RockShox aporta una tabla de presiones en la parte posterior de la barra y botella derecha, que este año si, sirven de excelente punto de partida. [13] La XX utiliza un eje 15QR Maxlite, aunque también existe una versión de 9 mm. El dial de rebote sigue quedando escondido en la botella derecha y tiene un acceso un tanto difícil

La nueva RockShox es descaradamente más  sensible en su parte  inicial que la anterior Reba

Esta temporada, RockShox ha dado un puñetazo encima de la mesa para hacerse con el mercado de las 29er “más racing”. Sus técnicos han creado una esperadísima versión de 29 pulgadas de la exitosa SID World Cup XX con pletina y tubo de dirección de carbono BlackBox. Una horquilla que, lejos de ser una readaptación de la versión de 26 pulgadas, parte de cero en su diseño para conseguir un peso récord de 1.560 g, que rebaja en 400 gramos el de la Reba XX del pasado año y que se sitúa incluso por debajo de la versión ya existente de 26 pulgadas.

Sí, la cifra es impresionante y se ha logrado sin comprometer en absoluto la rigidez, gracias, entre otras cosas, al uso de un eje 15 QR y la adopción de un nuevo diseño de botellas(de magnesio) más robusto en ciertos puntos, pero globalmente más ligero.

Los acabados son impresionantes, lo mismo que sus posibilidades de ajuste, ya que RockShox se mantiene fiel al uso de cámara positiva y negativa y al mando Xloc, que unido al bloqueo y el dial de rebote nos permite una personalización total, aunque a costa de una puesta a punto un tanto laboriosa por la cantidad de posibilidades que ofrece. Para facilitar esta tarea, las botellas llevan grabada en su parte trasera una tabla de pesos y presiones, que sirven como excelente punto de partida para encontrar el funcionamiento ideal. Si el año pasado nos quejábamos de que estas cifras nos dejaban la horquilla un tanto dura, este año las puedes seguir fielmente.

Como ya veremos más tarde, en cuanto a funcionamiento, la SID ha mejorado muchos enteros en comparación con la anterior Reba, gracias en parte a la renovación del sistema Motion Control, que vio su nacimiento en 2005 y que ahora es totalmente nuevo y se denomina Motion Control DNA. Este sistema se encuentra en cuatro versiones distintas, y en el caso de la XX se controla mediante el mando Xloc, ubicado en el manillar, que hay que reconocer que es una enorme ventaja para todos aquellos a los que les gusta bloquear y desbloquear constantemente. Según RockShox, el nuevo DNA aumenta considerablemente las prestaciones de la SID y alcanza una mayor precisión de funcionamiento, cosa de la que damos fe, y a la par una mayor fiabilidad y menor mantenimiento.

Nuestra opinión

Si el año pasado decíamos que la FOX era fiel a su lema publicitario: “Pura mantequilla”, se ha de reconocer que la nueva SID World Cup XX ha conseguido llevar esa suavidad a un nivel superior, sobre todo en la parte inicial del recorrido.

La nueva RockShox es descaradamente más sensible en su parte inicial, entre otras cosas porque sus posibles regulaciones de precarga y compresión en baja velocidad nos permiten llegar a la perfección, siempre y cuando sepamos hacerlo -cosa que para muchos usuarios no será precisamente fácil-. Digamos que será una operación laboriosa.

Si consigues la puesta a punto ideal, te encontrarás con una horquilla progresiva, que ofrece una enorme sensibilidad en su parte inicial del recorrido, capaz de tragarse hasta la más pequeña irregularidad, pero que se va endureciendo progresivamente hasta el final. Bueno, en realidad, le cuesta mucho llegar al final.

La presencia del mando remoto Xloc sigue siendo una de sus mayores ventajas con respecto a la FOX, sobre todo si eres de aquellos a los que en zonas de constante subida y bajada les gusta utilizar el bloqueo. Es una delicia y, sobre todo, nos permite ahorrar espacio en el manillar gracias una integración total de los mandos si utilizas transmisión SRAM y frenos Avid.

Por lo que respecta a la manejabilidad, la ligereza del tren delantero queda patente a cada momento. Realmente, esos casi 400 gramos se notan, ¡y de qué manera!, especialmente cuando nos bajamos de una bici y subimos a la otra con la FOX. Curiosamente, esa ligereza no penaliza la rigidez, que es excelente, aunque en el caso de la FOX es superior.

RockShox ha dado un salto cualitativo muy importante, aunque deberían mejorar algún detallito como el dial de rebote, que sigue quedando muy escondido, y el sistema de cierre del eje de la rueda, que aun siendo bueno, está mejor solucionado en FOX.

A favor

  • Sensibilidad de funcionamiento
  • Máxima personalización
  • Estética y acabados
  • Mando remoto en el manillar (Xloc hidráulico)

En contra

  • Comportamiento progresivo

Caracterísitcas

Recorrido: 80 ó 100 mm mediante casquillo interno
Peso: 1.560 g (con cierre y sin cortar)
Funcionamiento: Aire/aceite con el nuevo sistema Motion Control DNA
Ajustes: Rebote, precarga de aire en cámara positiva y negativa, y compresión en baja hasta llegar a bloqueo mediante el mando remoto Xloc ubicado en el manillar
Botellas: Magnesio
Barras: Aluminio de 32 mm
Tubo de dirección: De carbono (tapered)
Pletina: Carbono
Cierre: 15 QR Maxlite
Anclaje de freno: Postmount
Opciones: Sólo está en versión tapered. Existe una versión con eje de rueda de 9 mm. Disponible en color blanco, negro o gris keronite
Versiones: World Cup XX, World Cup, RCT3, RLT y RL
Precio: 880 euros
Distribuidores: Motor Dealer. info@motordealer.com / Team Bike. info@teambike.es / www.sram.com
Fotos. S.Romero
Galería

 

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.