Tras el espectáculo, y nunca mejor dicho de las pruebas de descenso de la Copa del Mundo de Mont-Sainte Anne, Canadá, este domingo le tocaba el turno al Cross Country, donde la duda estaba en saber si tanto Yana Belomoina como Nino Schurter iban a aprovechar el match ball que se les presentaba para ganar la edición 2017 de la World Cup a falta aún de la cita de Val di Sole (Italia).

YANA BELOMOINA NO PERDONA

Reciente campeona de Europa, la ucraniana Yana Belomoina no ha dejado escapar la oportunidad que se le presentaba y ha dominado con autoridad la prueba femenina élite disputada en Canadá, y lo ha hecho de principio a fin yendo de menos a más. Sólo la francesa Pauline Ferrand Prevot fue capaz de plantar cara a la ‘menuda’ Yana en los primeros compases de la prueba, hasta que la ucraniana dio al puño del gas y se fue.

La carrera fue a partir de entonces una partida de ajedrez, en la que las piezas miraban de no ser comidas. Ni Prevot (que lucía todavía el maillot que la acreditaba como campeona de Francia y que en el reciente Europeo rompiera cuando tenía la medalla en la mano) vio peligrar del todo la segunda plaza, ni Catharine Pendrel la tercera, ni Emily Batty la cuarta.

Al final, Belomoina aventajó en 44″ segundos a Prevot, logrando la tercera victoria de la temporada y asegurándose de forma matemática el título de campeona de la Copa del Mundo. Número 1 del ranking UCI, sin duda ésta es su temporada. Para enmarcar.

NINO SCHURTER, SIN RIVAL

Y, como no quería ser menos, Nino Schurter se impuso en Canadá, culminando una temporada que él mismo definía a la conclusión de la prueba como perfecta. Y no será porque no hay rivales que le plantan cara. En  cada prueba de la Copa del Mundo ha aparecido algún valiente que se le ha subido a la chepa, que le ha robado parte del protagonismo y se le ha colado delante, pero Nino nunca se pone nervioso y parece hasta jugar con ellos, como ocurrió ayer.

Primero fue el francés Carod y después el osado fue el alemán Fumic, y a los dos los atacó en el mismo punto, yéndose con una facilidad pasmosa hacia una nueva victoria esta temporada. Es el mejor subiendo, bajando, en las zonas técnicas, en las pendientes más pronunciadas y a la hora de leer la carrera, de saber el momento adecuado para castigar a sus rivales. Al final completó las siete vueltas al trazado canadiense con 1h31’51”, con 10″ de margen sobre el francés Tempier y 21″ sobre el italiano Kerschbaumer, que le robó la careta a Carod en el sprint.

Sus números son de otro mundo, la de hoy era la 5ª victoria seguida que lograba Nino en la Copa del Mundo de MTB, tal como mostraba él con la mano al entrar en meta. ¿Puedo ganar la quinta Copa del Mundo esta tarde, se preguntaba Nino Schurter en Instagram? Pues, sí, la respuesta es que sí, y, de mantener este nivel, puede sumar alguna más.

No fue una buena carrera para los nuestros, que no se vieron en buenas posiciones en ningún momento. El mejor volvió a  ser David Valero, sí, pero lejos de los mejores, el 12º, a 2’58”, justo por delante de Julien Absalon, que regresaba a la competición. La buena noticia fue para Sergio Mantecón, acabó el 15º, lo que es una buena señal para el de Trek superados ya sus problemas físicos, justo por delante de Pablo Rodríguez. Tampoco fue el día de Carlos Coloma, el 41º.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.