Tenemos la sensación de que hace años que FOX y RockShox se miran de reojo a la hora de mejorar sus dos horquillas más icónicas.

En este espacio de tiempo hemos visto a ambas ponerse a dieta (y ofrecer pesos hasta el momento nunca alcanzados en términos de ligereza), apostar por el diámetro de 29”, el nuevo estándar Boost de bujes más anchos, evolucionar su sistema hidráulicos brindando regulaciones más personalizables y precisas o, últimamente, incrementar su recorrido para dar cabida al nuevo XC, ese que los mejores profetas auguran que está por venir.

Ambas horquillas fueron presentadas en 2016, pero por el camino han sufrido upgrades. El más significativo, el de RockShox para a SID en 2019, para no perder comba respecto a su directa rival y mejorar su funcionamiento interno gracias a la llegada de la válvula de aire DebonAir o la segunda evolución de su cartucho Charger 2.

Creemos que la lucha está ahora más reñida que en 2016, y por ello hemos querido probar a fondo durante meses ambas horquillas.

Banco de pruebas

La FOX 32 SC Factory, la hemos montado en una Scott Scale, y en cuanto a la RS SID World Cup, hemos aprovechado venía montada de serie en la espectacular MMR Kenta (la doble de Valero).

En ambos casos, el caño estaba cortado a 20 cm y montado, con discos de freno de 160 mm. Para ahondar más en el comportamiento, partimos de idéntica personalización: 65 psi de presión para nuestros 68 kg de peso en ambas y dejamos, también en ambos casos, dos tokens (o espaciadores) en sus respectivas cámaras de aire, para montar nuestros recorridos de prueba habituales.

FOX 32 SC Factory

La definiríamos como una horquilla diseñada por y para la competición. Centrándonos en nuestras sensaciones durante estos meses de prueba, lo primero que adviertes es que la parte delantera de la bici se aligera, y esto afecta a la conducción.

Gracias a tan reducido peso nos permite jugar con las inercias de la bici con menor esfuerzo. Desde el puesto de conducción, se aprecia enseguida que la horquilla es realmente estrecha. Montando un neumático Maxxis Ikon con sección de 2,2’’, por ejemplo, el paso de rueda es menor de lo que estamos acostumbrados a ver. Esto nos hace pensar que quizás en días con barro, no podremos seleccionar neumáticos cercanos al 2,3’ de diámetro.

Tacto XC

La FOX 32 ofrece un tacto con el terreno muy reactivo, muy directo. Gracias al gran abanico de ajustes, nos permite dar con el reglaje deseado y destaca sobremanera el carácter progresivo de la horquilla, que evita en muchos casos el realizar indeseados topes. Hemos apreciado que el tacto de la horquilla no es tan suave como FOX nos tiene acostumbrados en sus modelos.

El de la SC es algo más seco, duro en ocasiones, ese tacto XC alejado del tacto más mantecoso que podemos encontrar en horquillas más impasibles de trail o enduro.

Es una horquilla sensible, especialmente en el primer tercio de recorrido, efectivamente, pero notamos que en apoyos, líneas sucias y rotas o frenadas fuertes el tacto se endurece.

Después de ver cómo las barras de la horquilla flexan en las frenadas, creemos que ese tacto circunstancialmente más duro puede darse en momentos en que las fuerzas torsionales que recibe la horquilla son muy marcados y provocan que se incremente la fricción y, en consecuencia, se traduzca en esta dureza.

Esto puede ser percibido especialmente por bikers pesados. Por ello creemos que es una horquilla ideal para circuitos de XC.

Es decir que agradece sobremanera las líneas limpias y permite menos margen de alegrías cuando nos equivocamos de trazada o directamente improvisamos líneas. Es una horquilla superligera, reactiva, muy personalizable, cuya anoréxica estructura nos pide a gritos hilar fino.

RS SID World Cup

La nueva SID es más sensible y precisa en el tacto respecto a sus versiones anteriores, algo que percibimos ya desde los primeros instantes en los que la probamos por nuestros recorridos habituales.

Esa sensibilidad extra se agradece, la SID ahora es una horquilla que copia mejor el terreno y, con la presión de aire adecuada y recomendada por el fabricante, podemos tener un mejor control, estabilidad y prestaciones.

El funcionamiento de la nueva SID es claramente más lineal que el de su predecesora. Digamos que la parte inicial ha ganado en sensibilidad, la intermedia tiene mayor soporte y ayuda a que no nos acabemos el recorrido enseguida.

Sensible

La cámara de aire interior más voluminosa hace que la horquilla trabaje con presiones de aire menores de lo que lo hacía antes y, gracias a la tecnología Dig Valve, la SID no solo es más sensible en los primeros milímetros de recorrido.

A medida que trabaja y cuando absorbe los impactos de más intensidad, muestra un comportamiento ahora más progresivo y estable, da la sensación de ir más por el sitio.

Sólida y confortable

Tiene una rigidez lateral sobrada para uso XC, mucho mayor que la mayoría de las horquillas de XC top del mercado.

Estructuralmente la horquilla se percibe sólida, lo que se traduce en un mayor confort en marcha. Especialmente reforzada en la zona de las botellas, a la altura de sus casquillos de fricción y también en las punteras.

Ello provoca que no acusemos tanto los impactos y, en consecuencia, ahorremos energías, algo que, en una prueba o salidas de larga distancia, es de agradecer.

Estéticamente es muy discreta. Cuesta de apreciar o incluso podemos confundirla con un modelo inferior (una RockShox Reba O una SID RL con puente de aluminio).

En definitiva, nos parece una horquilla estructuralmente sólida, más sensible que la de los modelos predecesores y confortable.

Conclusiones

Para ser justos, estamos delante de dos grandes horquillas de rendimiento excelente en ambos casos, en las que más que diferencias notorias existen matices.

Dicho esto, un argumento a favor de la FOX 32 SC Factory es su peso récord. Nada menos que alrededor de 150g más ligera. Un argumento que en XC siempre resulta importante, especialmente para los obsesivos del peso.

Pero no todo es el peso. Estamos muy contentos del confort, sensibilidad y rigidez lateral de la RockShox SID; a nuestro parecer, un punto por delante de su directa competidora.

Digamos que ofrece más confort en marcha, más dulzura. Es más tragona e impasible, con lo que se agradece especialmente con el paso de los kilómetros.

La 32 SC, en cambio, ofrece, debido a su característico chasis, un tacto más directo, más seco, más reactivo. Es también una horquilla a la que, aun siendo un punto más progresivo que la SID, le cuesta un poco más sacar partido a todo su recorrido. Por ello entendemos que la SID WC es una horquilla algo más polivalente.

Te permite atacar con más vehemencia los rock gardens sin acusar tanto la rigidez torsional. En cambio, la 32 SC es una horquilla de circuito, una horquilla de competición a la que su anoréxico chasis permite lograr un gran rendimiento a cambio de algo menos de solidez estructural, que podemos acusar en bajadas al límite cuando desconocemos el terreno.

En definitiva, si tuviéramos la hipotética posibilidad, nos montaríamos una SID WC para ir a una prueba maratón por etapas en terreno desconocido, por ejemplo, y una 32 SC para desafiar las leyes de la física en un circuito de XC corto, explosivo y donde pudiéramos previamente entrenar las líneas.

Fotos: Sebas Romero

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This