Se ha hecho esperar, pero finalmente ha llegado. El ciclismo español ha terminado firmando una victoria en este Tour, que parecía que se iba a quedar en blanco. Y ha venido de la mano de alguien a quien todavía no se le esperaba por estos lugares reservados a la elite con mayúsculas. Pero Ion Izagirre ha demostrado hoy que está para medirse con los mejores. Todavía no en el cómputo de tres semanas, pero sí en vueltas más cortas y en un objetivo puntual como pueda ser una etapa.

Como no es un escalador puro, lo que hizo fue sufrir como un jabato en el Jeux Plane, subiendo a ritmo frente a los latigazos de los corredores más ligeros y versados en los grandes puertos. La fuga era de muchísimo nivel: Nibali, Kreuziger, Kelderman, Pantano, Alaphilippe… precisamente el ‘Squalo’ fue el que puso el asunto muy caro en el último gran puerto de este Tour segundos después de que Fabio Aru se quedara vacío en el grupo de los favoritos. Ion, con paciencia y desde atrás, acabó llegando hasta él y Pantano, y soltándolos en un descenso de locos donde Nibali no arriesgó y Pantano se llevó un susto importante que le metió algo de miedo en el cuerpo.

Mirando atrás lo menos posible, Izagirre consiguió esa victoria por unos segundos sobre Pantano. Nibali se dejó ir hasta meta. Así ha terminado competitivamente un Tour muy atípico en el que se ha combinado una feroz lucha entre fugas de gran calidad por ganar etapas con una pasividad desconocida entre los aspirantes a ganar la carrera. Izagirre hoy, el propio Pantano, Dumoulin, De Gendt, Zakarin… nombres de ganadores de etapa con todos los honores.

Sólo Purito detrás

Tanto el Col de la Ramaz como el Jeux Plane fueron un reflejo más de lo que se ha visto en todo el Tour. Tren de Sky y el número de ataques a contar con los dedos de una mano. El más serio de todos fue el de ‘Purito’ Rodríguez, que gracias a él consiguió meterse en un Top10 –séptimo y segundo español justo detrás de Valverde– del que había estado fuera durante toda la carrera, aunque siempre viéndolo muy de cerca. Fue más o menos a la mitad del Jeux Plane.

ion-izagirre-jeux-plane-tour-francia-romain-bardet

Cazó a Bauke Mollema –que se quedó a más de 2’ en la Ramaz pero entró de nuevo y atacó con lo poco que tenía- y acabó por superarlo. Detrás, Aru confirmaba los peores presagios: que el trabajo de Astana durante media etapa para meter al sardo en el podio no iba a servir absolutamente para nada. Se quedó completamente vacío y terminó dejándose 13 minutos en la meta frente al resto de los favoritos.

‘Purito’ Rodríguez terminó sacando medio minuto a un grupo de los mejores donde nadie intentó nada. Ni siquiera Bardet, como ayer. O Yates y Porte en busca del podio. Froome, tal vez dolorido por la caída de ayer pero sin que nadie lo pusiera a prueba, no mostró signos de debilidad. Sky puso el tren y nadie se atrevió a cuestionarlo. Así hasta meta. Otro que sacó rédito de su valentía –al menos por un día- fue Kreuziger, el checo de Tinkoff que llegó a ser virtualmente segundo, pero entre AG2R y Astana le limaron la ventaja antes del último ascenso.

El mejor colombiano

Y si el nombre de Nairo Quintana no ha aparecido hasta ahora en estas líneas es por algo. Venía como gran aspirante a discutir a Froome. Y no lo ha hecho. En los últimos días tanto él como su entorno han apuntado a un posible problema de salud –tampoco muy determinado-, presumiblemente una alergia. Ayer, incluso, aseguró que era “un milagro” para él haber entrado en el podio con lo mal que se encontraba. En cualquier caso, su temporada estaba completamente enfocada al Tour y desde luego, no ha estado al nivel que él mismo esperaba.

https://solobici.es/froome-gana-en-megeve-y-esta-a-dos-pasos-de-su-tercer-tour/

Sin embargo, con toda Colombia pendiente de Quintana, ha habido otro corredor como Jarlinson Pantano que ha sido mucho mejor. Tal vez no en la general, pero sí en la actitud. Se lleva una etapa, un gran rendimiento y el reconocimento a nivel internacional –el año que viene se apunta que estará en Trek-. El nombre de Quintana aparecerá en el podio, pero poco más.

Finalmente, el Tour 2016 no se recordará por su brillantez. Froome, sin ningún ataque demoledor, se ha impuesto con claridad en el Tour de Francia sacando tiempo en la crono y cuesta abajo. Bardet tiene como premio a su valentía en el día de ayer un segundo puesto que supone su confirmación como corredor, con Nairo cerrando el podio. Sagan se lleva el maillot verde y un gran dorsal rojo como premio a la Supercombatividad, con Majka como jefe de la Montaña por tercer año –aún lejos del récord de Virenque- y Movistar Team ganando la clasificación por equipos. Mañana, el paseo hasta París.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This