Este auténtico personaje, llamémosle “científico loco”, tiene como hobby crear proyectos surrealistas y, como no, probarlos. Esta vez ha querido ponerle ruedas de hielo a su bici e ir a dar una vuelta. El resultado no es del todo satisfactorio, pero sólo con ver la alegría pedaleando sobre su creación ya merece la pena. Además, sabe encontrarle las ventajas donde parece que no las hay.

Totalmente surrealista. No te lo pierdas si quieres pasar un buen rato o si estás pensando cambiar las ruedas de tu bici, aunque evidentemente nosotros no te lo recomendamos.

Sin duda en este mundo hay sitio para todo y para todos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.