Desde julio sin ponerse un dorsal, Ion Izagirre ya tiene por fin fecha de regreso. Uno de los ciclistas del panorama español con más presente y mejor futuro, en las filas del Bahrain-Merida, reaparecerá en el Santos Tour Down Under dentro de apenas un par de semanas. Y lo hará junto a su hermano Gorka, recién fichado por el suntuoso conjunto pérsico para la temporada que recién empieza.

Será, por otra parte, una de las pocas pruebas que Ion haga ‘en solitario’ o cogiendo galones. Porque el resto del calendario le tocará hacerlo pegado a Vincenzo Nibali que se ha puesto el Tour entre ceja y ceja como objetivo. Su director Brent Copeland le apoya y revela que estaba todo planeado: “Tomamos la decisión de forma conjunta con el patrocinador. Vincenzo quería hacer el Giro el año pasado porque llegaba a Sicilia, estuvimos de acuerdo y decidimos que este segundo año hiciese el Tour. No ha sido fácil, porque el Giro vuelve a Sicilia este año y él, como italiano, ama esa carrera”, explica Copeland.

El caso es que el objetivo de Nibali va a implicar que Izagirre esté en Francia como escudero de lujo del ‘Tiburón’. En 2017, el ciclista vasco afrontaba su primer Tour como jefe de filas buscando un buen puesto en la general. Algo que nunca le llegó a encandilar del todo. Ion, en cambio, prefiere las vueltas de una semana donde se ve con más opciones ya que es buen contrarrelojista y no acumula tanta fatiga en la montaña.

Con Pozzovivo a Australia

Para esta primera parada de la temporada compartirá liderazgo del equipo con otro italiano: Domenico Pozzovivo. El objetivo del Bahrain-Merida es que los dos, e incluso Gorka también, se metan en el Top10 de la general. Ambicioso y a la par difícil, aunque es cierto que el mayor de los hermanos Izagirre, recién llegado al equipo con Ion tras un año separado en Movistar, sabe lo que es luchar por la general del Down Under.

ion-izagirre-bahrain

El año pasado, sin ir más lejos, Gorka iba segundo en la tabla cuando una caída lo dejó fuera de juego poco antes de la decisiva subida a Old Willunga Hill. Así que no sería de extrañar que acabe siendo el más fuerte de los tres. Para Ion, en cambio, hay mucho de incógnita en esta carrera después de seis meses sin ponerse un dorsal.

Y es que en 2017 la mala suerte le persiguió en forma de caídas. Primero en la Vuelta a Andalucía al irse al suelo en la crono de Lucena, sin consecuencias graves. Peor fue la del Tour que sí le obligó a abandonar. Su mejor resultado con la armadura roja del Bahrain-Merida fue el tercer puesto general en la Vuelta al País Vasco, única plaza de podio de la temporada. Ahora, borrón y cuenta nueva, afronta una nueva temporada con la misión de escoltar a Nibali en el Tour y buscar sus oportunidades en las vueltas cortas. Sus preferidas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This