Hoy en día, las bolsas de viaje nos permiten disfrutar de nuestra bici en cualquier lugar del mundo, por parajes fuera de lo cotidiano, o participar en pruebas por etapas en algún rincón lejano, porque, simplemente, unas vacaciones no son plenas sin ella, nuestra compañera de fatigas. No sin mi bici.

A mucha gente le resulta algo tedioso hacerse la maleta, pero nunca le ocurre a un ciclista. Si nos llevamos la maleta con nosotros es porque vamos a hacer aquello que más nos gusta por parajes todavía vírgenes o porque llevamos días planificando una ruta, consultando caminos, tracks y opiniones. Ya sea porque hasta ahora no habíamos contemplado la posibilidad de llevarnos nuestra propia bici de vacaciones o bien porque cada vez más la gente se embarca en carreras por etapas en cualquier rincón de l mundo. Y es que cualquier viaje con nuestra bici sabe mejor. Cuántas veces nos ha ocurrido que viajando fuera de casa hemos pensado: “Si tuviera yo mi bici…”

Maleta

Este pensamiento quedó atrás. La maletas de viaje de bicis hoy en día nos ofrecen unas garantías máximas de seguridad y protección, y en este informe te mostramos algunas de ellas. Evidentemente, no deja de ser una opción más, ya que siempre podemos alquilar una bici, aunque os aseguramos que en la mayoría de los casos la inversión se acaba amortizando. Además, algunas también las podemos utilizar, para los que gozan de un buen maletero, para no ensuciar el interior de coche. El caso es que siempre que recurrimos a la maleta de la bici eso es sinónimo de felicidad garantizada, de endorfinas, de parajes fuera de lo común o de esas grandes aventuras que quedan marcadas en tu retina y que hacen que con el paso del tiempo tu bici y tu seáis dos cuerpos indisolubles.Cuida de tu bici y ella cuidará de ti.

Maleta

El dilema ¿Maleta de viaje o caja de cartón?
Cuestión de presupuesto. Muchos de nosotros hemos viajado puntualmente con una caja de cartón que hemos pedido en nuestra tienda de confianza. Es una opción. La maleta de viaje, como muchas otras cosas, se amortiza según el número de veces que la empleemos. Requiere una inversión importante, pero con el paso de los años la vamos amortizando, y si es de calidad, no la sustituiremos. Además, también depende del cariño y el cuidado que profesemos a nuestra bici, puesto que en estas maletas viaja más protegida y salvaguardada de los potenciales golpes y rasguños que suelen darse en la mayoría de los aeropuertos.