FOX nos ofrece un  aprovechamiento total  del recorrido; en este  caso notas cómo la  horquilla exprime todas  sus posibilidades

Aunque sabían el contraataque que preparaba RockShox, en FOX no se han puesto en absoluto nerviosos y han seguido fieles a su línea de trabajo, que busca una constante evolución más que una revolución. Han continuando ampliando su gama de horquillas de 29 pulgadas, que ahora es de 12 modelos, y han adoptado las últimas mejoras que incorpora la totalidad de la gama, y que mejoran aún más si cabe el excelente comportamiento de sus productos.

Superar a la versión anterior era difícil, así que no esperes ninguna novedad destacable en este nuevo modelo, salvo los nuevos retenes SKF, que han incrementado todavía más la sensibilidad de la horquilla y evitado esos molestos problemas de holgura del pasado. Ahora, en este sentido, es intachable.

La Float 29 incorpora el cartucho FIT RLC y se ofrece en tres versiones: 80, 100 y 120 mm, aunque en nuestro caso hemos elegido la 100 mm para igualar las condiciones con la nueva SID. Hay que destacar el enorme resultado de este sistema desde su implantación, tanto en funcionamiento como en fiabilidad. Una garantía total de funcionamiento.

Al igual que su rival, posee regulación de precarga, compresión en baja, rebote y bloqueo, aunque en este caso no existe la posibilidad de accionarlo desde el manillar. Un aspecto donde claramente pierde la batalla, aunque en contrapartida su puesta a punto es mucho más fácil, ya que sólo hemos de preocuparnos de una única cámara de aire.

Otro aspecto donde la Float ha retrocedido terreno es en el peso, aunque FOX ha reconocido que ésta nunca ha sido su guerra. También es cierto que nunca antes había tenido un rival que arrojara semejantes cifras en la báscula, que es uno de los datos que más aprecian los aficionados.

Este año, la Float 29 sólo la encontrarás en versión tapered y con recubrimiento Kashima Coat, pero se sigue ofreciendo la opción de eje de rueda 15 QR o de 9 mm.

Nuestra opinión

Si la RockShox destaca por su carácter progresivo, en este caso la FOX apuesta por la linealidad; es decir, el recorrido es totalmente aprovechable desde el principio hasta el final, y sólo en el último momento se endurece para no llegar a hacer tope.

En este caso, la personalización para el usuario poco avezado en temas técnicos es más fácil, pues no ha combinar dos cámaras de presión y el umbral desde el mando Xloc, pero al mismo tiempo no es tan precisa, lo que nos da un tramo inicial menos sensible y menos personalizable, entre otras cosas porque los cinco pasos que tiene el dial de compresión en baja velocidad no ofrecen una marcada diferencia entre ellos. En contrapartida, la FOX nos ofrece un aprovechamiento total del recorrido; en este caso notas cómo la horquilla exprime la totalidad de recorrido, pero sin llegar a hacer tope ante un gran impacto, ya que en el ultimísimo momento se endurece.

En cuanto al peso, no había queja hasta ahora, porque cuando te bajas de la SID sí que es patente la diferencia entre ambos modelos. A cambio, la FOX ofrece una mayor rigidez de funcionamiento, un mayor aplomo en curvas y apoyos forzados, donde su comportamiento es intachable, como si fuera entre raíles.

Hay que tomarse estos comentarios en su justa medida, ya que las diferencias no son abismales entre ambas marcas, aunque sí hemos elevado el nivel de crítica al máximo, pues son dos modelos topes.

¿Dónde está el bloqueo? Otro punto donde FOX debe aportar una solución, y más porque es un tipo de horquilla muy demanda por el usuario más deportivo, es en el tema del bloqueo remoto, todavía ausente este año. Al igual que en la versión anterior, sigue ubicado en la parte superior de la botella derecha, lo que nos impide hacer un uso continuado en caso de enfrentarnos a un recorrido con constantes bajadas y subidas.

Hay detalles típicos de FOX que nos siguen gustando muchísimo, como el accionamiento de todos los diales, incluido el de rebote, que está situado en la parte inferior de la barra derecha, y algo tan simple como el cierre, que una vez regulado, siempre queda en el sitio preciso.

A favor

  • Rigidez global
  • Se aprovecha todo el recorrido
  • Estética y acabados
  • RockShox SID World Cup XX 29

En contra

  • Ausencia de bloqueo remoto

Caracterísitcas

Recorrido: 100 mm
Peso: 1.780 g (con cierre y sin cortar)
Sistema funcionamiento: Aire/aceite mediante cartucho FIT.
Ajustes: Rebote, precarga, compresión en baja velocidad y bloqueo.
Botellas: Magnesio
Barras: Aluminio con recubrimiento Kashima Coat de 32 mm de diámetro
Tubo de dirección: Aluminio
Pletina: Aluminio
Cierre: 15 QR
Anclaje de freno: Postmount
Opciones: Eje de rueda 15 QR o 9 mm. Sólo disponible en versión tapered, recubrimiento Kashima y un único color
Versiones: Existen versiones de 80, 100 y 120 mm
Precio: 900 euros
Distribuidor: Bicimax. Tel.: +351 244 575 195. www.ridefox.com
Fotos: S. Romero
Galería

Una Respuesta

  1. Fran

    Para mi el bloqueo remoto no es tan importante. Lo es más que esta horquilla me dio un peso en la báscula de 1770g (con eje) y una RS REBA OEM (eje de 9mm) da 1560g.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.