Popularmente tener un as en la manga es guardar un recurso escondido hasta el momento en el que sea necesario para crear un golpe de efecto muy positivo o para vencer ante alguna situación.

Y para ello no hay mejor baza que la de una buena frenada para parar la bici en el momento justo para dibujar la línea perfecta.

Y si encima es añadiendo muy pocos gramos a la báscula, será sinónimo de que utilizamos, muy probablemente, uno de los tres frenos tope de gama que probamos: los renovados Shimano XTR, los venerados Hope Tech 3 X2 o los Racing Magura MT8 SL.

La tecnología avanza y los fabricantes de frenos construyen, cada vez más, modelos que sorprenden por su extraordinaria relación entre ligereza y potencia.

Está claro que el mercado ofrece otras alternativas, pero por cuestiones de número y disponibilidad hemos querido acotarlo a estas tres alternativas.

Shimano por ser el de más reciente actualización (presentados apenas hace seis o siete meses), Hope por ser tan distintivos y Magura porque cada vez se dejan ver más en las más exclusivas y anoréxicas bicis de XC de los circuitos internacionales.

Veamos cómo son y cuáles han sido nuestras valoraciones…

Hope Tech 3 X2

Prueba del freno Hope Tech 3 X2 para XC

Magura MT8 SL

Prueba del freno Magura MT8 SL para XC

Shimano XTR BL-M9100

Prueba del freno Shimano XTR BL-M9100

Conclusiones

Para ser justos, ya os avanzamos que el rendimiento de estos tres juegos de frenos ha estado elevadísimo. No en balde, cuando propusimos en redacción comparar tres de los mejores frenos de XC actuales, los que montaríamos para muestras bicis de XC, estos fueron los candidatos finales.

Así que, como podéis ver en nuestras valoraciones, más que diferencias existen matices, pero ninguno de ellos peca en los apartados que creemos fundamentales para gozar de un buen tacto y potencia de freno.

Empezaremos por orden, por los que más puntuación han conseguido. Los XTR, a nuestro parecer, son los más completos de ellos.

No van sobrados de potencia bruta de frenado, pero su progresividad, suavidad de accionamiento, excelente ergonomía y estabilidad hacen que te hagas a ellos con facilidad. El tacto es muy bueno. Además, son lo que, en clave XC, pesan menos (nos referimos al conjunto de pinza y maneta de freno, no a los discos).

Las regulaciones están muy bien integradas, así como el cilindro maestro y el depósito, completamente alineado para gozar de una estética y morfología sumamente compacta.

La calidad de acabados, en general, es muy buena, pero hemos alucinado con el nivel de detalle, tecnología y estética de los nuevos discos. Mucho más estables, algo especialmente notorio en las bajadas más prolongadas. No se calientan.

Si decidir entre uno de los tres frenos nos resulta difícil, decidir con qué juego de discos nos quedaríamos sería relativamente fácil: los impresionantes XTR. Solo albergan un pequeño hándicap. El anclaje ha de ser, sí o sí, tipo center lock.

A rebufo de los XTR y a la par en cuanto a puntuación encontramos los Hope Tech 3 X2 y los Magura MT8 SL. Dos maneras de entender un freno de competición desde diferentes puntos de vista.

El primero, apostando por un mecanizado espectacularmente bien trabajado; el segundo, intentado aplicar carbono y sus derivados en cualquier rincón factible de las manetas.

Magura está creciendo en presencia en los montajes tope de gama y, ciertamente, su estética agresiva y esa maneta con el carbono a la vista luce muy bien. A nuestro parecer, es el freno más potente de este comparativo.

Muerde muy fuerte, preciso y con un tacto más que aceptable. Tal vez no llega a las cotas de progresividad del XTR, pero se le acerca.

Digamos que, aun pudiendo regular el alcance de la maneta y jugando con el purgado, no llega a tener la progresividad del Shimano.

Su rango de aplicación de potencia es más corto. Eso sí, por su potente mordida, es capaz de parar la bici en el punto justo con gran precisión y sin necesidad de requerir discos de 180 mm.

Todas las pruebas las hemos hecho con idéntico montaje, es decir, discos de 160 mm en ambas ruedas, en una misma bici, en una misma zona de pruebas y con el mismo biker con un peso inferior a los 70 kg.

El único hándicap de esa estupenda mordida es que, para parar la bici, como decíamos, es brutal, pero cuesta algo más tener el tacto por la mano ante deceleraciones más sutiles, como, por ejemplo, cuando entras pasado en curva o en pleno rock garden, donde prácticamente has de acariciar los frenos, es ahí donde no vemos que posea esa dulzura de accionamiento respecto a Shimano.

Por último los frenos Hope. Nos encanta su estética y la calidad de materiales. Han ido evolucionando muy poco a poco a lo largo del tiempo, pero son toda una garantía de fiabilidad y distinción.

Son los frenos que, una vez bien ajustados, no nos han dado ningún tipo de problemas. 0. El tacto es muy estable y, sin alcanzar el punto de frenada tan bestia como los Magura, os podemos garantizar que van sobrados.

Por los materiales empleados, ocupan el tercer lugar en cuanto a peso. Ellos parecen apostar por la fiabilidad. Nos parecen los más sólidos. Los más difíciles de que el tiempo los desgaste prematuramente.

Las pastillas de serie son algo más duras que las de los Shimano y los Magura, por tanto, en días de humedad, conjugándolos con los discos flotantes, serán un punto más ruidosos. Nada preocupante en todo caso.

Personalmente solo hallamos una pega. Las pequeñas roldanas de ajuste deberían estar más integradas. Por un lado, podemos realizar los ajustes sin necesidad de herramientas, pero es que, como hemos podido comprobar, son superfiables.

No tienes necesidad de ir jugando con el alcance ni cuando las pastillas empiezan a desgastarse. Una mejor integración de las regulaciones, aunque sea a cambio de tener que emplear una pequeña llave, potenciaría su estética.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.