QUIÉN NO CONOCE, HA VISTO O HA OÍDO HABLAR DE JESÚS CALLEJA Y SUS AVENTURAS Y HAZAÑAS TELEVISIVAS. Grandes y pequeños, padres e hijos, se han quedado enganchados a la pantalla de la televisión mientras Jesús Calleja les mostraba de lo que era capaz de hacer en rincones soprendentes y mágicos, sintiéndose los espectadores partícipes de su sed de aventura. Pero lo que pocos saben es que este leonés universal (11 de abril de 1965, Fresno de la Vega) es un gran apasionado de la bicicleta de montaña, una de las muchas aficiones que le vuelven loco. Son tantas que él mismo reconoce que “no soy bueno en nada, pero hago de todo”, aunque encuentra en la práctica del mountain bike sensaciones que cualquier otra práctica deportiva no puede aportarle.

Jesús, ¿cuéntanos tu pasión por el ciclismo y el mountain bike?
Siempre me ha gustado la bici. Lo que pasa es que es desde hace unos cinco años cuando he empezado a salir realmente en serio. Me llevo muy bien con la gente de Cannondale y cada año me ayudan. Cuando me pongo en algo de verdad, no soy de medias tintas, voy a saco.

¿Sales mucho?
Soy un puto loco del mountain bike, sobre todo en Castilla y León. Tengo una furgoneta y la he adecuado como si fuera un taller. Piensa que los meses de agosto, por ejemplo, salgo cuatro días a la semana y llego a hacer rutas de 89 kilómetros.

Vamos, que eres constante.
Si puedo salgo unos cuatro o cinco días a la semana cuando estoy en España, y ninguna de las rutas que hago baja de 60 o 90 kilómetros, con un desnivel positivo de 1.500 metros para arriba. Es lo mínimo que me pongo. Tengo mi propio perfil de wikiloc con mis rutas.

¿Sales por placer o quieres participar en alguna competición que te llame especialmente la atención?
Quiero correr la Cape Epic. Ya te digo, es que cuando me pongo a hacer algo de verdad soy bastante obsesivo.

¿Sales a rodar solo o con alguien?
Me gusta salir con un amigo.

Y ¿dónde te encuentras más cómodo, subiendo o bajando?
Me gusta más subir. Me encanta la montaña y la montaña significa subir y bajar. El placer mayor para mí está en hacer el mayor desnivel positivo y negativo. Hacer descenso, lo que se dice descenso, no lo hago. Me gusta sufrir en la bici. El componente físico de la bici y el mountain bike me gusta.

Y viajas con una furgoneta como decías, ¿no?
Tengo una y la he convertido un poco en un garaje. Hago de todo con ella. No me falta de nada. Como hacemos muchas rutas largas, miro de llevar de todo para que cualquier percance mecánico que nos surja lo pueda solucionar.

¿Algún sitio especial para rodar?
Salgo por toda la cornisa cantábrica y Castilla-León. Estoy haciendo una guía en la que voy a incluir las mejores rutas en bici por Castilla y León. La empecé el año pasado. Es un proyecto que he calculado de unos tres años, y espero tener listas unas 250, porque me gusta mucho la bici. Este es mi objetivo, me queda lo que resta de este año y el siguiente.

Antes decías que te gustaría hacer la Cape Epic, pero entiendo que más por aventura que por la vertiente más competitiva.
No hago competición. Mira, si voy a una competición en España y hay 500 inscritos, probablemente no me libre de hacerme 500 fotos. Cuando voy a un sitio, me gusta vivir el ambiente, la ruta, comer, hablar de las carreras, pero desde que los móviles tienen cámara, esto se ha convertido en una especie de persecución extraordinaria. Es de agradecer que la gente te admire y quiera, pero no deja disfrutar del momento y necesito mi tiempo libre.

¿Con qué bici vas, rígida, doble?
Llevo una doble de Cannondale, la Scalpel. Lo que yo miro es que sea de poco recorrido y que no pese. He intentado llevar rígidas, pero no me convencen. Pesan menos, pero a la hora de bajar sufres mucho, y más yo, que peso 59 kilos. Me gusta bajar muy rápido y con una rígida saldría
rebotado. Y me gusta mucho la horquilla Lefty de Cannondale. No cambiaría Cannondale por ninguna otra marca. No hay suspensión que, a mi modo de entender, trabaje mejor.

Y en una 29”.
La Scalpel de Cannondale tiene una muy buena geometría y con ella entras en las curvas como si fueras en una 26”, ya puedes pasar por encima de zanjas y piedras como si nada.

Dejamos a Jesús Calleja que siga dándole a los pedales, lo que también le sirve para mejorar la forma física que requiere ser piloto de raids. Ha corrido la Baja Aragón y espera ser uno de los participantes de la 40ª edición del Dakar y, quién sabe, igual en breve lo vemos también en la Titan Desert. Tiempo al tiempo.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.