José Hermida estaba como niño con zapatos nuevos, radiante, feliz y orgulloso, no sólo por ser el líder indiscutible y pilar básico de un equipo que ha sido profundamente renovado, sino porque su nombre estaba grabado en el tubo horizontal de una nueva bicicleta sobre la cual ha depositado muchas ilusiones de cara a la temporada que justo ahora empieza. La Big Seven, la nueva carbono de 27,5” pulgadas de la firma taiwanesa, será el modelo con el que participará en carreras de XC, mientras la Big Nine de 29 pulgadas quedará reservada para las carreras maratón y algún circuito puntual donde por las características del trazado se aconseje su utilización.

 

– José, ¿cuándo se empezó a desarrollar la nueva Big Seven?

– La Big Seven era un proyecto del que se ha hablado durante toda la temporada, pero que ha sido acelerado a raíz de la puesta en escena de la Scott de Nino Schurter. Los primeros prototipos los recibí en junio, pero como estaba el tema de las Olimpíadas, apenas les pudimos prestar atención. Una vez acabadas, hicimos muchas pruebas a diario sobre unos prototipos de aluminio hasta dar con las medidas correctas.

– ¿Se ha partido de la base de la 26”?

– No, no… en absoluto. Merida quería hacer una auténtica 27,5, no una evolución de una 26. Hay muchos fabricantes que han hecho la 29” o la 27,5” partiendo de la 26, pero es un error. En el Ride On, un evento que se celebra en Taiwán con la presencia de los principales constructores, se establecieron los estándares 2013… ejes, ruedas, etc., sobre los que establecer una base. A partir de ahí se ha trabajado especialmente en la parte trasera, ya que teníamos claro que en la delantera íbamos a equipar una pipa de dirección de 10 cm, que es la medida que voy a llevar en mi bici de carreras de 29 pulgadas (11 en la de serie).

– ¿En qué ha consistido tu trabajo de desarrollo?

– Como te he dicho, básicamente en la parte trasera, en definir la longitud de la vainas, en la rigidez del tren trasero, etc. Todo se ha hecho sobre varios prototipos de aluminio muy arcaicos que pesaban 1,6 kg.

– ¿Y el peso y el material tan distinto no influyen en la percepción y el comportamiento?

– Obviamente, no la mueves igual, pero sí que se aprecia el comportamiento, la tracción, la estabilidad, se comprueban los pasos de rueda, etc.

– ¿Y el resultado?

-El cuadro de carbono no lo he probado hasta ahora, y me ha sorprendido mucho. Estéticamente es muy bonito; me encantan sus formas. En él se han tenido en cuenta muchas cosas, como por ejemplo la utilización de un único plato y 11 velocidades, etc. Por lo que respecta al funcionamiento, es espectacular.

Compromiso ideal

– ¿Se percibe tan claramente una diferencia con una bici de 26”?

– Por lo que respecta a aceleración hay poca diferencia, pero en cuanto a confort y paso por los obstáculos, sí se nota.

– ¿Cuáles son sus puntos fuertes?

– Es una bici muy de cross country, sobre todo desde que las carreras son de una hora y media. Se podrían hacer con una 26, pero teniendo en cuenta cómo han evolucionado los trazados, que son ahora muchísimo más técnicos, la 27” claramente ofrece ventajas. Es la bici ideal.

Mantenemos la agilidad y aceleración de la 26, pero el confort y la estabilidad de la 29. Es ideal para las mujeres o para los que necesiten tallas pequeñas, para usuarios de 1,70 como yo. Para las personas más bajas, las 29” son muy altas, es como ser novato y tener que conducir un tráiler.

– ¿En serio piensas eso? Nosotros tenemos un punto de vista muy distinto.

– Evidentemente estoy hablando en cuanto a competición, pero sí. La gente baja también las puede llevar, pero…. No son para todos. Cuando a una persona de 1,65 la pones encima de una 29” queda muy alta y hay que utilizar potencias negativas. Con una horquilla de 100 mm estás pedaleando con un efecto 1:1,20; es decir, como si llevases una horquilla de 120 mm. Las 27,5” ayudarán en este aspecto. Estoy seguro de que en el futuro las ruedas pasarán a ser las tallas de las bicicletas. Los modelos tendrán menos tallas. No habrá una L en 27,5”, tendrás una 29”. O al revés, no habrá una 29” en talla S, habrá una 27,5”.

– Vemos que vas a utilizar poco la 29er, ¿no?

– No es un problema de rueda, es un problema de geometría. No se puede rebajar más la pipa de dirección por el conificado de las horquillas, y eso hace que se cargue el peso en la parte trasera, se levante la delantera, pinches más, resulte más inestable la pipa de dirección, etc.

La 29” la utilizaré en maratón, en talla S, la más pequeña y con una modificación en la dirección. Haré pruebas de maratón, la Cape Epic y alguna carrera de cross country. En XC sabes perfectamente dónde están todas las piedras del circuito, pero en maratón vas a un lugar en el que nunca has estado y por el que no volverás a pasar y allí es donde la 29er es más efectiva, ya que te permite errores, la manejas a un ritmo constante, tienes más tracción y es más cómoda.

-¿Qué medida de manillar utilizas en la 27,5?

-Siempre lo llevo de 60 cm en todas mis bicis, y además con acoples, algo que las nuevas generaciones me han criticado. Ja, ja, ja ja… Ahora estoy probando una manillar de 62 cm.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.