Jesús Calleja estaba disfrutando del mountain bike cuando se topó con un pequeño incendio en un bosque de León por el que pasaba.
Pero para su sorpresa, no se trataba de un incendio, sino de seis focos ubicados en distintos puntos. Claramente se trataba de algo provocado, porque habían juntado un matojo de ramas para forzar el incendio.
Afortunadamente, Calleja y sus amigos pudieron apagar los diversos focos y evitar que el esfuerzo de uno o varios pirómanos quedara en vano.
A continuación podemos ver el video grabado por Calleja narrando el suceso:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.