café de Baltimore (USA).

El local, inaugurado a comienzos de 2017, cuenta con restaurante-bar, taller de bicis y zona de exposición que están repartidas –o más bien mezcladas- a lo largo de 650 metros cuadrados. Sin duda un local atípico y original con ambiente 100% ciclista en el que puedes desayunar mientras te ajustan la bici antes de una ruta o comer mientras te asesoran sobre qué modelo Orbea se ajusta mejor a tus necesidades.

Conversamos con Marla sobre esta original idea y también en torno al pasado, presente y futuro del MTB…

¿Cómo se te ocurrió esta estupenda idea de mezclar el concepto de café con el de una tienda de bicis?

Durante los años que competí en el circuito de la Copa del Mundo había visto algunas cafeterías mixtas, que compartían espacio con una tienda de bicis. Me encantaba poder llegar con mi bici y relajarme disfrutando de un buen café sin necesidad de usar el candado. También me gustaba el ambiente y la conexión inmediata que se establecía con otros clientes amantes de la bicicleta.

Pero cuando mi marido Mark se topó con el Mojo Cafe de San Francisco, en California (50% tienda y taller de reparación de bicis, 50% cafetería con licencia para la venta de bebidas alcohólicas), pensamos que podíamos hacer algo parecido. Sabíamos que podíamos combinar mi experiencia y mis contactos en el mundo del ciclismo con los conocimientos de Mark en la gestión de bares y restaurantes.

¿Cuáles fueron los mayores retos a los que te enfrentaste para hacerlo realidad?

1-Trasladarnos a Baltimore y comprar un edificio de 650 metros cuadrados, en un momento en que no disponíamos de liquidez.

2-Obtener un préstamo (algo casi imposible cuando eres una ex deportista profesional).

3-Cambiar la distribución del edificio y obtener los permisos y licencias necesarios.

4-Encontrar socios que aportaran financiación.

5-Encargarnos de la construcción nosotros mismos tras la quiebra de nuestro contratista.

¿Cuánto tiempo pasó desde que se te ocurrió la idea hasta que abristeis el local?

Tuvimos la idea en 2010 y nos llevó 6 años ejecutarla.

¿Cómo fue el primer día?

Una inauguración modesta, con poca afluencia. Pero era lo que buscábamos, porque estábamos formando al personal y todavía no nos encontrábamos del todo preparados.

¿Cómo ha recibido la gente de Baltimore el HandleBar Cafe and Bike Shop?

A la gente le costó un poco entender nuestro concepto (tampoco lo tuvimos nada fácil para conseguir los permisos y los préstamos), porque la ciudad tiende a estar un poco chapada a la antigua. Muchas personas no se percataron de que la cafetería también es una tienda y taller de reparación de bicis, y algunas pensaron que no serían bien recibidas si no llegaban en bici.

¿Estás contenta con la acogida?

¡Sí, ahora estamos a tope! A la gente le encanta y nuestra familia y amigos nos han ayudado muchísimo.

¿Cuál es el perfil de vuestros clientes?

Depende un poco del día y la hora, pero la mayoría de los clientes vienen por nuestra fantástica comida, buenas bebidas y el ambiente agradable. Los ciclistas que nos visitan son sobre todo personas que viven en la ciudad y se desplazan en bici hasta el trabajo.

¿La mayoría son ciclistas que de paso se toman un café o van a tomar un café y curiosean por las bicis?

Sí, esto sucede a menudo y estaba contemplado como un componente integral de nuestro plan de negocio.

¿Qué bicicletas de la gama Orbea comercializáis?

La mayoría son bicis urbanas. Sobre todo vendemos modelos Vector y Urban 10. También he vendido algunas bicicletas de montaña de gama más alta, en particular la Occam. Los senderos locales son excelentes, pero están a una distancia que te obliga a coger el coche (unos 15 minutos), por lo que no vendemos muchas bicis de montaña… todavía.

¿Existen establecimientos similares en otros lugares de Estados Unidos o se podría decir que es un lugar único?

Sí, hay algunas al oeste, pero ninguna se parece demasiado a la nuestra: por un lado, tienda y taller de reparación de bicicletas; y, por otro, restaurante con licencia para servir bebidas alcohólicas, cuya propietaria y gerente es una ganadora de la Copa del Mundo…

¿Cómo es un día cualquiera en la vida del HandleBar Cafe and Bike Shop?

La mayoría de los días la actividad es muy estable, con picos a las horas de comer y cenar. Algunos días de la semana acogemos u organizamos eventos especiales, como actos de recaudación de fondos, la hora feliz, estrenos de películas, excursiones en bici, etc. Son momentos muy agradables.

¿Te planteas abrir otros establecimientos similares o este ya te da bastante trabajo?

Mark quiere abrir un nuevo establecimiento en el norte de California o en Washington D.C. de aquí a un par de años. Sin embargo, yo prefiero terminar de equipar nuestro velero con los niños y montar en bici. Pero si encontramos un buen socio en el oeste, me apuntaría inmediatamente y me plantaría de nuevo en Marin en un abrir y cerrar de ojos.

A nivel personal ¿Qué bici de Orbea es tu favorita?

Mi Oiz de 26”.

¿Cuáles has probado y qué valoración general haces de ellas?

Del 1 al 10: Occam 10, Orca de carbono 10, Rallon 10, Alma 10, Oiz 11

Hablemos un poco de MTB: ¿Cómo ha cambiado desde tus primeras carreras como profesional hasta hoy?

Ahora me tomos las carreras (enduro) con más tranquilidad, pero mi trayecto diario al café es tan intenso como mis primeras carreras, allá en los años noventa. Siempre espero al último minuto para salir de casa, así que tengo que batir mis récords en Strava para llegar a tiempo…

¿Qué ha evolucionado más en estos años, los propios medios del MTB (bicis, componentes, etc) o las técnicas de entrenamiento, rendimiento, etc.? ¿Por qué?

Las bicis. La suspensión y los componentes son cada vez más complejos y me quedo asombrada cada vez que pruebo una nueva Fox Shox. Probablemente el rendimiento sea similar y las técnicas de entrenamiento de hoy en día se basan un poco más en los datos, pero los deportistas siguen teniendo que pedalear cuando montan en sus bicis. Toda esta sobrecarga de medios y la necesidad de compartirlo todo puede oscurecer un poco el puro gozo de rodar, pero a los deportistas profesionales siempre les moverá la necesidad de mejorar sus resultados y conservar a sus patrocinadores.

En cuanto a la propia evolución de las bicis: ¿Qué destacarías de cómo han ido cambiando en los últimos años?

Ahora la suspensión y la electrónica (cambio, bloqueo, etc.) son increíbles. Sin embargo, añaden complejidad e incorporan piezas frágiles (que pueden verse afectadas, sobre todo en barro) y obligan a buscar un enchufe entre una carrera y otra.

¿Hacia dónde crees que va el mercado de las MTB en los próximos años?

Seguirá creciendo porque la gente va a necesitar cada vez más volver a conectar con la naturaleza. Sin embargo, seguirá existiendo una tendencia a favor de las personas privilegiadas que pueden acceder a los parques y senderos. Y en cuanto a las bicis, habrá más electrónica, ruedas más ligeras y la vuelta a las 27,5”.

¿Y el MTB femenino?

Está aumentando porque las mujeres somos seres muy sociales, y las bikers más influyentes están poniendo en marcha clubes muy grandes. Además, NICA ayudará a fomentar este deporte entre las jóvenes.

¿Cómo te recuerda la gente en USA?

Probablemente como una persona un poco temeraria por aquel entonces…

Texto y fotos: Orbea

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.