Montar de noche con los amigos mientras dure el buen tiempo es genial. Redescubrimos los caminos de siempre desde otro punto de vista, el de tu haz de luz. Hoy os traemos un comparativo de tres luces delanteras potentes, compactas, con la batería integrada y con puerto de carga USB. Nada de cables ni engorrosas baterías.

Antes de entrar al trapo, recordaros que es muy recomendable salir acompañado. Primero por motivos obvios de seguridad. Y segundo porque cuando tenemos un día, hora y lugar preestablecido para realizar nuestra salida nocturna, nos ayuda sobremanera a que unos empujemos de los otros y no acabemos atrincherados en el sofá viendo cómo el mundo se va a la mierda. Luego además llega el arrepentimiento y más cuando que el chat de tu móvil saca humo cuando tus colegas empiezan a contar las anécdotas de la salida que tú no has vivido. ¡Vive!

En una salida nocturna siempre pasan cosas. Solo exige tener un poco de fuerza de voluntad. ¿Decidido/a?

Ahora solo nos falta seleccionar una luz. Hoy en día tenemos un abanico más que amplio de posibilidades. Luces compactas, luces con millones de lúmenes capaces de alumbrar un estadio de fútbol, con batería integrada, batería aparte, de casco, de manillar, etc.

Tres luces para MTB nocturno candidatas a acompañarnos

Para nuestra elección, basándonos en nuestra experiencia, hemos seleccionado luces con batería integrada. Son prácticas. En un solo cuerpo encontramos tanto la batería como el foco. Nada de cables ni baterías colgando.

Nuestra elección ha sido buscar tres modelos de marcas similares en cuanto a potencia, presupuesto, prestaciones y calidad: Blackburn, Cateye y Lezyne. Para un uso recreativo creemos necesario contar con un haz de luz medianamente potente, entre 1.500 y 1.700 lúmenes. Existen luces más potentes, pero de batería externa.

¿La monto en el casco o en el manillar?

Nuestra elección ha sido condicionada por una gran cuestión que debemos plantearnos antes de nada. ¿Dónde queremos montar nuestra luz? En nuestro caso optamos por montarlas en el manillar. Nos gusta la línea de visión baja que crea sombras en el camino hacia delante y facilita así la elección de la línea que vamos a seguir.

Si queremos complementar nuestra visión, siempre podemos optar por una luz compacta, menos potente en el casco, que nos ayude a negociar las curvas cerradas y que acompañe nuestra mirada en todo momento. Porque estas luces, al llevar la batería integrada en el propio cuerpo, son pesadas para llevar en el casco.

A continuación, y antes del veredicto final, os dejamos con la valoración y descripción individual de cada una de las tres luces de este comparativo.

Prueba luz Blackburn Countdown 1600

Prueba Cateye Volt 1700

Prueba Lezyne Deca Drive 1500I

Nuestro veredicto

Se trata de tres luces de gran calidad y rendimiento sobrado para la típica salida intersemanal. No necesitamos más. Os va a costar encontrar en el mercado unas luces compactas con batería integrada que ofrezcan el rendimiento y lúmenes de este tridente.

Empezaremos por la Balckburn Countdown 1600. Nos ha cautivado por varios aspectos. Es la más compacta de este comparativo. La menos pesada de las tres con una distancia sideral respecto a la Lezyne Deca Drive de alrededor de 100 g, es decir, pesa una tercera parte menos. Algo significativo y que se deja notar en marcha. Además, es todo un plus el poder ver en su pantalla digital el tiempo restante de autonomía de forma regresiva y en directo de los distintos modos.

No se nos ocurre mejor manera de gestionar mejor la autonomía restante y sin agobios. Como hándicap respecto a la Lezyne y a la Cateye, es que no permite ampliar su autonomía mediante fuentes de energía externas (baterías), lo que para salidas cotidianas no resulta un problema. Sí para las aventuras. Para una próxima actualización sería interesante poder contar con una carga extra ahora que Blackburn se está especializando en ofrecer material en clave Backpacking.

La mejor en este sentido es la Lezyne, que permite ese extra de batería, como la Cateye, pero que a diferencia de esta, sin necesidad de parar a sustituir la batería, pues la podemos fijar al cuadro a imagen y semejanza
de las luces más potentes del mercado, en el que el cuerpo de la batería es independiente al foco. Además, la Lezyne la podemos complementar con diferentes soportes de casco o manillar, como decíamos. Es algo pesada pero tremendamente sólida.

Ahora bien, si lo que buscas es máximo rendimiento y autonomía, tu opción sería la Cateye Volt. En su modo más elevado de entrega se eleva hasta los 1.700 lúmenes y consigue una autonomía a pleno rendimiento de cerca de 2 horas, unos 20-25 minutos más que la Lezyne y la Blackburn, respectivamente. La calidad se paga, por ello es la más cara del comparativo, pues creemos que tanto Lezyne como Blackburn ofrecen unos precios más ajustados.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.