La cubierta es el elemento de nuestra bici que más acusa el desgaste y el maltrato. Al estar siempre en contacto con el terreno, provoca que aumente exponencialmente, respecto a cualquier otro componente de la bici, la posibilidad de sufrir una avería.

Es uno de los puntos débiles de la bici en clave fiabilidad. Los pinchazos siguen siendo uno de los temas candentes entre los ingenieros.

Con la implantación del sistema mousse para neumáticos, estos pretenden ser capaces de minimizar todavía más la posibilidad de sufrir un pinchazo. Para ello, en vez de crear algo nuevo, han decidido adaptar e importar una solución que ya se lleva tiempo utilizando, principalmente en las motos de campo, el mousse, muy popular por ejemplo en pruebas tan mediáticas (y de condiciones extremas) como el Dakar, con excelente resultado.

Mucho más que fiabilidad

Los beneficios van un paso más allá de lograr reducir las posibilidades de sufrir un pinchazo en cerca de un 90%. También se logra un mayor confort de marcha a menor presión que nos permite absorber mejor los impactos y reducir el efecto rebote del neumático.

Otro de los claros beneficios es que, en los apoyos más acentuados, logra que la carcasa del neumático no se deforme tanto y por consiguiente reduzca las posibilidades de destalonar. Minimiza al cien por cien las probabilidades de dañar nuestra llanta; especialmente si es de carbono, debemos ir con cuidado y, además, en caso de pinchazo, nos permite proseguir la marcha en modo runflat (aunque reducimos ostensiblemente su vida útil) sin necesidad de reparar el pinchazo al instante. Una cualidad creemos que muy preciada entre los participantes de pruebas por etapas, por ejemplo, ya que te pueden permitir llegar al punto de asistencia mecánica (si no somos muy mañosos o no tenemos repuestos suficientes) para solucionar el pinchazo.

Para tener en cuenta

Sin embargo, encontramos algunos contras. Para empezar, es un sistema costoso en comparación con los sistemas habituales antipinchazos.

Por otro lado, incrementa levemente el peso por rueda en un punto tan sensible en la dinámica de la rueda. También ofrece algo más de resistencia a la rodadura (según estudios, lastra alrededor de un uno por ciento).

Y, por último, para los más sensibles, varía levemente la viveza del rebote de nuestro neumático, con lo que nos invita a tener a reajustar un poco el set up de la suspensión y jugar con el rebote y la presión.

Banger de Mr. Wolf

Un sistema antipinchazos fabricado con un tecnopolímero de muy baja densidad puede montarse con cualquier neumático de manera rápida (10 segundos) y en cualquier llanta tubeless-ready disponible en el mercado.

Una de las peculiaridades del Banger es que consigue reducir el volumen de aire interno del neumático en un 95%. Está realizado en un tecnopolímero sin precedentes, único, después de cinco años de desarrollo, que pesa tan solo 0,046 g/cm3 y que conserva sus características elastoméricas de una manera increíble. Se ha puesto especial énfasis en su estudio y evolución para proporcionar impermeabilidad y compatibilidad con el látex que utilizan los líquidos sellantes. Banger está disponible en diámetros 26”, 27,5” y 29” y en 4 medidas: XC, Enduro/ Trail, Downhill y E-bike/Plus. Su vida media varía en función del tipo de uso y del rider. Dependiendo del uso y las condiciones, su vida útil media es de un año.

Precio: 79,90 euros la unidad.
Peso por rueda: De 187 g (27,5’’–ancho 2,20’’) a 350 g (29’’-ancho 3.0’’).
Diámetros compatibles: 27,5 y 29” mm.
El kit para una rueda incluye: Un Banger, una botella de látex monodosis, una reducción T para válvula, un extractor de válvula, un adhesivo y bolsa.

Air-Liner de Vittoria

La principal característica de la propuesta de vittoria es que su relleno cuenta con dos canales centrales, uno superior y otro inferior, que permiten una deformación controlada de la espuma.

Ello posibilita poder introducir un mayor volumen de aire, algo esencial a la hora de ajustar la presión según las necesidades y gustos de cada usuario. El peso varía entre los 160 gramos y los 220 gramos, según el tamaño, y su ciclo de vida se estima en más de 2.000 horas de uso. Está disponible para diferentes tamaños de balón de neumático, desde 1.9” hasta 4.0”. El sistema Air-Liner de Vittoria se comercializa en cuatro versiones diferentes para adaptarse a todo tipo de tamaños de neumáticos: S, para cubiertas de 1,9 a 2,2 pulgadas (+90 gramos por rueda); M, para cubiertas de 2,25 a 2,5 pulgadas (+165 gramos por rueda); L, para cubiertas de 2,5 a 2,7 pulgadas (+200 gramos por rueda); y XL, para cubiertas de 2,7 a 4 pulgadas (+234 gramos por rueda).

Precio: De 65 a 75 euros según la versión.
Peso: S, para cubiertas de 1,9 a 2,2 pulgadas (+90 gramos por rueda); M, para cubiertas de 2,25 a 2,5 pulgadas (+165 gramos por rueda); L, para cubiertas de 2,5 a 2,7 pulgadas (+200 gramos por rueda); y XL, para cubiertas de 2,7 a 4 pulgadas (+234 gramos por rueda).
Diámetros: Compatible con cualquier rueda hasta 29”.

