Josef Ajram nos cuenta cómo se supera…

HACE UNAS SEMANAS RECIBÍ UN CORREO ELECTRÓNICO QUE REBOSABA GRATITUD. UN MAIL DE UNA MUJER QUE HABÍA SUPERADO UN CÁNCER DE MAMA Y QUE AGRADECÍA LA FUERZA QUE, YO SIN SABERLO, LE HABÍA TRANSMITIDO CON EL MENSAJE WHERE IS THE LIMIT?

Esa energía en su recuperación no podría haber sido posible sin la ayuda de la bicicleta y ahora, las dos ruedas, son una parte imprescindible en su vida. Os presento a Mar Hernández, 43 años, de Castellar del Vallès, una población cercana a Barcelona, una luchadora que no sabe dónde tiene su límite.

¿Cómo era tu vida antes de que ocurriera todo?

Trabajaba como escultora, tenía una pareja y era muy feliz. No hacía nada de deporte, de hecho mi pareja me regaló una mountain bike y pensé: “Por qué me regala una bici?”. En el año 2007 fui a hacerme una revisión rutinaria de la mama y me dieron la terrible noticia, tenía cáncer de mama.

¿Qué te dio fuerza para afrontar el tratamiento?

En aquel momento fue un palo terrible, más cuando debía afrontar un tratamiento hormonal y lo toleré muy mal. Pero aquel regalo que había recibido de mi pareja se convirtió en mi mejor aliado para afrontar mi enfermedad. A los 15 días de la operación, ya iba en bici, me hacía sentir libre y me aportaba otra visión de la vida.

¿Qué valores encontraste en el ciclismo?

El ciclismo me ha aportado una actitud diferente ante la vida. La bici me ha curtido y me ha enseñado que con actitud todo es posible. He entendido que la bici me ha ayudado mucho a pelear contra el cáncer, ya que llego a este proceso con un cuerpo entrenado. Normalmente el cuerpo se debilita durante el proceso de la quimioterapia pero, en mi caso, los médicos alucinaban porque mantenía los mismos niveles sesiones después de iniciar la quimio que al inicio de la quimio.

¿En qué ha cambiado tu vida?

A pesar de haber tenido recaídas importantes en 2010 y 2012, he adoptado una actitud proactiva, he afrontado de cara el problema para luchar y superarlo sin dudar que lo podía conseguir.

¿Qué te mueve a seguir montando en bici?

La bici me apasiona, me encanta hacer entrenos de 80 km o cicloturistas que me supongan un buen reto. La bici ha sido muy buena conmigo, pues en los procesos de quimioterapia, me ponía la cinta y el casco y era una persona normal, nadie detectaba que estaba luchando contra tan terrible enfermedad.

¿De qué objetivos ciclistas te sientes más orgullosa de haber alcanzado?

He conseguido realizar tres Monegros de mountain bike, en una de ellas se me reconoció mi situación y me dieron el premio a la superación personal.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.