La medida parece que será temporal, pero por ahora la Unión Europea ha decidido imponer aranceles a la importación de bicis eléctricas procedentes del gigante asiático, según se ha informado en el Diario Oficial de la UE.

El objetivo detrás de esta decisión es el de proteger la industria europea de las bicicletas del “dumping”, que la RAE define como la “práctica comercial de vender a precios inferiores al costo, para adueñarse del mercado, con grave perjuicio a este”.

Estos aranceles aplicados serán de entre el 21,8% y el 83,6% del valor del producto, para así asegurarse de proteger a los fabricantes europeos.

A raíz de una denuncia por parte de la Asociación Europea de Fabricantes de Bicicletas, la Comisión Europea realizó un estudio a finales del 2017, concluyendo que China había triplicado la cantidad de importaciones de e-bikes, pasando de 200.000 en 2014 a 700.000 en 2017. También habían ganado en cuota de mercado, con un salto del 17 al 25%.

Estos resultados pusieron a la Unión Europea en alerta y llevó a esta medida que ha sido explicada en el Diario de la UE, de no aplicarse medidas, es muy probable que la situación económica y financiera de la industria de la Unión se deteriore aún más. Por tanto, la Comisión concluyó provisionalmente que la imposición de un derecho ‘antidumping’ redundaría en beneficio de la industria de la Unión”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.