Malas noticias para la Enduro World Series, y es que dos de sus bikers más destacados, como son Jared Graves y Richi Rude, han dado positivo un control antidopaje que tuvo lugar hace más de seis meses.

El control fue llevado al cabo el 13 de mayo de 2018 durante la prueba en Olargues, Francia, por parte de la Agencia Francesa de Antidopaje (AFLD) a nueve bikers elegidos al azar.

Hoy se ha desvelado que Graves y Rude dieron positivo en Higenamine y Oxilofrine, ambas sustancias prohibidas en la competición. La Higenamine permite a los pulmones absorber más oxígeno y mejorar el rendimiento, mientras que la Oxilofrine aumenta el enfoque y estado de alerta, además de mejorar la resistencia y oxigenación de la sangre.

Cabe destacar que este control fue realizado antes de que Graves fuera diagnosticado con un tumor cerebral, por lo que su equipo y patrocinadores están más centrados en su recuperación que en el posible dopaje.

Además, la AFLD aún no ha publicado sus conclusiones finales, por lo que todavía no está claro si las cantidades fueron mínimas y se pudieron ingerir accidentalmente, o si apunta a lo contrario.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.