Josep Betalú completa la Gigante de Piedra 2 veces en sólo 27 horas: "Estos retos me dan la motivación que necesito"

Josep Betalú completa la Gigante de Piedra 2 veces en sólo 27 horas: «Estos retos me dan la motivación que necesito»

Apenas un mes después de su caída y retirada de la Skoda Titan Desert, Josep Betalú volvió a subirse a una bicicleta para completar un reto único de MTB: completar dos Gigante de Piedra de forma continuada, una de las pruebas de resistencia en Mountain Bike más duras de España. Charlamos con él sobre esta experiencia única.

PUBLICIDAD Content_1

Fotos: Ruth Dávila

Josep Betalú vive por y para superarse sobre una bici de montaña. El cuádruple ganador de la Titan Desert, y especialista en pruebas de ultrafondo en Mountain Bike, vio quebrantados sus planes por una rotura de clavícula tras una fuerte caída en la pasada edición de la prueba del desierto. Pero apenas un par de semanas después, ya se puso un dorsal en la famosa y dura Ruta Race (antigua Ruta de los Conquistadores) de Costa Rica, donde terminó 9º.

Pero lo que ha hecho este fin de semana está a otro nivel. De regreso a España, el catalán se presentó en la línea de salida del Gigante de Piedra en Alcora, Castellón, el domingo 4 de junio. Un problema mecánico en su rueda trasera le impidió luchar por la victoria, acabando cuarto. Pero faltaba el gran reto, completar 2 vueltas al duro recorrido de 202 km y 7.000 m de desnivel la semana siguiente.

La doble Gigante de Piedra de Josep Betalú: «De noche fue muy complicado rodar»

Josep Betalú Gigante de Piedra 2022

PUBLICIDAD Content_2

 

Así, apenas un mes después de su retirada en la Titan, comenzó su gran reto de este año, y uno de los más duros, de la ya extensa carrera deportiva de Betalú. 400 km y aprox. 14.000 metros de desnivel aguardaban al catalán, que vive gran parte del año en Costa Rica, para convertirse en el Gigante de Piedra más grande del MTB.

Los senderos del interior de Castellón fueron el escenario para una prueba que nadie se había planteado hacer hasta ahora. Fueron más de 27 horas y 19 minutos de sufrimiento, pero también de energía y ganas de superarse con nuevos retos. «Realmente me encontré muy bien en la primera vuelta. Apenas paré un par de ocasiones para hacer mis necesidades y rodé media hora más rápido que en la carrera de la semana anterior, donde tuve una avería en el disco de freno trasero», explica.

 

PUBLICIDAD Content_3

«Pero ya en la segunda, tras parar 20 minutos en meta y equipar la bici con un faro delantero, comencé a acusar el esfuerzo. Fue en torno a la hora 15 de esfuerzo, sobre todo a nivel de postura, por las sobrecargas musculares derivadas de la lesión», afirma. «Además, pedalear de noche en un recorrido como el de la Gigante es muy complicado. Hay senderos muy revirados y obstáculos que apenas ves, donde hay que reducir la velocidad».

Un reto para promocionar la Gigante

Josep Betalú Gigante de Piedra mtb 2022

La idea de completar por primera vez una doble Gigante de Piedra no es reciente y Betalú lleva preparándola meses. «Manolo Mallol, de la organización, es un buen amigo y me propuso, para dar impulso a la prueba a nivel de marketing y traspasar las fronteras nacionales, un reto diferente. Yo le propuse entonces ir más allá y completar la Gigante, pero dos veces, sin descanso, en formato Non Stop. Dar dos vueltas al recorrido circular de la carrera», explica.

«A los 7 días de romperme la clavícula en la Titan, ya pedaleaba en una bici de spinning. A los 11 volví a salir en MTB»

«Para llevarlo a cabo sólo le pedí un poco de tiempo para prepararlo adecuadamente y ubicarlo en mi calendario de 2022. Pero me caí en la pasada Titan Desert y todo se quedó en el aire. Iba a ser imposible hacerlo todo: recuperarme, volver a entrenar y tener todo listo para junio. Pero en pocos días me vi bien y le puse mucha determinación. A los 7 días de caerme en Marruecos ya estaba pedaleando en una bici de spinning».

Rodaje en Costa Rica: 9º en la Ruta de los Conquistadores

Los datos del reto de la Doble Gigante de Piedra, en el ciclocomputador del corredor.

Tampoco esperó mucho a competir para volver a tomar el pulso a las carreras. Para ello escogió otras de sus pruebas MTB fetiche, la Ruta de los Conquistadores de Costa Rica que ha ganado 3 veces. «Soy embajador de la prueba y debía estar allí. Una carrera por etapas muy dura que conozco bien y que me la propuse hacer como preparación para el reto de la Gigante doble».

El catalán terminó noveno. Y además ejerció de gregario de uno de sus compañeros de equipo para conseguir la clasificación de los jóvenes.

La doble vuelta al Gigante, un reto para seguir motivado

Josep Betalú Gigante de Piedra 2022

A pesar de que años atrás fue un ciclista muy explosivo, que destacaba en carreras de corta duración (XC, ciclocross), Betalú ha ido transformándose poco a poco en un gran ultrafondista de la bicicleta. «Soy amante de los nuevos retos, de no quedarme estancado preparando las mismas carreras uno u otro año», afirma.

«Este tipo de desafíos me mantienen vivo y con motivación por la bici. Lo de completar este Gigante ha sido espectacular, aunque muy duro. He tenido que ir al osteópata para que me trate, porque los músculos de la zona de la fractura estaban muy sobrecargados», asegura.

«Pero seguiré en esta línea», afirma el veterano biker, de 44 años. Entre sus planes para lo que resta de temporada, retornará a Costa Rica en los próximos días para correr varias pruebas del calendario americano. Y en octubre regresará a España para tomar parte en la Skoda Titan Series Almería (7-11 de octubre) prueba a la que tiene «muchas ganas» y también ha confirmado su presencia en la Titan Desert Saudí Arabia del mes de diciembre, la última de las pruebas Titan World Series 2022. «Es una prueba que ya gané en 2019 y ahora que se recupera tengo muchas ganas de volver», declara.

Bicicleta equipada al detalle

Para completar este reto, Josep Betalú se valió de su MMR Kenta SL con algunas variaciones con respecto a otras pruebas de fondo, como la Skoda Titan Desert. «Cambié la posición del sillín a una más alta, en torno a 4-5 mm, y adelantada, por el encadenado constante de subidas de la Gigante», explica.

Relacionado || Bicis de la Titan: MMR Rakish de Josep Betalú

«Los neumáticos sí que utilicé los mismos, unos Maxxis Aspen en ambas ruedas con 2.25» de balón. Pero el plato reduje el tamaño del 38 de la Titan a uno más escalador de 34. También me llevé el Movi-Lub, el lubricante portátil, accionado mediante un émbolo, para engrasar la cadena sobre la marcha», explica el catalán.

Detalle del lubricante portátil de Betalú, enganchado al portabidón, para engrasar la cadena sobre la marcha.

Y como elemento para ver en la oscuridad de los senderos de Castellón instaló un faro FireFly de 1.200 lúmenes con hasta 7 horas de autonomía. Cifra que amplió con una batería extra que también alimentaba al ciclocomputador Wahoo. El montaje lo completó con cambio Shimano XTR, cassette XT y rodamientos cerámicos ISB.

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

Deja un comentario