Panzer de Ridepanzer

El panzer es un protector de llanta que se caracteriza por la forma pentagonal de su espuma.

Después de cientos de pruebas con espumas de alta densidad, el material elegido fue el GEN10 por su escasa absorción de líquidos, la gran capacidad de memoria y la ligereza. Como veis, se trata de un aro de cinco lados que flota libremente dentro de la cavidad del neumático, lo que permite que el sellador (se utiliza sin cámara) y el aire dentro del neumático vaya donde lo necesita. El Panzer mantiene un peso muy reducido, unos 70 g para XC en la versión de 29”, por ejemplo. Permite que el neumático se doble y se flexione al suelo de manera controlada para no destalonar. Panzer está disponible en cuatro tamaños diferentes para bicis de XC a DH, e incluso para las ruedas plus de las e-MTB . La versión agresiva de 27,5 pesa 100 g por neumático para neumáticos de enduro y descenso de 2,3-2,6“. Y el 29 agresivo pesa 115 g para 2,3-2,6“ neumáticos de gravedad.

Precio: 45 euros y 49 euros para las versiones plus.
Peso: En 27,5 pesa 100 g por neumático para neumáticos de 2,3- 2,6 “. En 29 agresivo pesa 115 g para 2,3-2,6. El peso ligero 29 es solo 70 g para cubiertas de 2-2,3“ XC. En 27,5 + 140 g por rueda para neumáticos de 2,7- 3“.
Diámetros: Para 27,5 y 29”.

Nube de Nube Tubeless

Nube tubeless es una marca española del mundo del ciclismo de montaña que ha ideado su propio cilindro de espuma técnica.

Se trata de una espuma con textura dura que se coloca entre la llanta y la cubierta (que debe ser tubeless). Ocupa entre el 80% y el 90% del espacio interior del neumático y deja espacio para que el líquido antipinchazos fluya y haga su función. Al tratarse de un compuesto duro, en caso de rajar la cubierta es posible continuar la marcha con precaución. La Nube Tubeless cuenta con medidas para gran variedad de disciplinas, desde XC hasta enduro, incluso la hay en 29+, y se puede escoger el más apropiado en función del ERTRO del neumático y del ancho de la llanta.

Precio: Desde los 28 euros de la Nube Tubeless 30 (ciclocross-gravel) hasta los 48 euros de la 60 (29 plus).
Peso: Desde 60 gramos por rueda hasta 120 gramos del modelo para 29” plus en 3,00”.
Diámetros compatibles: En 27,5 y 29”.

ABS Roc de Skopre

Consiste en un mousse fabricado en polímero de baja densidad, tiene una durabilidad de hasta 2.000 horas y puede funcionar sin problemas a baja presión.

El sistema ABS Roc fue diseñado por un italiano, Alessandro Bonarroti, que reside en la provincia de Liguria. A diferencia del sistema de Mr. Wolf, la espuma ABS Roc tiene un canal en el que una vez instalada podremos meter aire hasta tener la presión deseada. La marca asegura que en caso de pinchazo irreparable esta espuma aguanta hasta una hora de rodaje en perfecto estado y sin peligro de que rompamos la rueda. El diámetro de la rueda no será ningún problema porque la marca vende una serie de metros de esta espuma y el usuario solo tendrá que cortarla a medida y unir los dos extremos con una brida. Existen tres versiones disponibles: el modelo Plus 2.8-3.0 por 99 euros, el modelo Enduro-DH 2.2-2.5 por 89 euros y el modelo XC Marathon 1.9-2.5 por 79 euros.

Precio: 138,99 euros el pack de dos unidades.
Peso: De 190 gramos para el Roc ABS de 27,5, mientras que para el aro 29, se acerca a 200 gramos.
Dimensiones: Compatible con todos los diámetros de rueda.

Semi Mousse de Gibson

La firma Gibson, un importante fabricante de neumáticos para motocross, lanza al mercado otra alternativa antipinchazos, especialmente para e-bikes y disciplinas como el enduro o el descenso.

El Semi Mousse de Gibson está hecho a medida y a mano en Italia. A diferencia del resto de los sistemas de este informe, no es compatible con ningún sellador de neumáticos, ya que lo destruiría. Esta solo ideado para utilizar con cámaras. Se usa polvo de talco para que acabe de ensamblar bien entre la cámara y el Semi Mousse. Es fácil de montar. No conlleva complicación alguna. Se monta alrededor de la cámara, ligeramente hinchada, y posteriormente una vez talonada la cubierta la hinchamos hasta la presión deseada en valores comprendidos entre menos de 1 o un máximo de 3,5 bares. Hay tres variaciones diferentes que cubren todos los sistemas de ruedas de 26 “, 27,5 “y 29”.

Precio: 179 euros el par.
Peso: 390 gramos en la versión de 29”.
Compatibilidad: Están disponibles para ruedas de 26”, 27,5” y 29” y con buena adaptación a cualquier neumático.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.